El chochera de PPK prepara maletas, por Federico Prieto

1 9

El economista Fernando Zavala, varias veces correcto ministro de Economía y hasta hace poco presidente del Consejo de ministros, sería nombrado en los próximos días embajador en Washington DC, para lo cual se trasladaría al diplomático Carlos Pareja Ríos, hasta ahora embajador del Perú en los Estados Unidos de América, nombrado recién en setiembre de 2016, para enviarlo al Vaticano o a Buenos Aires. En la duda podría ser enviado a Wellington, donde no tenemos embajador desde hace tiempo.

La decisión habría sido sugerida por Mercedes Aráoz, actual jefe del gabinete ministerial, a causa de la enorme e incómoda influencia que Fernando Zavala tiene con el presidente Kuczynski. El canciller Ricardo Luna, de larga y recta trayectoria diplomática, está jugando con fuego, porque habiendo sido Zavala ministro de Alejandro Toledo, ahora prófugo precisamente en los Estados Unidos, daría muestra de un interés incorrecto de que su extradición no se ejecute.

Simultáneamente, la presencia de Fernando Zavala en la capital de Estados Unidos coincidiría con su hermana Verónica Zavala, destacada defensora de la ideología de género, materia de por sí escabrosa en el debate parlamentario peruano,lo que no abunda a favor del nombramiento previsto, ya que los muchos críticos de esta tendencia de moda en las sociedades permisivas tendrían un blanco para criticar.

Al departamento de Estado de los Estados Unidos no caería bien que un diplomático de carrera que apenas lleva catorce meses en el cargo sea retirado intempestivamente por razones de política interna del Perú, sin tener en cuenta la importancia que tienen nuestras relaciones diplomáticas con la primera potencia del mundo.

Tampoco le hace bien al presidente Kuczynski usar de su privilegio de nombrar embajadores políticos en las principales capitales del mundo, como ha hecho ya con las de Bran Bretaña y Canadá, y ahora la de Estados Unidos. Este éxodo de personalidades políticas al exterior, a cargo del presupuesto de TorreTagle, no es beneficioso para un país como el nuestro.

Es cierto que Susana de la Puente, Martín Vizcarra y Fernando Zavala tienen credenciales económicas suficientes para promover la inversión extranjera en el Perú, pero siempre y cuando la incertidumbre interna no sea un tapón que haga estériles todos los esfuerzos que puedan hacer en sus respectivas legaciones diplomáticas, y más si pasan más tiempo en Lima que en sus lugares de trabajo.

Por último, el gobierno ha pensado en sacar de Lima a Fernando Zavala porque no solamente se ha opuesto al indulto al ex presidente Alberto Fujimori, sino que también lo ha hecho a la nueva fórmula, que sería la detención domiciliar, con todas las comodidades del caso, en su propia casa, medida que saldría en simultáneo al nombramiento diplomático del ex premier.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.