El increíble caso de los chilenos presos, por Eduardo Herrera

1.359

Este caso es una muestra palpable que no todo es corrupción en el sistema de administración de Justicia, también hay otros sesgos que combatir que hacen que el panorama sea más aterrador de lo que ya es. Así que paciencia no más.

Pero a quienes no se les puede pedir paciencia es a los dos ciudadanos chilenos -acusados de traficar con sus dos hijos recién nacidos- que tendrán que pasar doce meses en detención hasta que su caso se resuelva. Así de simple. Justicia que tarda no es Justicia.

No conozco el expediente, pero mi intuición seguramente no me fallará. Apuesto que el Juzgado no aceptó la prueba madre para este caso por una cuestión de formalismo absurdo; seguramente dirán que se trata de pruebas actuadas de inmediato (aunque una prueba de paternidad demora, según creo, veinticuatro horas). La prueba lo habría dicho todo señores, las criaturas son biológicamente concebidas por el padre y un vientre de alquiler. De esta manera, con una resolución por encima de la formalidad, estas personas tendrían justicia rápida y efectiva (dicho sea de paso, como millones de peruanos la reclaman).

No se trata de un caso de corrupción, repito, aunque tengo mis dudas de si, esta pareja hubiera atracado una “aceitadita” quizá las cosas les habrían marchado mejor. Solo digo, solo sugiero.

Inequívocamente se trata de un sesgo, como los hay millones en el sistema. No es muy difícil entender lo que ha sucedido. Nadie se trató de robar a nadie. La madre, la ciudadana chilena detenida, no lo es en sentido biológico; lo es por ley natural y, además, por un contrato que tendría visos de validez. Un Juez que no puede entender eso debería de repasar su vocación.

Sea como fuere, y como para mostrar drasticidad no se les ocurrió mejor idea que meterlos a la cárcel hasta que se esclarezca su situación jurídica. O sea, te “caneo”, luego te investigo. Para variar, la corte del Callao ¿será coincidencia? Pregunto ¿no hubiera bastado con imponerles impedimento de salida del país? Digo, en el peor de los casos hasta que esto se resuelva. Apuesto doble contra sencillo que la Sala revocará la decisión. Es que hay cada Juez que quiere mostrar inflexibilidad y en el camino, se birla el sentido común, la lógica, el criterio y de pasadita a la señora Justicia.

Para que vean, no todo es corrupción. Por eso vuelvo a insistir, la reforma debe dejar de entenderse sostenida en el discurso facilista de “vamos a luchar contra la corrupción caiga quien caiga”. Es vital comprender el problema en toda su cabal extensión y luego realizar una acción integral. Hay hermanos muchísimo que hacer.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

Los comentarios están cerrados.