Eduardo Hochschild: Amor por la ciencia y el arte

144

Conocido por ser un empresario exitoso, cabeza del importante grupo minero que lleva su apellido, director o presidente de empresas e instituciones como Cementos Pacasmayo o Banco de Crédito del Perú, y también de centros superiores de educación técnica como TECSUP y la nueva Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), Eduardo Hochschild no deja de sorprendernos.

Recientemente, El País realizó una entrevista al ingeniero, exponiendo su amor por el arte contemporáneo,y su entusiasmo por promover el desarrollo de artistas peruanos.

“Siempre me interesó mucho el arte. Cuando era estudiante en Europa y Estados Unidos, frecuentaba mucho los museos y exposiciones. Luego fui comprando algunas obras cuando me gustaban. No había nada sistemático en ello. Pero en una conferencia sobre coleccionismo a la que asistí, escuché que una verdadera colección debía centrarse en algo. Y decidí que mi tema sería el arte peruano”, explica Hochschild.

Cuenta que su colección comenzó sin un plan preconcebido. Adquiría lo que le gustaba, con aportes de su esposa y su hija. Así, innumerables obras fueron llenando las paredes de su casa, y luego de su oficina. Incluso convocó a una concurso de grafitis en su ambiente laboral.

2107Audaces3

2107Audaces4

«Recuerdo haberme sentado con uno de los ejecutivos de la compañía, uno de los mayores, y me decía: ‘Eduardo, estás loco. ¿Qué estás haciendo?’. Yo respondía que, si no nos gustaba, no había problema, pintábamos la pared. Mi idea era contagiar esa creatividad, fomentar la actitud creativa en la compañía. Y ahí comienza una participación de todos con el arte”.

Desde el 2009 hasta la actualidad, Hochschild ha  adquirido cerca de 1.500 piezas, según uno de los asesores de su colección, Jorge Villacorta. Eso se traduciría en una compra cada dos días. El empresario suele comprar series enteras, al considerar que una adquisición parcial sería un insulto al artista;  incluso compra exposiciones completas.

Hochschild también explica que no considera suficiente la colección de piezas artísticas, sino, le es interesante -tanto para él como para los artistas con quienes trabaja- promocionar su pasión en el extranjero. Por esto, su colección y los artistas autores serán llevados a Madrid para la feria Arco.

«No es la colección de Eduardo Hochschild, son los artistas y sus obras. Es arte vivo”, resalta.

El ingeniero describe al arte como su hobby, lo cual también está promoviendo en sus proyectos educativos. Considera que la ciencia y el arte deben estar vinculados, por lo cual sus primeros alumnos de la UTEC tuvieron que llevar cursos de arte con artistas contemporáneos.

«‘No, no’, decían. ‘Queremos más matemáticas, más mecánica…’. ‘No es negociable’, les respondí. ‘Habrá cursos de arte, es suficiente con que asistan. No quiero que se conviertan en artistas. Quiero que estén expuestos al arte’. El siguiente semestre ya todos querían seguir con un segundo curso de arte. Creaste las ganas, les metiste el bicho del arte. Y el acceso a él, porque no es algo que se cruzara en sus vidas”, relata.

Agrega: “Algo que tengo muy claro es que la mitad de Hollywood son ingenieros y la mitad de Internet son artistas. Los dos van muy unidos. Necesitamos a través del arte y la universidad que haya ese víncu­­lo que estimula la creatividad en el ingeniero. Y hacer que el artista consiga que sus obras se ejecuten. Porque los dos tienen que trabajar en ­conjunto”.

Relaciona esto con que «la ingeniería tiene que ser creativa». Por lo cual, también en la UTEC, en uno de los cinco años de carrera, se debe desarrollar un proyecto propio.

La feria Arco Madrid abrirá sus puertas el 22 de febrero. En esta se expondrán obras de su colección, y 35 de sus artistas asistirán a la muestra.  Para Hochschild, “conocer a los artistas personalmente, hablar con ellos, es lo que nos acerca más a la comprensión de lo que hacen y la fuerza de su propuesta”.

Asimismo, Hochschild recibirá el premio al coleccionismo.

Puede leer el artículo completo en este enlace.