Piura: poca transparencia y atomización en ejecución del canon petrolero [INFORME]

Según análisis de la Asociación de Contribuyentes del Perú, el 43% del canon y sobrecanon petrolero de los últimos 3 años en Piura se ejecutó sin ningún proyecto asignado. Menos del 10% del total de “proyectos de inversión” superan el S/ 1 millón.

471

La distribución del canon y sobrecanon a gobiernos regionales y locales busca generar desarrollo en las zonas que acogen proyectos extractivos. Sin embargo, ¿se está cumpliendo el objetivo planteado? ¿En qué se gasta el dinero del canon?

La Asociación de Contribuyentes del Perú analizó la ejecución del canon en Piura, región que durante los últimos 10 años (2009 – 2018), recibió en promedio más de S/.450 millones anuales por canon y sobrecanon petrolero.

El 43% del presupuesto se ejecuta sin ningún proyecto asignado

“Al revisar la ejecución de la región Piura durante los últimos 3 años, encontramos que a nivel de todos los gobiernos, la región recibió S/ 1,057 millones por concepto de canon y sobrecanon. Poco más de la mitad de ese monto, el 57%, se utilizó para financiar proyectos de inversión auditables, mientras que el 43% restante, equivalente a S/ 451 millones, se gastó sin ningún proyecto asignado”, indica Raúl Labarthe, investigador a cargo del estudio.

Según su análisis, del monto gastado sin proyectos, unos S/ 177 millones se utilizaron en contratación de servicios, así como en gastos de mantenimiento y reparaciones.

Otros S/ 37 millones se destinaron a compras de bienes: combustibles, carburantes y afines, y suministros para mantenimiento.

Destaca además que S/ 57 millones fueron a mantenimiento de infraestructura pública, S/ 18 millones para mantenimientos vial local, S/ 10 millones para mantenimiento de parques y jardines, entre otros fines, inversiones que no sirven para generar desarrollo productivo o dar un valor agregado a la calidad de vida de la población.

Proliferación de proyectos pequeños

Entrando al detalle de la ejecución, el presidente de la Asociación de Contribuyentes del Perú, Jose Ignacio Beteta, encuentra preocupante la tendencia a ejecutar proyectos pequeños, que no se traducen en una mejora real de la calidad de vida en la zona impactada.

“Al evaluar el 57% del canon que sí fue ejecutado en proyectos, equivalente a unos 606 millones de soles, encontramos que sólo 135 de los 1,559 proyectos financiados en los últimos 3 años recibieron más de un millón de soles. El 60% de los proyectos se ejecutan con menos de 93 mil soles”, señala.

Asimismo, indica que no se estaría cumpliendo con la Ley de canon, que requiere que los recursos otorgados a los gobiernos regionales y locales se usen exclusivamente en obras de infraestructura productiva de impacto regional y local.

“De los 75 proyectos principales, el 33% corresponde a inversiones que no incrementan la capacidad productiva de la región, como parques, jardines, pistas, veredas y seguridad”, precisa.

El Canon y la Reducción de la pobreza

A pesar de estas observaciones, estudio revela que el aporte de la inversión en hidrocarburos sí resulta básica para el desarrollo de las regiones en las que está presente.

La relación entre el canon e indicadores como reducción de pobreza y nivel de ingresos, es directa y positiva”, dice Labarthe.

Entre el 2004 y el 2014, durante el auge de los hidrocarburos, el ingreso promedio mensual (IPM) de Piura se duplicó, pasando de US$ 136 a US$ 318. Sin embargo, desde 2015 cuando las contribuciones del canon cayeron a menos de la mitad, el IPM se redujo en 11%, pasando de US$318 en 2014 a US$ 282 al 2016.

Nuevamente entre 2017 y 2018, cuando los precios y la producción de petróleo se empiezan a recuperar, y el IPM de Piura crece, pasando de US$282 al 2016 a 343 US$ al 2018.

La relación directa se repite al analizar las cifras de pobreza. Entre el 2007 y el 2014, el índice de pobreza de Piura se redujo a la mitad, pasando de 57% a 30%. A partir del 2015, cuando las contribuciones empiezan a disminuir, la pobreza de Piura empieza caer más lentamente, pasando de 27% a 23% en el 2017.