Flaminia Colella, y un torbellino de emociones y poesia [ENTREVISTA]

0 298

Cuando se habla de pasión literaria nos evoca tal vez a autores como Ugo Foscolo de Italia, Pablo Neruda de Chile, Olga Orozco de Argentina, o de nuestro insigne Cesar Vallejo con justa y exacta razón. Más el día a día nos sorprende con una nueva luz poética que expresa la exquisitez de la palabra mediante un fecundo y prolijo dominio de la prosa poética. Nacida en roma y con apenas 22 años Flamina Colella rediseña el firmamento literario con la antología “Sul Crinale”, (Sobre la Cresta), publicada en Aletti Editore. El Diario Lucidez. Pe fue a su encuentro y Flamina nos concedió la siguiente entrevista:

  1. El hermoso poemario Sul crinale empieza con un título “Hubi un principio”, qué motivó el principio de Flaminia Colella en su vida literaria.

Empecé a escribir cuando era muy joven. Cuando aprendí a leer y escribir, comencé a llevar diarios, que aún me acompañan. Sentí que tenía un poema. Este mundo requiere ser contado e ilustrado. Escribí sobre todo lo que pasó por mi mente, conté sobre mis días, escribí pensamientos y reflexiones; el diario me permitió reunirme y cobijarme, era un refugio del mundo pero también un instrumento que me permitía descubrir mi ser interior, dar su voz. Escribir está por encima de todo esto para mí, incluso ahora. Recuerdo y descubrimiento. Nadie nos exige escribir, inventar o componer; es algo que podemos alcanzar nosotros mismos porque sentimos una llamada interna que no puede evitarse.

Escribí durante mucho tiempo solo en forma de diario, luego mi imaginación me empujó hacia la historia. Empecé a leer novelas desafiantes a los trece años y me enamoré hasta el punto de algunas historias para pensar que eso sería mi vocación. He experimentado las mismas emociones de aquellos escritores que estaban sentados en el escritorio y había creado universos. Me habría convertido en un novelista. Pero el arte no es elegido, es el arte quien nos elige. De hecho, la poesía fue un encuentro que hice mucho más tarde, inesperadamente.

  1. ¿Cuál es el lazo de una estudiante de derecho italiana con el vaivén del alma para convertir los pensamientos en poesía? 

Como dije, no somos nosotros quienes elegimos nuestro instrumento artístico, sino todo lo contrario. La poesía, como cualquier forma de escritura, puede albergar a cualquiera y a cualquiera, si siente que la tiene adentro, solo le puede dar espacio. El derecho durante mucho tiempo ha aniquilado mis sentidos. A menudo lo he percibido como un castigo por mi sensibilidad, pero una vez que descubrí la poesía, todas las tensiones se resuelven. Me di cuenta de que no era una cuestión de la incompatibilidad de los mundos que se excluyen mutuamente por lo que si usted vivió uno, no podría vivir la otra, sino que, simplemente, era una cuestión de espacio. En cada mundo su espacio. Todos los sueños en el lugar correcto.

  1. ¿Qué sensación te produce esta frase: “Il sogno divora l’esistenza: è quello che ha di buono.” F. R. de Chateaubriand con la que prologas la antología?

“El sueño devora la existencia: ese es el bueno.” Dice Chateaubriand, pero yo también lo creo, no hay otra frase que es capaz de describir mejor la relación que tengo con mis sueños. Soy una persona extrema, desafortunada o afortunadamente. Cuando creo en algo y siento que tengo las cartas correctas para llegar al fondo, estoy lista para sentirme mal y alcanzar mi objetivo. Pago las consecuencias, siempre, pero no puedo hacer lo contrario. Estoy aprendiendo a modular las energías y a administrar dosis porque con demasiada frecuencia he usado demasiado para algo que requería mucho menos. Pero el sueño no se puede modular, el arte, el impulso que te llama desde el centro de sí mismo para decir algo, para llevar algo en el mundo que no se puede endosar. Te devora desde dentro, literalmente.

  1. ¿En literatura qué es lo que llevaría al mito poético y sustrae del delirio?

Escribir es una urgencia, una necesidad, antes de un talento o un talento. Al menos siempre lo he percibido de esta manera. Resulta que escribir para expresar sentimientos y tal vez, inconscientemente, se escriben siempre sujetando en su mano sus sentimientos, pero la escritura en mí tiene un efecto curativo: Puedo escribir y yo sano. Desaté los nudos, en directo todo lo que tengo de vivir en aquellos minutos, en esas horas y luego vuelvo a ser yo, en mi vida normal. Es otra dimensión, muy lejos, sin embargo, tan fuertemente que se aferran a mí que me parece que nunca han conocido nada más cuerpo. Si hay algo extremo en la toma de la poesía y la escritura en general, creo que es la necesidad, la necesidad imperante que nos lleva a inclinarse sobre la mesa y crear.

  1. ¿Escribir poesía te demanda leer de manera cotidiana?

Absolutamente no. Es algo que vive en nosotros y en el que vivimos. Siempre leí tanta prosa; quizás esto influya en mi poesía, podría pensar; Escribí mucha prosa en poesía antes y tal vez este tramo se percibirá, pero la poesía no es algo que se escribe, es la poesía, que se recibe. Miguel Ángel dijo que el artista no conduce a ningún concepto que el mármol de mármol sólo en sí misma no se limita y es así que para el poeta, las palabras no están en algún lugar del universo, y fuera de ella, tal vez va a llevar mucho tiempo para ayudar a encontrar las correctas, las que dicen exactamente lo que queremos decir, pero la tarea del poeta es sólo para encontrarlos. No hay poesía escrita mala o buena para mí, solo hay poesía y qué, simplemente, no lo es.

  1. ¿Para algunos profesionales cuyos oficios no tienen nada que ver con la literatura, hacer poesía es la puerta directa a la relajación y equilibrio, éste es tu caso como profesional del derecho? 

Sí, la poesía también es equilibrio. Como ya he dicho, antes de descubrir la poesía pensó que hacer una elección de carrera de un cierto tipo implicaría tener que abandonar cualquier garantía o caminos alternativos que desee, como si fuera a escribir que era necesaria para hacer precisamente eso y vivir allí, haciendo del arte su propio pan. Aquí, ahora entendiendo que esto sería impensable para mí: nunca podría decidir seguir agradecido a los ingresos de mi escritura, cualquier escritura puede ser tratada. Un acto mágico, metafísico e íntimo se convertiría en una operación trivial y mecánica. La poesía y el arte están en mi vida ya que me ayudan a vivir, me ayudan a traducir lo que no entiendo de la vida misma y, quizás, a dar algo bueno a los demás.

Nunca pensaría que doblar mi vena poética de la lógica económica o de subsistencia, es por eso que he llevado a cabo un curso de estudio que llevará mí tener (espero) la independencia, tanto de trabajo y económico, que me va a permitir para proteger algo tan sagrado y seguir dando voz. A los dieciocho años, cuando me matriculé en la facultad de derecho, esto todavía no estaba claro para mí, pero en algún lugar algo que ya estaba sugiriendo que siga manteniendo los pies bien sobre el terreno, para tener entonces, tal vez, más posibilidades de volar.

  1. ¿Qué es lo que trasunta el fondo de tus emociones cuando haces poesía? ¿Te hubiese gustado que Pablo Neruda, el autor de 20 Poemas de amor y una canción desesperada, te hubiese leído?

Por supuesto que me hubiera gustado, aunque me daría miedo dejarme leer por una personalidad de ese calibre. No sé de profundidades superficiales. Si soy sincera, nunca he leído un montón de su poesía, siempre he tenido un amor sin límites para el drama, aunque algunos de lo que he leído expresar una dulzura sublime. Mientras escribo, siempre siento que algo me arrastra, como si me tiraran de un gancho invisible ubicado en el centro de mi estómago que me empuja hacia la sábana. A veces me atrapa una imagen o un sonido y no tengo ningún papel disponible, así que escribo en mi mente dónde me sucede y, a medida que se forma el poema, trato de memorizarlo. Luego, una vez en casa, lo escribo en mi cuaderno.

Mientras escribo, me siento viva y me siento útil. Siento que me estoy ocupando de algo, incluso si no sé qué. La magia está en él para mí, no en haberlo hecho, así que una vez puse la pluma me siento triste porque sé que no va a volver a leer el mismo efecto, por el contrario, nos encontramos con tantos defectos y, probablemente, a algunos puede ocasionarle vergüenza. Pero el hecho de pensar que no lo haría, significaría matarme.

  1. ¿Cuál es tu siguiente paso literario? ¿Qué piensas de la poesía latinoamericana, qué futuro le auguras?

En este período estoy escribiendo mucho, espero poder publicar pronto algo más y espero crecer y madurar en el mundo literario. Cuando publiqué este libro de poesía, “Sobre la cresta”, no creía que alguien hubiera encontrado lo bueno que había dentro, ni el valor artístico de mi trabajo. He creado una página en Instagram y lo llamó “corazón del agua”, que es el título de uno de mis poemas, para asegurarse de que podían obtener con mayor facilidad a las personas, pero nunca imaginé que en tan sólo dos meses la mitad de los usuarios habrían seguido la página e incluso compartido los poemas.

Esto me llevó a pensar que tal vez haya un pequeño espacio para mi voz en el mundo y tengo que seguir intentándolo, soñar. Además, tenemos una sola oportunidad, hemos nacido dos veces, y si he elegido esto, la poesía, el tiempo lo dirá. Mientras tanto sigo escuchando muy atenta, y estoy en contacto con las cosas sin bajar la guardia. He intentado durante varios meses para dedicarme a escribir una novela, asistí a un taller de escritura creativa para experimentar con diferentes técnicas narrativas, pero la novela lleva mucho tiempo y que por desgracia no tengo mucho disponible, sobre todo ahora que estoy a punto de graduarme de abogada. Lo que vendrá vendrá, no hay límites de tiempo o plazos.

  1. ¿Con qué respuesta por parte del público lector te quedarías?

Me gustaría que los lectores encuentren respuestas en su poesía, pero también preguntas. Nuevas preguntas para preguntar, para pensar. Respuestas de algo desactualizado Pero, sobre todo, me gustaría que perciban una fe, en las palabras que unen y saben cómo sanar tanto al escritor como al lector. Las palabras ya nos hablarán un día, y nosotros debemos continuar pronunciándolas

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.