La ética no es un adorno en el sector inmobiliario, por Alejandro Lostaunau

174

Muchos se llenan la boca cuando hablan de ética en el sector inmobiliario, no lo digo únicamente por los agentes inmobiliarios sino por los mismos propietarios que prometen muchas cosas, firman un contrato, y muchas veces no cumplen ni por asomo sus compromisos.

A lo largo de mis más de 4 años en el sector inmobiliario he visto casos ejemplares de ética, pero también he visto la ley del más vivo que definitivamente es nefasto para cualquier industria. Si queremos que el Perú avance tenemos que dar el ejemplo en lo poco y en lo mucho.

Recientemente me contaban del caso de un propietario que decía salimos al mercado a tal precio y tu agente puede colocar su letrero. A los días cuando ya se había hecho toda la inversión de poner el letrero y fijar el precio en toda la estrategia de marketing y publicidad, el dueño del inmueble cambiaba las reglas de juego y eso no puede ser porque es una falta de respeto al que trabaja con tanto empeño y profesionalismo.

Otro punto a señalar que tiene que ver mucho con los propietarios, es cuando quieren poner sus propias reglas a la hora de vender un inmueble. Muchas veces he dicho que nunca el agente inmobiliario puede imponer un precio, pero definitivamente es la persona idónea para liderar la venta de una propiedad. Quitarle peso o ningunearlo no es el camino correcto para hacer una buena transacción comercial.

La ética también corresponde al agente inmobiliario. Lo más importante es que cumpla lo que promete. Si digo que estaré a una hora para mostrar la casa, no puedo demorarme quince minutos. Es más, yo recomiendo estar minutos antes de la hora pactada.

Otro punto que involucra a la persona de bienes raíces es el hecho que siempre tiene que tener la convicción de que es un consultor y que por tanto debe estar disponible para cualquier pregunta del cliente vendedor o comprador. No existe el famoso no tengo tiempo, eso sería terrible y mediocre.

Finalmente, no puedo dejar de mencionar que el agente inmobiliario no vende propiedades, trabaja con personas y eso lo debe llevar a actuar con humanidad buscando siempre lo mejor y lo justo para el cliente. El dinero es importante pero no deja de ser un medio, lo relevante es hacer un buen servicio

No hablemos sólo de ética, practícala y cambia el sector inmobiliario.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.