El Sillón de Lima, por Verushka Villavicencio

166

Este último censo nos dio la oportunidad de comprobar cómo dentro del Estado, algunos burócratas acatan órdenes sin gestionar adecuadamente la calidad de información que se requiere para avanzar como país con una mirada de desarrollo sostenible hacia el 2030. Ante las próximas elecciones, nos preguntamos ¿quién podría ocupar el Sillón de Lima representando las esperanzas de los vecinos?

La pregunta del censo del INEI referida a qué medio de transporte utiliza cada peruano, que excluía el uso de la bicicleta, resulta un claro indicador del nivel de gestión pública que opera dentro del Estado. Un dato que habla solo. Quito, que emite el 67% de los gases que contaminan su ciudad, es la primera capital de Latinoamérica con un sistema de bicicletas eléctricas públicas. Este servicio no sólo evita la contaminación, sino que permite que la ciudad sea usada más por peatones y ciclistas, desincentivando el uso de los vehículos. Las autoridades ecuatorianas comprenden que el “transporte sostenible del futuro” es aquel que no usa combustible fósil y es respetuoso con la naturaleza reduciendo la huella de carbono por las emisiones de gases contaminantes. Este ejemplo de servicio público de calidad, es una solución para una ciudad pequeña con calles muy accidentadas y un sol resplandeciente que es usado como energía limpia. Tanto éxito ha tenido la medida que incluso han incorporado a usuarios adultos mayores y personas con discapacidad en su uso. Esta población ha conquistado el uso y disfrute de su ciudad, inclusive vienen del interior del país, sólo para pasear en bicicleta. Los ecuatorianos “viven sus derechos” en la ciudad.

Este ejemplo de buena práctica implica la visión de un estado que busca mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y se alinea a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Resulta inverosímil la invisibilización de la pregunta que no incluyó el censo del INEI respecto al uso de la bicicleta. Significa que no se identificó la necesidad -desde el Estado-, de generar políticas públicas que regulen el transporte urbano buscando que sea sostenible y elimine la huella de carbono. Según el último informe de Lima Cómo Vamos, el 19.2% de hogares de Lima y Callao, cuenta con al menos 1 bicicleta.

Si buscamos ejemplos de buenas prácticas para la gestión de ciudades más grandes, encontraremos que en Canadá, se ha implementado el sistema de impuestos a las emisiones de carbono que cubre más del 70% de las emisiones de la provincia denominada Columbia Británica de Canadá. Así cada dólar que se recauda como impuesto al carbono se otorga a la población mediante medidas para personas y negocios. Este impuesto, impulsado por el primer ministro Justin Trudeau, aumentará de 10 dólares canadienses en el 2018 hasta 50 dólares canadienses en el 2022. Esta gestión ubicará a su país entre las ciudades más sostenibles del mundo.

Otro tema que también invisibilizó el censo fue el reciclado. Es decir, no existe la preocupación desde el Estado respecto a recoger información que permita crear una línea de base para adoptar políticas públicas que permitan gestionar sostenidamente los desechos sólidos. Según el Ministerio del Ambiente serían 7 millones de toneladas de residuos sólidos los que se generan anualmente y sólo el 48% se dispone en 26 rellenos sanitarios. Sólo se recicla el 1.9% del total de residuos sólidos reaprovechables considerados como plástico, vidrio, cartón, entre otros. Un tema pendiente es cómo gestionar los 1,144 botaderos donde se depositan los residuos sólidos que contaminan la calidad del ambiente y la salubridad.

Incentivar el uso de energías limpias en el transporte, gestionar adecuadamente la producción de residuos sólidos y reducir la emisión de carbono, son algunos de los temas de la agenda municipal pendiente que necesita Lima para ser una ciudad sostenible. Todos los ciudadanos deberíamos preguntarnos ¿quién podría ser capaz de ocupar el Sillón de Lima con capacidad de gestión, concertación, audacia e integridad siendo capaz de ubicar a nuestra ciudad al nivel de una metrópoli internacional? Los retos que demanda la gestión de Lima esperan un alcalde que defienda y promueva derechos para el uso y disfrute de una ciudad para todos. Votemos informados para que quién ocupe el Sillón de Lima sea realmente, quien lo merezca.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.