¿Vas a ser mamá? Cómo usar tu seguro o EPS antes, durante y después del parto

Para los padres, la llegada de un niño puede implicar múltiples gastos que son necesarios para el bienestar del bebé y de la madre.

663

El embarazo es considerado una de las etapas más bonitas que una mujer puede experimentar, pero conlleva una gran responsabilidad que comienza, incluso, desde antes de tener la noticia del bebé. Controles, chequeos, consultas e incluso hospitalizaciones son algunos de los servicios médicos que la madre necesitará.

Debido que es importante que ambos padres conozcan las coberturas y exclusiones a las que tienen acceso, ya sea que cuenten con un seguro o estén afiliados a una EPS, el ABC del Seguro de Pacífico te los explica para que lleven un embarazo controlado y tranquilo.

  1. Previo al embarazo: Lo ideal es que antes de empezar con el embarazo te asegures que todo está bien contigo. Por ello, es recomendable que te realices el chequeo ginecológico. Así podrás descartar enfermedades o detectarlas a tiempo. En esta etapa también debes elegir donde te vas a atender y a tu ginecólogo. Recuerda que el costo de los establecimientos de salud varían según tu plan de EPS o seguro.
  1. Si ya estás embarazada: Una vez confirmado el embarazo debes empezar con los controles del embarazo lo antes posible, así estarás tranquila al monitorear el buen estado del bebé. Asimismo, verifica que tu seguro de salud cubra las emergencias propias de tu estado, como complicaciones en la gestación o del parto. Además, es un plus si cuenta con un programa de Salud y Bienestar Maternidad, que también incluya el curso de preparación para el parto – Psicoprofilaxis.
  1. Acercándote al parto: Una vez que te estés cerca a la fecha posible, tu ginecólogo evaluará cual es la mejor vía del parto (natural o cesárea). Al llegar a esta etapa ya deberías haber elegido la clínica en la que darás a luz, por ello considera cómo está equipada ante emergencias, ya que en algunos casos podrías necesitar hospitalización por riesgos que puedan surgir o por el esperado momento del parto. En ese sentido, toma en cuenta los beneficios a los que accedes a través de tu seguro o EPS, ya que dependiendo del producto o plan al que estás afiliada, los precios variarán. Considera que si no contaras con estas coberturas, el costo de un parto en una clínica privada va entre los S/5 mil y S/10 mil.
  1. Llegó el bebé: Los primeros meses del bebé son claves en su desarrollo y debes llevarlo a sus controles para saber si se está desarrollando con normalidad. Con un seguro de salud, si bien es cierto que en algunas atenciones requieren de un copago, el costo es menor comparado si no se contara con él. En este caso también es muy útil si cuentas un programa Niño Sano para las atenciones del bebé.