Dietas “milagrosas” son peligrosas y debilitan al organismo

La resequedad en piel y boca, la baja temperatura corporal, el incremento de los dolores de cabeza, entre otros, son algunos de los síntomas más comunes.

0 163

Con la cercanía de la temporada de verano se incrementa el interés de mantenerse en forma, lo que genera que muchas personas se desesperen por perder kilos en un menor tiempo. En muchos casos se opta por seguir dietas estrictas sin saber que pueden generar efectos adversos, por ello es recomendable evitar las llamadas “dietas milagrosas” porque son peligrosas, señaló María Marull, jefa de la carrera de Nutrición de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

“Las dietas muy estrictas, en cuanto al aporte de energía, descompensan el organismo porque cada persona requiere realizar actividades físicas, mentales y funcionar bien según sus características propias. Sin embargo, al limitar el consumo de los alimentos de manera excesiva, el cuerpo ya no es capaz de estar acorde al desarrollo de sus actividades rutinarias, se siente debilitado e incluso puede enfermar”, resaltó.

Cabe indicar que existen dietas que sugieren no desayunar y hacer ejercicios con el estómago vacío, otras que proponen el consumo excesivo de proteínas y restringe el consumo de carbohidratos. Así también, las que limitan el consumo de calorías o que no se consuma alimentos por días específicos para sustituirlos por componentes diversos.

La especialista de la UPCH mencionó que el régimen recomendable durante la temporada de verano debe ser una alimentación balanceada y saludable con buen aporte de frutas jugosas para compensar la transpiración propia del calor ambiental. Mencionó que la alimentación deberá satisfacer las necesidades de cada persona en cuanto a su actividad física y a sus condiciones (peso, talla, edad, estado de salud o enfermedad).

Ante la consulta de si es posible bajar varios kilos si es que se inicia una dieta a pocos meses o semanas del verano, María Marull refirió que solamente será posible si la alimentación balanceada y saludable se complementa con un régimen disciplinado de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos acordes a las condiciones de salud de la persona. Asimismo, se necesita la supervisión de un nutricionista y de un entrenador.

Atención con los niños en el verano

En el caso de los niños, consideró que se requiere una especial atención para evitar algún contratiempo. “Deben tener una alimentación balanceada y saludable, lo más importante es que están formando hábitos alimentarios, por ello es fundamental establecer en ellos el gusto por las frutas en lugar que prefieran las gaseosas. Esta práctica los protege del sobrepeso, de las caries y les proporciona las vitaminas y minerales que en general les brindan protección”, destacó la jefa de la carrera de Nutrición de la UPCH.

Los alimentos saludables, que cumplen con las recomendaciones de la Ley N°30021 de Promoción de la Alimentación Saludable, son de preferencia naturales, bajos en calorías, en sal y grasas, frutas con cáscara y verduras en ensaladas frescas, en un total de 5 porciones al día para tener fibra y vitaminas. Además, si son industrializados, deben contar con información nutricional en las etiquetas.

A modo general, ¿qué hábitos dañan la salud?

La alimentación no balanceada y no saludable; tabaco, alcohol y drogas; actividad física nula o sedentarismo; estrés; insomnio; falta de higiene personal; falta de relaciones interpersonales;
falta de actividades de ocio o aficiones y la contaminación ambiental.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.