Discordia ante las diferencias políticas, por Tatiana Cuadros

0 56

20Cada uno tiene una opinión política que la defiende como si fuera una creencia religiosa. Es más, incluso en muchos trabajos son temas prohibidos de conversación ya que exacerba a las personas pues puede movilizar emociones muy profundas ya que son cuestión de decisión. En ésta sociedad donde muchas cosas son impuestas, nosotros las elegimos y por lo tanto las defendemos hasta el final. A veces confrontándonos con otras personas y es aquí que quiero centrar el enfoque del artículo, del porque somos incapaces de simplemente aceptar la opinión de otros y dejarlo pasar y abrazar nuestra creencia política y seguir de frente. No, no es así, necesitamos tratar de convencer al otro, intentar que el otro piense igual que nosotros para llegar a la estabilidad emocional, pero eso a lo único que conlleva es a la crisis interpersonal.

Si bien es cierto, nuestra historia no es una fácil de asimilar, pues en nuestro haber hay más de 70,000 muertos a causa del terrorismo, también existen los temas de hiperinflación en los años 80´s, pobreza extrema, analfabetización, corrupción y demás condiciones que crean un caldo de cultivo para el resentimiento social. Por lo cual es fundamental crear herramientas personales para controlar los exabruptos emocionales frente a las desavenencias políticas.

Lo más importante es que al discutir el cuerpo se pone a la defensiva y percibe a la otra persona como un “cuasi” enemigo, por lo que se prepara para el ataque. Las sustancias segregadas quedan en el cuerpo por un lapso en que la persona, a pesar de ser consciente de quien es la fuente de su enojo, puede que se descargue con otras que son exentas de culpabilidad como pueden ser los niños u otras personas en situación más vulnerable. El cerebro tiene la habilidad de reconocer la vulnerabilidad por el lenguaje no verbal y cuando ve una situación ventajosa para él, puede atacar con facilidad si es que su cuerpo está con mayor disposición para la confrontación.

La inteligencia emocional radica en identificar las situaciones que nos causan pesar o angustia y ser capaces de controlar como reaccionamos ante estas situaciones. Es por eso que sugiero realizar una lista de todos los estímulos que te hagan reaccionar negativamente para que estés consciente de ellos para que puedas pasar a la siguiente etapa, en la cual claramente registras que emociones son provocadas, hasta las más primarias y elementales hay que identificarlas, para luego derivar al pensamiento y así comprender que es lo que piensas cada vez que estás expuesto a ese tipo de estímulo. Pero el paso fundamental es entender tu conducta, como reaccionas frente a cada situación para poder reprogramarte o modificarla. Ya que si tú mismo no te entiendes ¿Cómo esperas poder cambiar?

Ante la situación de incertidumbre que vivimos hoy por hoy por la coyuntura política donde nuestras creencias se ven debilitadas diariamente, no nos queda otra opción que crecer como persona y buscar la mejora continua como profesionales y gente de bien y es por eso que el crear una alternativa de conductas frente a nuestros problemas logrará que seamos más productivos y generemos más rentabilidad en nuestros hogares.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.