Día de la resiliencia de la mujer, por Verushka Villavicencio

0 121

Las cifras de ONU son alarmantes, 1 de cada 3 mujeres han sufrido violencia durante su vida. 700 millones de niñas y adolescentes fueron casadas antes de cumplir los 18 años. Los salarios de las mujeres en el mundo son 20% menos que las de los hombres respecto al mismo trabajo. El trabajo doméstico que las mujeres realizan en el hogar -sin ganar sueldo-, equivale entre el 10% y el 39% del PIB de los países del mundo.

¿Cuándo llegará el día en que las mujeres no tengamos que marchar por nuestros derechos? ¿Cuándo nuestros logros profesionales no serán una condición para que los hombres nos valoren como seres humanos?

Sucede que el machismo es realmente un ejercicio de poder que ejercen tanto hombres como mujeres para imponerse sobre el otro ser humano. Imponerse, dominar, tener razón, controlar. Me pregunto por qué cada año tenemos que celebrar el “Día de la no Violencia contra la Mujer”, en vez de celebrar el “Día de la resiliencia de la mujer”. A pesar del escenario, salimos adelante.

Decidí pensar todos estos días en historias de mujeres que han sido resilientes frente a la violencia. Pensaba en la forma cómo los derechos negados fueron una oportunidad para ser resilientes y salir adelante. Encontré tres ejemplos que me conmovieron: Sharmin Akter, a los 15 años, se resistió a ser casada en Bangladesh con un hombre décadas mayor que ella, para continuar con su educación. Actualmente estudia en la Escuela Piloto de Estudios Secundarios para Niñas “Rajapur” y sueña con estudiar derecho y ser activista internacional contra esta dañina tradición de matrimonios tempranos y forzados.

El segundo caso es el de Natalia Ponce de León creó una fundación en abril de 2015 con el fin de defender, promover y proteger los derechos humanos de las víctimas de ataques con ácido sulfúrico. Ella renació de las cenizas, después de que un acosador le arrojó ácido a su rostro. Impulsó una ley en Colombia que logró aprobarse para aumentar los castigos a acosadores que usen químicos para dañar a otra persona. Ahora trabaja en el Instituto Nacional de Medicina Legal para que se creen unidades de quemados en todo el país que brinden atención y tratamiento médico adecuados. Finalmente, Anuradha Koirala, una mujer nepalí de 67 años ha evitado el tráfico de al menos 45 mil personas y ha rescatado como rehabilitado a 12 mil mujeres y niñas explotadas sexualmente.

Durante los últimos 24 años, Anuradha ha creado hogares, dos hospitales y una escuela para atender a las víctimas de explotación sexual comercial y trata en la India. Y su edad no es impedimento para salir en los operativos al rescate de niñas y mujeres humilladas por clientes que las convierten en objetos de sus deseos. Una adolescente, una mujer adulta y una adulta mayor son ejemplos vivos que es posible salir adelante en este mundo, con decisión y perseverancia, ayudando a otros seres humanos a recuperar su dignidad e impidiendo que la vulneración de derechos se repita.

Estos tres ejemplos de mujeres que decidieron convertir situaciones de violencia en una oportunidad deberían ser parte de nuestra inspiración para no claudicar en lo cotidiano. Pero además, el “Día de la Resiliencia de la Mujer” es también para todas aquellas mujeres que luchamos para que cada día, los hombres nos traten como seres humanos, diferentes, inteligentes y valiosos. Capaces de gestionar, articular, crear, innovar, filosofar y solucionar la agenda del cambio social. Al final, todos buscamos ser la mejor versión de nosotros mismos y en ese camino hombres y mujeres deberíamos crear un lenguaje diferente, humano y participativo. Cuando no hayan derechos que reivindicar tendremos ganada la soñada utopía del bienestar para todos. Mientras tanto, celebraré el Día de la Resiliencia de la Mujer. ¡Feliz día!

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.