Kenya: Reforestando con canicas, por Inés Yábar

0 85

Necesitamos árboles para poder respirar bien” es una frase que más de uno dice o escucha seguido. En el colegio niños plantan árboles, municipalidades crean parques, hay escándalos de deforestación en la Amazonía, entre otras cosas. A pesar de los esfuerzos hechos por diferentes entidades, sigue habiendo deforestación.

Uno de los países que sufre de deforestación es Kenya. Ellos necesitan los árboles como alimento, protección y combustible principalmente. Los bosques también protegen a las plantaciones del viento y la erosión de los suelos. No sólo protegen a otra flora sino que forman parte esencial en mantener viva a la fauna.  Muchos árboles derribados crean pérdida de hábitat para la población de jirafas que va en declive, por ejemplo.

Sin poder plantar semillas porque los animales se las comían, Teddy Kinyanjui fundó un proyecto llamado “Seedballs”. Unas pequeñas bolitas (del tamaño de una canica) hechas de carbón parecen ser la solución a un problema que trae consigo varios efectos secundarios. Esas bolitas son básicamente una semilla cubierta de una cáscara de carbón que protege a los pequeños creadores de vida de los animales e insectos. Con la lluvia, las semillas germinan y la cáscara exterior se degrada.

Según la Fundación de Africa Verde, se estima que más de 5.6 millones de árboles (y arbustos) son talados cada año tan solo en Kenya. Se necesita entonces de muchas de estas capsulitas para ayudar a la situación. Helicópteros, con el GPS y precisión tecnológica pueden ayudar en el proceso. Teddy ha convencido a varias compañías de helicópteros de dejar los “seedballs” bajo los asientos de los pasajeros para que, si desean, puedan unirse al esfuerzo de reforestación. De la misma manera, colegios se han unido, creando juegos para que los niños mismos quieran plantar como jugando. Con este método se han logrado plantar más de 20 000 semillas de árbol en menos de 20 minutos. Con esta nueva invención, plantar se vuelve mucho más barato por la reducción en la necesidad de mano de obra y por el menor tiempo de plantación.

Para participar de ideas innovadoras no es necesario tirar semillas por la puerta de un helicóptero. Desde nuestras propias casas podemos ayudar mediante la tecnología. Ecosia, un buscador alternativo, planta árboles en Uganda con la ayuda de sus usuarios. Al crear ingresos por medio de las propagandas, el dinero se usa en la compra de árboles para plantar. De la misma manera, el buscador Lilo también permite ayudar en la plantación de árboles.

Es cierto que debemos preocuparnos por la deforestación. Las cifras no mienten: en los últimos 100 años, África ha perdido el 90% de sus bosques. No nos alarmemos sin tomar acción. Podemos comenzar desde nuestras casas y podemos apoyar a los que ya están aportando soluciones sustentables. Ir un paso más allá es evitar el papel virgen y optar por opciones recicladas u otras alternativas al papel. Existen por ejemplo hojas hechas de rocas. Miremos el lado positivo y seamos también parte de la movilización hacia un mundo más verde. Para ayudar a los que ya están ayudando, tú, ¿qué estás haciendo?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.