Exclusiva entrevista al gran violinista Paco Montalvo

0 218

Tras varios meses de trabajo el artista acaba de grabar su primer disco, su primer CD, titulado “Paco Montalvo, alma del violín flamenco”, que saldrá a la luz en septiembre de 2015, en el que presenta ante el mundo su concepción del violín como instrumento para el flamenco. En efecto, en una visión inédita, la voz del violín se manifiesta como instrumento principal del flamenco. Así, desde su pasión por el flamenco, continúa la tradición musical de los violinistas compositores. Su trabajo incluye piezas universales, propias y populares del flamenco que afirman su compromiso creativo con los clásicos intemporales. Paco Montalvo hace brillar con nuevos sonidos sus adaptaciones de obras de Paco de Lucía, Falla, Sarasate, Granados y Albéniz, en una revolución de la identidad de la gran música andaluza y española. Sus interpretaciones transmiten emociones y sentimientos a través de creaciones luminosas que renuevan el lenguaje artístico con el protagonismo del violín flamenco como voz principal, y todo ello interpretado con un violín Nicolò Amati de 1660.

Paco Montalvo, es un auténtico embajador cultural, presenta nuevas tendencias musicales que transitan las fronteras del lenguaje flamenco y clásico. Montalvo realiza desde muy joven una extensa actividad musical, rompiendo barreras en la creatividad.

Aquel día de marzo de 2015, en mi casa, su padre, el profesor de violín del conservatorio de Córdoba Francisco Montalvo, y Carlos Morante, acompañaron a Paco Montalvo en una entrevista en profundidad –hasta ahora inédita- que aquí reproducimos en primicia.asd

Eres alguien que has sido infinitamente premiado, alabado, se te ha calificado de genial, se dice que eres uno de los cuatro violinistas más importantes del mundo en este momento. Te han incluido en el Libro de Oro de la música en España en 2006, grandes críticos, intérpretes, compositores y directores –como Leo Brouwer- han destacado tu brillantez e incluso, como he dicho, tu genialidad. ¿De dónde procede esa genialidad? ¿Es innata, se trabaja, cuenta con el impulso y la ayuda de tu familia…? ¿Cómo se consigue? Es complicado responder a esa pregunta pero desde luego hace falta tener facilidad pero sin trabajo y sin esfuerzo es imposible. Es como un deportista que puede tener muy buenas cualidades, tener mucha velocidad, mucha resistencia, pero si no entrena no puede competir. En el caso de la música y en el caso del violín pasa un poquito igual. Debes tener unas cualidades o una facilidad que te permita desarrollarte pero si no hay un esfuerzo y una dedicación detrás no se consigue nada.

Quizás lo que te voy a preguntar ahora es muy obvio pero a veces es bueno hacer preguntas obvias ¿Qué te decidió a estudiar música? ¿Fue una decisión personal o sugerida por tus padres? ¿Cómo valoras el hecho de que tu padre, también violinista, te haya podido enseñar violín en los inicios de tu carrera? ¿A qué edad tomaste en tus manos su primer violín? ¿Por qué el violín y no otro instrumento? ¿Pensaste alguna vez estudiar otro instrumento u otra cosa que no fuera música? Pues en mi caso la historia es simple. Mi hermana tiene dos años más que yo. Mi padre como bien sabes es violinista, es catedrático en el conservatorio. Cuando nació mi hermana le hizo el regalo de un violín muy chiquitito. Él tenía la ilusión de que ella tocase y mi hermana lo cogió y lo tiraba por ahí (ríe). A los dos años nací yo y mi padre supongo que aprendió la lección, de no intentar que su niño haga lo que él quiera. El violín andaba por ahí, yo era chico, pero desde que nací lo veía tocar el violín. Entonces como todo niño quiere imitar a su padre y lo que es. Hay una foto que testifica que con once meses yo cogí ese violín chiquitito de mi hermana y me lo coloqué como hacía mi padre con su violín. Sin título

(Su padre, Francisco Montalvo, apunta): Estaba encima de un piano y yo lo veía que él lo miraba que se le salían los ojos y me lo pedía con los gestos. Yo pensaba: lo va a romper en el suelo rápido, un bebé de once meses, ya se sabe…. estaba apoyado así en el sofá, le di el violín, y mi sorpresa fue que se lo colocó perfectamente y con la otra mano me hizo gestos para que le diera el arco. El tenía clarísimo que allí faltaba algo. Le doy el arco y se lo puso perfecto y empezó a tocar. Claro, no pulsó la mano izquierda pero la posición era… y el sonido también… Y en cuanto a tocar otro instrumento que no sea el violín…. La verdad es que no me cierro a tocar ningún instrumento pero mi pasión es el violín porque he tocado un poquito el piano, he tocado un poquito la guitarra pero el violín me da la posibilidad de cantar, es como una voz, y eso no lo tienen otros instrumentos que yo haya probado. Entonces es con el que me siento más a gusto. Y bueno, sería un loco si decidiera tocar otro instrumento ahora. Pero también te digo que me muevo mucho por impulsos, siempre lo que hago lo hago con mucho entusiasmo y con mucha pasión. Si no, no lo hago. Entonces si algún día me da por… pero vamos, la pasión la tengo por el violín a día de hoy. 

Aunque ya me has contestado en parte, con una cosa muy bonita que has dicho, diciéndome que el violín como que canta… ¿Qué diferencia el violín de otros instrumentos?, ¿Por qué te gusta tanto? Por la facilidad que tiene este instrumento para poder comunicar. Porque en la música si no consigues transmitir algo o comunicar algo al que está escuchando no sirve para nada.

Hablemos de maestros, de los maestros que has tenido, porque aunque un violinista puede ser autodidacta, supongo, de alguna forma, tiene que tener maestros ¿A quiénes consideras tus mejores maestros: Yuri Petrossian, Néstor Eidler…? ¿Son éstos tus maestros preferidos además de tu padre? ¿Qué otros maestros tú consideras que han influido en tu vida? Esa pregunta me la hice yo hace algún tiempo. Y sin duda mi mejor maestro ha sido mi padre porque él ha sido capaz de enseñarme y de llevarme con muchísimos de los grandes maestros del violín en todo el mundo. Esa ha sido su gran virtud, que no me ha encerrado en un sitio. Me abrió todo el campo, con maestros rusos… Tú sabes que en el mundo de la música existen diferentes técnicas, por escuelas: rusa, americana, italiana, alemana,… Por ejemplo yo recuerdo una temporada en la que mi padre me estuvo llevando con cuatro o cinco maestros simultáneamente y cada uno con una técnica diferente. El italiano me pedía que tocase así (y coloca su brazo derecho en una posición), el francés así, el ruso así (y lo coloca de otra forma), el americano así (y otra diferente posición)… entonces yo recuerdo que salía de clase y le decía “papá, ¿qué hago, a quién le hago caso?”… yo era chico y me sentía bien cuando el maestro me daba una palmadita en la espalda y me decía “muy bien Paco”. Entonces yo siempre quería como agradar ¿no? Cuando uno es un alumno y es chico… En mi caso… ahí no piensas por ti mismo. Tienes que hacer lo que te dicen para adquirir conocimientos. Te cuento esta anécdota porque ahí recuerdo que mi padre me decía: “tú haz lo que te diga cada uno”. Y hace años toda esta larga trayectoria de maestros, digamos que la cortamos y ahí empecé a ser yo mi propio maestro. Aquí tengo también que agradecer a mi padre, sobre todo a mi padre y a Nestor Eidler, que para mí han sido los grandes maestros porque me han hecho pensar por mí mismo. Yo distingo entre maestro y profesores cuando… el profesor es el que te dice algo y tienes que hacer lo que él te dice, si no no está bien, y el maestro es el que te da su consejo, te estimula y hace que tú pienses por ti mismo y consigas lo que quieres hacer. Entonces pues, hace un par de años pues empecé a pensar por mí mismo. Bueno hace unos cuantos años más (ríe)… (Su padre, Francisco Montalvo, apunta): Yo quiero apuntar que aparte de mí hay un maestro que fue fundamental que fue Yuri Petrossian. Él era más lo que él ha explicado: el aspecto instructivo, y Nestor se diferencia de Yuri en esa peculiaridad suya… (Y sigue Paco): Pero por otro lado es que es muy importante también adquirir lo que él sabe, lo que él mejor sabe hacer y cuando ya uno lo tiene adquirido, luego ya es cosa tuya de ir decidir si tienes que tocar así o asá. Pero sin duda alguna ha sido fundamental toda esa formación en todos los países por donde me ha ido llevando porque ese es el bagaje que tengo para ahora poder hacer todo tipo de música, clásico, flamenco, poder expresar más fácilmente y comunicar ese mensaje.

¿A qué edad diste tu primer recital? ¿Dónde fue? ¿Y el primer recital internacional? ¿Cómo llegaste a salir de España y por qué? De eso se acuerda mejor mi padre. (Y sigue su padre): Pues ganó un concurso que se llama de Juventudes Musicales, de Málaga, y entonces le llamó un catedrático del conservatorio superior de Sevilla y lo invitó a tocar con la orquesta del conservatorio de Sevilla. Fue la primera vez que tocó de solista con orquesta, tenía diez años, y de ahí surgió… al mismo tiempo estaba simultaneando como dice Paco con una violinista rusa que se llamaba Olga Vilkomirskaya…. y lo invitó a Andorra y propuso a Paco para dar un concierto en el Principado de Andorra y ese fue digamos el encadenamiento. Yo creo que fue el concurso y de ahí pues….

Empezaste en tu casa y ¿seguiste en el Conservatorio de Córdoba? ¿Fue esa tu Alma Mater? ¿qué recuerdos tienes de esa época? ¿Pensó que llegaría a tocar en los mejores teatros del mundo? Comencé en casa y por todos los sitios donde me llevó mi padre y luego, bueno de chico sí estuve en el Conservatorio. Con ocho años empecé en el Conservatorio y a los cuatro años terminé el grado elemental y mi padre me dijo ¿tú quieres seguir ahora aquí? O ¿quieres quitarte esa idea de golpe y empezar la carrera con los mayores? Y le digo… yo con los mayores (ríe). Entonces me preparé, hice las pruebas y entré con doce años a hacer la licenciatura de música.

Tienes un violín de Nicolò Amati, datado en 1660, el maestro de Andrea Guarnieri y de Antonio Stradivarius. ¿Cómo llega a tus manos una obra de uno de los grandes lutieres de Cremona? ¿Qué cuidados requiere una pieza de esta naturaleza? ¿Qué diferencia a esos violines de uno que pueda hacer un lutier actual mañana en su taller? La primera diferencia que hay es visual. Tú ves un trozo de historia. Después de esa primera experiencia visual, al cogerlo el primer sonido que sacas es diferente. No se sabe por qué. Es mucho mejor. Dentro de Stradivarius, Amati o Guarnieri, todos son muy buenos pero hay también mejores y peores dentro de que son los mejores. Yo definiría esos violines, esos instrumentos, como joyas del arte y que tienen un sonido especial y son el perfecto complemento para un músico. Yo necesito un instrumento así para poder hacer música.

¿Hay que cuidar este tipo de violines de un modo especial, con algún mimo particular, más que con un violín común? Hay que tener mucho cuidado con ellos. Una vez cada ocho o nueve meses tiene una revisión y hay que cuidarlo todos los días, con mucho mimo, con mucho cuidado.

Hay otras personas que tienen un violín de Amati, como Thomas Bowes, y en el palacio real de Madrid se hacen a veces conciertos de música de cámara con la colección de instrumentos, violines, viola y violoncelo de Stradivarius que allí se conservan, de la colección real. ¿Te gustaría tocar con ellos? ¿Se ha pensado en alguna ocasión en hacer lo mismo con obras de Amati, hacer un concierto con gente que utilice instrumentos de cuerda de Amati? Para mí sería un honor poder tocar con uno de los violines que tiene la Casa Real. AR: ¿Los has visto? Los he visto pero no he conseguido tocarlos. Pero hace como dos o tres años el actual Rey me dijo que si me apetecía tocar uno de estos instrumentos. Yo le dije que encantado (ríe). Pero bueno, como todas estas cosas se quedan en… se olvidan o caen en saco roto por cualquier cuestión… pero sin duda sería un honor. AR: Pues espero que eso se materialice algún día y espero que sea pronto además. Yo también. AR: Un Rolls-Royce de la música, tanto por el instrumento como por el intérprete, sería una maravilla escucharlo.

Sin título

Fuiste el violinista más joven del siglo XXI que ha debutado en el Carnegie Hall de Nueva York. Fue el 24 de abril de 2011. Tu antecesor en ese título fue Itzhak Perlman en 1963. Relátame tu experiencia debutando en esa sala. ¿Qué sentiste en aquellos momentos? ¿Qué se siente tocando en una catedral de la música en general como esa, no sólo de la música clásica, en donde han tocado o cantado tantos intérpretes extraordinarios? Fue superespecial, un sueño cumplido. Como bien dices allí han ido los más grandes. Yo recuerdo de chico ver videos de grandes músicos clásicos, de los Beatles, de Michael Jackson,… muchísimos vídeos de muchísimos artistas en esta sala y llegar allí fue un sueño. Yo recuerdo…los americanos tienen todo muy bien marcado, los horarios….Llegué como media hora antes, entonces me llevaron al camerino, la primera impresión fue ver fotos de artistas que han pasado por ahí, fue increíble, y yo estaba así… estaba nervioso y quería salir al escenario…. Quería subir ya al escenario y me dijeron que no podía hasta dentro de media hora porque no ponían las luces y, bueno, yo abrí la puerta y me fui al escenario a oscuras (ríe) y empecé a tocar un poco. Y luego recuerdo que el concierto fue un sueño.

En el Carnegie Hall interpretaste el Concierto nº 1 de Paganini. ¿Es especialmente brillante para lucirse? ¿Quién eligió el programa? Y ¿por qué ese concierto precisamente? Pues, vamos a ver, es un concierto que a mí me ha gustado mucho, me gusta muchísimo. Tiene grandes pasajes donde puedes lucir tu virtuosismo, cosa que me gusta mucho porque disfruto haciendo esas cosas difíciles, tiene unos cantabile increíbles, y para mi es uno de los grandes conciertos de Nicolò Paganini. 

Hay obras para violín que son especialmente complicadas ¿Cuál consideras que es técnicamente la pieza más complicada para un violinista: el Concierto del Laberinto de Locatelli, el Capricho 24 de Paganini, el Perpetuum Mobile de Novaceck, el Concierto para violín en Re mayor de Tchaikowsky…? ¿Cuál es la obra cumbre en virtuosismo o dificultad, para lucirse tocando el violín, la que puede dejar la boca abierta al espectador? Como dificultad, sin duda, Paganini. Él tiene eso… Y además te da también la oportunidad de… bueno de dejar la boca abierta al espectador no sé pero sí de impactar, impacta con esa técnica, ese virtuosismo, pero luego… para mí el virtuosismo no es sólo la velocidad y la técnica. Un cantabile también es virtuoso, para mi gusto. Entonces pues con cualquiera de esas magníficas obras de la música se pueden hacer maravillas, seguro. 

Y de los grandes violinistas mundiales, desde Paganini, Locatelli o Corelli a Sarasate –he vivido doce años en Pamplona donde está el teatro que lleva su nombre- o desde Eugène Ysaÿe a Yehudi Menuhin o Alexander Markov, con el que creo que tienes una muy buena relación… ¿con cuál te identificas más? Yo destaco siempre de estos grandísimos músicos la capacidad que tienen para hacer música y poder transmitir ese mensaje. Porque, bueno, muchas veces como tú sabes puede haber un músico que sea perfectamente técnico, que sea el más rápido del mundo, pero te quedes así y te aburras, que no te transmita nada. Entonces eso para mí no tiene ningún valor. Todos esos grandes violinistas: Paganini, Sarasate… por desgracia no los hemos podido ver en directo pero sin duda por sus obras, deberían ser como Menuhin, Markov,…. Todos estos grandes violistas del siglo XX… Elman…

Has tocado ya con muchas conocidas orquestas como la Sinfónica de la Ópera de Israel, la Nacional de Cuba, la Sinfónica de Nueva Inglaterra, la Sinfónica de Radio y Televisión Española, la de Cuerdas de Budapest, la Sinfónica de Bilbao, la Filarmónica de Málaga, la Sinfónica de Pazardzhik, la Sinfónica de Córdoba, la Sinfónica de Elche. ¿Con qué orquesta que no ha tocado hasta ahora le gustaría tocar? ¿O especialmente con algún director de orquesta? Me hizo muchísima ilusión tocar con la Orquesta Sinfónica de la Ópera de Israel. Son unos músicos increíbles. Son un instrumento. Sienten una pasión por la música y tienen una cultura increíble. Ese concierto lo recuerdo con mucho cariño. Y luego pues hay muchísimas grandes orquestas con las que me gustaría tocar. No podría decirte una. Hay muchísimas. AR: Ya lo iremos viendo, con el transcurso de los años estoy seguro de que la lista se ampliará muchísimo. (Apunta su padre): Yo quiero apuntarte, además tú me lo has dicho muchas veces, que también le impactó mucho el Concierto nº 3 de Mozart con el director Hernández Silva, Manuel Hernández Silva, que actualmente es director de la Orquesta Sinfónica de Málaga. Cuéntaselo tú, un poco, esa experiencia. (Sigue PM): Pues esa experiencia fue muy bonita. Empecé a trabajar con él. Yo ahí tendría como once años. Y la verdad que nos cogió mucho cariño. Empezamos a trabajar juntos, él y yo solos, y llegó el día de los ensayos con la orquesta. Entonces ahí ya lo tenía todo visto. Y fue muy bonito la diferencia entre estar solo y también acompañado. 

Descríbeme un día normal en tu vida. ¿Cuántas horas estudias? ¿En qué momento del día? ¿Además de ensayar, qué otras cosas estudia o qué otras actividades realizas para preparar tus conciertos? ¿Investigas en las obras de los grandes maestros de la música para detectar qué obras le gusta más interpretar? Pues si no estamos de viaje por algún concierto o algún evento, y estoy en casa tranquilo, la verdad que para mí Córdoba es un paraíso porque llego y me relajo, después de unos días fuera trabajando. Hogar dulce hogar. Supongo que a cada uno le pasará con su ciudad. Pues a mí me pasa eso en mi casa, en mi ciudad. Muchas veces para preparar giras, disfruto mucho yéndome a la sierra. Normalmente voy a la finca de un amigo, que me trata muy bien, me llevo mi violín, mi maleta, me despreocupo de todo, me voy a andar por la finca, cojo los caballos y si hay sol me pongo debajo de un encina a tocar el violín…..un poco bohemio (ríe). Eso si el tiempo me lo permite. De vez en cuando me encanta despejarme y preparar así los conciertos. Si estoy en casa, un día normal puede ser: Me despierto, me ducho, desayuno, si puedo desayunar con algún amigo en una cafetería, mejor, llego a casa, empiezo a tocar el violín. Como horas de preparación de tocar el violín son unas dos o tres diarias. No más para no estar quemado, para no fatigarse…. Pero luego hay otras horas en las que… bueno, estoy pensando en la innovación, en la creación, en la composición y le dedico muchas horas a eso, a escuchar, a leer… AR: Mi abuela paterna hizo la carrera completa de piano en el Conservatorio de La Habana, y me decía que cuando una pieza no me saliera, me levantara, paseara, saliera al jardín, me tomara algo, me despejara y más tarde regresara de nuevo. PM: Sí, es importante porque si no te empiezas a volver loco. (Su padre apunta) Retomando el hilo de Cuba… PM: Te lo iba a decir, ese concierto fue superespecial, en La Habana, con la Orquesta Nacional de Cuba. AR: En efecto La Habana tuvo ya en los años veinte una cultura musical clásica importante cuando las compañías que iban al Metropolitan de Nueva York, hacían escala en La Habana y allí cantaban Beniamino Gigli, Hipólito Lázaro, Amelita Galli-Curci, etc. PM: Yo aluciné con esa cultura de que te hablaba de los músicos en Israel. En Cuba igual, pero con una alegría… Eso fue genial. Sin duda me gustaría repetir. La sinfonía española de Lalo interpreté allí. Como rutina, ahora estoy grabando mi primer disco, con esta nueva creación, con esta innovación que estoy haciendo con el violín dentro del flamenco y bueno pues esa rutina es más pesada, es más dura, pero es importante y espero sacar el disco pronto. Y hablando de eso que es importante, desinhibirte, grabando el disco es algo super importante. Ahí pasan las horas voladas, empiezas a tocar. Haces diez tomas, las escuchas, estás medio loco,… Entonces, bueno, ahora estamos en eso. Yo me pongo de fecha en un par de meses como mucho, terminar mi primer disco.

El próximo 14 de mayo de 2015 darás un concierto en el castillo de Kirchheim, en Alemania, perteneciente a los príncipes Fugger, que por cierto son conocidos en Alemania por haber sido unos ricos banqueros en tiempos de Carlos V. El mecenazgo musical de la realeza y de la nobleza ha sido constante durante los siglos. Tú ya conoces el castillo de Kirchheim y a la princesa Angela Fugger von Glött que será tu anfitriona. ¿Qué características destacarías de dicha princesa? ¿Qué importancia le das al mecenazgo en el mundo de la música, en todos los sentidos, no sólo en la financiación sino a ayudar para que la música se conozca y extienda, para que el músico se encuentre a gusto? Yo pienso que (el mecenazgo) es algo fundamental y a lo largo de la historia la nobleza, gracias a esa sociedad, han hecho que grandes músicos, grandes artistas saliesen a la luz y en la época en la que vivimos sigue siendo fundamental porque el apoyo por parte de las instituciones salvo excepcopnes, es nulo. Entonces todo el talento que hay, sobretodo en nuestro país… yo veo que eso es fundamental. A esta señora, a Angela Fugger, la conocimos hace ya cuatro o cinco años. Fue encantadora, fue muy muy simpática. Que quería por favor invitarnos a su castillo, que pasase unos días de vacaciones con mi familia, que nos iba a tratar muy bien (ríe) y bueno pues, fuimos allí y pasé unos días muy buenos. Resulta que este castillo tiene una de las salas con mejor acústica de Alemania. Es una sala de conciertos privada pero ello lo abre a toda esa comarca de Alemania, del sur de Munich. En esa sala tocó Mozart, por ejemplo. En esa misma sala y en ese mismo piano. Tiene una historia increíble y por supuesto cuando me dijo que si me apetecía dar un concierto allí le dije que claro que sí y allí vamos a repetir ahora.

Tu carrera internacional te obligará a hablar varios idiomas ¿qué idiomas hablas, además del español? ¿qué idioma, además del musical, crees que un músico no debería dejar de aprender? Un cantante de ópera tiene que hablar italiano para cantar la ópera italiana, alemán para interpretar a Wagner… ¿consideras que además del inglés, el italiano y el alemán son idiomas que todo músico debería hablar? Es fundamental. Creo que ahora es fundamental para cualquier persona por lo menos hablar inglés y bueno, pues con el inglés es con el idioma en que me muevo…. Para todo, para poder comunicarme, con los directores, con los músicos, para viajar….Con el español y con el inglés.

¿Qué te evoca el nombre de Isaac Stern? Bueno, él fue el culpable, el bendito culpable de que el Carnegie siga vivo. Hay una historia que cuentan, que es verídica. Iban a tirar el teatro… el Carnegie Hall, para construir un centro comercial, de los grandes (ríe)…..y gracias a él se evitó. AR: Por eso sólo ya habría que hacerle un monumento. PM: Claro que sí. Increíble músico, violinista, unas cualidades tremendas para la comunicación, y una persona increíble.

Has conocido a la Reina Doña Sofía, conocida por su gran afición a la música, y que es amiga por ejemplo de un cellista muy conocido, Rostropovich. Ella se mueve muy fácilmente en ese ambiente que le gusta ¿Qué impresión tuviste de su encuentro con ella? La verdad es que es encantadora. Estuvimos… fue un ratito muy cortito, pero la verdad es que me llevé una sensación muy buena. Es encantadora, me animó mucho y me gustó mucho. ¿Dónde fue? Eso fue en el Palacio de El Pardo. 

¿Qué diferencias encuentras entre la situación de la enseñanza de la música en España y la que ves en otros países?. Me has citado antes a otros países, Rusia, Austria, Estados Unidos, Israel… como ejemplos de desarrollo musical ¿Hay mucha diferencia en la enseñanza de la música entre ellos y España? Sí hay alguna diferencia. Sobre todo… es que no sé cómo explicarlo pero salir fuera, ver gente muy buena que viene de todos los países al más alto nivel, te abre la mente y eso es fundamental para un músico. Aquí en España hay algunos centros donde también ocurre. Pero el hecho de salir fuera también es un aliciente para un chaval joven como soy y como era cuando estuve dando vueltas y viviendo esa experiencia. Pues fue algo fundamental…. No sabría decirte. Aquí en España también tenemos grandes maestros, de mi instrumento, por ejemplo, pero también hay que salir fuera para conocer a otros.

Sin título

Has recibido el Premio Arthur Rubinstein de 2013 a la excelencia en la interpretación y la composición musical y otros muchos premios, y acabas de recibir ayer el premio Libertad en la categoría de Música. ¿Ves los premios como un estímulo para tu carrera? ¿Qué importancia le das a los premios? ¿Crees que son necesarios? ¿Estimulan? Me hacen sentir feliz, feliz, porque siempre es bonito que reconozcan lo que estás haciendo y que ten den un premio por la trayectoria que estás llevando o por eso en concreto que estás haciendo en un momento puntual es muy halagador. AR: ¿Hay alguno del que te sientas especialmente orgulloso? Todos en general me hacen mucha ilusión. Quiere decir que he hecho un buen trabajo y me da mucho ánimo, ánimo para seguir. (Su padre apunta). Tú alguna vez has hecho una diferencia entre premio y concurso. PM: Bueno sí. Los concursos yo dejé de hacerlos a partir de los dieciséis porque yo pensé que la música no puede medirse por un “mejor o peor”. Yo creo que no es para eso. Ir a competir con la música. Yo no lo concibo así. Entonces, bueno, prefiero recibir premios que ir a un concurso. (Su padre apunta) Hay una célebre cita de Bartók que a mí me resultó muy curiosa….cuando le preguntó un periodista: usted qué opina de los concursos, ¿usted no concursa? “Las competiciones son para los caballos, no para los artistas”.

No te voy a preguntar cuál es el mejor violinista del mundo porque ya me lo has contestado: “no se puede medir”. Eres cordobés. Aunque dicen que nadie es profeta en su tierra, parece que tú sí lo eres. Fuiste nombrado embajador cultural de la ciudad de Córdoba en 2006, por lo que de alguna manera eres profeta en su tierra, que no es fácil porque muchas veces hay que salir fuera para que te reconozcan ¿Cómo sientes el reconocimiento de tus vecinos a tu labor musical? Yo creo que el debut en el Carnegie Hall de Nueva York fue “un antes y un después”, en la consideración internacional y eso mueve muchas conciencias.


asdadssad

Prácticamente eres el creador de ese nuevo concepto de violín flamenco ¿Cómo surge la idea del violín flamenco y del espectáculo “Del clásico al flamenco”? ¿Te consideras el introductor de esta simbiosis entre ambos estilos? ¿A qué atribuyes el éxito de esta hibridación entre un instrumento de música clásica y un estilo popular propio del folklore local andaluz? ¿Ha sido muy difícil? ¿Cómo lo has trabajado? Creo que empezó con dos guitarristas cordobeses muy conocidos, padre e hijo ¿Cómo surge la idea, de donde sale? Pues mira, todo surge, todo empieza en la tierra. Hay que nacer ahí y empaparse desde chico, de esas palmas, de ese arte, de esa fuerza flamenca a base de escuchar e imitar. En mi caso, con el violín desde chico. Claro, el violín es un instrumento clásico, puramente clásico. Sacarlo ahí era una locura. Yo me iba a casa desde chico, me encerraba y entonces escuchaba algo de Paco de Lucía, Vicente Amigo, de oídas empecé a tocar. Entre eso que he llevado dentro, todas estas técnicas, te vuelvo a referir, de tocar así o “asao”, a la hora de hace flamenco es de las cosas más complicadas técnicamente que hay porque tienes que hacer unos efectos que no existen. Entonces al hacer esto obtienes un bagaje técnico que te permite crear unas nuevas técnicas. He tenido mucha suerte por todo esto que te he comentado: vivir ahí, empaparme de todo ese arte flamenco…poder utilizar esas técnicas que he ido adquiriendo desde chico….y así poder crear todo esto. Si no, sería muy difícil. Para hacer un ejemplo muy fácil, mi inspiración, mi guía, mi referente es Paco de Lucía, lo que él hizo con su guitarra al sacarla del acompañamiento al cante o al baile. La guitarra flamenca era para eso. Y ponerla en el centro y que sea la protagonista….Esa es mi idea, es lo que estoy haciendo con el violín y, bueno, Paco de Lucía es uno de mis referentes. AR: En efecto, no es Narciso Yepes, no es Andrés Segovia, es Paco de Lucía. PM: Revolucionó el flamenco, la música. (Su padre apunta) Yo le he insistido a él mucho siempre en la conexión que tiene que tener -lo que nos lo enseñaron los grandes maestros como Falla, como Albéniz-, esa conexión con el folclore de la tierra. Esa comunicación académica, academicista que desgraciadamente se suele producir es un aislamiento, es como una mentalidad provinciana dentro de la intelectualidad. Yo he tenido precisamente disputas o discusiones con grandes maestros que me aconsejaban que lo mandara a Moscú, que lo mandara a Viena… y allí internado, y allí concentrado. Y yo decía siempre…. PM: He estado mis épocas cortas….eran épocas cortas, de dos o tres meses. Otra cosa que quiero decir es que estoy muy apasionado con este espectáculo que he creado porque es música española, es una música española nueva, diferente…y mi ilusión es llevar esto por todo el mundo. Eso me llena de orgullo. AR: En efecto, eso es bueno para ti, es bueno para la música y es bueno para España. (Su padre apunta) Hay una obra que la compuso y le puso Antonio Gala el nombre cuando estuvo en la Fundación. Se llama “Andaluza”, que él se la dedicó a los Reyes el día de la coronación, y está también trabajando sobre su línea compositiva.

¿Tú también compones? Yo tenía un tío, el poeta y académico de la Real Academia Española Luis Rosales que me decía que las musas existen pero que te han de hallar con la pluma en la mano, tienen que encontrarte trabajando ¿Cuándo compones? ¿Qué tipo de música plasmas en tus partituras? ¿De cuál de sus obras te sientes más orgulloso? ¿Prefieres versionar o crear ex novo una obra? Yo ahora estoy muy centrado en crear algo único, diferente, algo nuevo. Me inspiro mucho en grandes músicos, tanto clásicos como flamencos, para crear esto nuevo, porque a lo largo de la historia, de la historia de la música, siempre se han apoyado en algo, y de ahí coges inspiración para hacer lo que tú llevas dentro. Entonces, bueno, es un proceso muy largo, pero muy bonito porque disfruto tanto escuchando como probando, equivocándome…

La vida errante que lleva un artista, el mucho trabajo, tener que viajar y estudiar tanto, ¿dificulta tener amigos, el asentarse, el tener relación con la gente querida? ¿Lo notas, de alguna manera? ¿O estás tanto en Córdoba que no lo notas? ¿Te gusta viajar por todo el mundo haciendo música? ¿Te sientes mejor en tu Córdoba natal, en tu refugio hogareño? ¿Te dificulta tu vida errante como intérprete el tener amigos? Gracias a Dios no me puedo quejar. Tengo una vida que me gusta mucho, soy feliz, disfruto, me gusta viajar. También es verdad que bueno mucha gente en mi situación preferiría quedarse estable en otro sitio más…, que no fuese Córdoba, pero a mi… como Madrid y Córdoba están a una hora y media. Pues es que es muy fácil. Es muy fácil volver. Además te digo una cosa, entre tú y yo: en Córdoba si me quedo más de una semana y media me agobio. (rie) Tiene muchísimo encanto. Me pasa una cosa: cuando estoy fuera más de una semana o dos, tengo ganas de volver…. Ese aire, andar tranquilo por la calle… Si estoy allí más de una semana tengo la necesidad de irme. Y cuando lo necesito vuelvo. Es así. Además, me gustan los toros. Suelo ir a montar con un nieto de Angel Peralta y me cuenta muchas cosas de su abuelo, increíbles, y ya le he dicho que me lo tiene que presentar.

¿Cuáles son los próximos conciertos que tienes previstos? ¿Piensas seguir combinando la interpretación de piezas clásicas con repertorio flamenco? (Su padre apunta) Entre otros tiene previsto un concierto en el Teatro Real de Madrid el próximo 24 de Julio. Creo que es muy significativo.

¿Qué recomendarías a un niño que quiere empezar a tocar el violín? ¿Qué debe hacer y que no debe hacer? Uno, que adquiera todos los conocimientos posibles, que se empape, que escuche mucha música. Dos, que disfrute. Y que toque para sus amigos, para su familia… y …Es la forma.

¿Crees que está dentro de uno, el ser artista? Sí, y se hace también.

Si no hubieras sido músico ¿qué otra profesión te hubiera gustado tener? Futbolista….AR: ¿de algún equipo en especial? PM: Del Madrid (ríe). (Su padre apunta) Juega con los amigos, todas las semanas al fútbol. ….PM: Sí siempre que puedo, juego, hago mucho deporte. Nadar también. AR: Sí nadar es muy sano, te lo digo también como médico, pero además los deportes de equipo sirven para estar con tus amigos, que es una cosa muy importante. (Su padre apunta) Es que un solista, ya lo dice la palabra “solo” y tiene un hándicap ahí que hay que compensar y él lo va llevando muy bien. 

Si quieres añadir algo…Sí, que he estado super a gusto, que muchas gracias, que ha sido un placer y que en mi próximo concierto en Madrid en el Teatro Real quedas invitado.

Madrid, 14 de marzo de 2015

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.