¿El silencio es positivo?, por Martín León

0 239

La empresa privada ha sido siempre un jugador importante en la economía del país, creando industria, generando empleo, pagando impuestos, etc. En algunos casos, incluso cubriendo obligaciones de infraestructura, educación y salud, entre otros, que el Estado intenta proveer a la sociedad.

Se invierten muchas horas hombre, recursos de la empresa y, por supuesto, una gran inversión económica,  en cumplir este rol. En algunos casos se da por mediación propia y en otros a través de mecanismos como el de Obras por Impuestos, donde a la fecha se han invertido cerca de S/.4,000 millones.

Esto es, sin duda, algo muy positivo para el Perú ya que se trata de proyectos prioritarios para la sociedad, que muchas veces los gobiernos locales y nacionales no logran concretar, como es el caso del proyecto de mejoramiento del crecimiento y desarrollo de los niños y niñas en la provincia de Chota, Cajamarca de Nestlé Perú  o la ejecución de obras viales del BCP en el norte del país.

Sin embargo, me atrevería a decir que son pocas las empresas que realmente lo aprovechan como un activo reputacional que aporta a la construcción de su posicionamiento ante sus diversos grupos de interés.

Generalmente existe entre las empresas, una sensación de miedo sujeta, quizás, a prejuicios que limitan que salgan a contar su buen accionar. Son pocas las compañías que dan a conocer sus iniciativas, y menos los ejecutivos que hacen uso de los canales de comunicación para difundirlas, prefieren permanecer en un estado de ¨perfil bajo¨ y evitar cualquier cuestionamiento. Lo cierto es que, ese estatus hoy en día resta más de lo que suma.

Hay muchos ejemplos para comprobar que existe una correlación entre el desempeño del negocio, reflejado en los estados financieros, y el valor de la reputación:  mientras mejor reputación tengan, mayor será el crecimiento del negocio. Este es un importante activo intangible que al parecer no todas las empresas terminan por entender.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.