La muestra de una casa es un arte, por Alejandro Lostaunau

127

Muchos propietarios me dicen cómo presentar mejor una casa cuando la voy a vender. La respuesta no es difícil, pero hay que centrar todo en presentar a la misma como un anís, es decir que todo este ordenado y limpio.

Otro punto importante a destacar es sin duda que la propiedad la muestra el agente inmobiliario y nadie más. Lo ideal es que los propietarios no estén durante la visita porque eso puede intimidar al comprador y malograr la posible venta.

También me parece importante que se abran todas las cortinas de la casa para que la luz reine durante la muestra del inmueble. Algo que destacan los compradores de inmuebles es la luminosidad de una inmueble. Un inmueble oscuro desalienta, un inmueble con luz, alienta.

No puedo dejar de decir que el agente inmobiliario tiene que tener un espacio con el comprador para negociar. Eso es relevante porque la negociación siempre es tensa, pero todo depende que haya tiempo para hacerlo, haya tranquilidad en el ambiente y finalmente que tenga experiencia el agente.

La situación de la visita puede mejorar aún más si se puede dar espacio para darle al comprador una bebida o un pequeño bocadito. Todo eso genera cordialidad y puede hacer más fácil la negociación.

No debemos olvidar también que cuando vendemos algo siempre tiene que haber empatía, y esta sólo puede ser vista si el comprador se siente bien durante la visita, ahí es clave que la amabilidad y las buenas costumbres del agente se impongan.

Finalmente, no puedo dejar de destacar que cuando se muestra una propiedad se tiene que pensar que el comprador está comprando un producto y que sólo se comprará el mismo si todas las objeciones son superadas, porque si el agente no responde todo, pierde opciones.

Lúcete al mostrar tu propiedad, pero no la muestres tú, que la muestre un experto.