La verdad detrás de mañana, por Alonso Ibarra Rake

0 904

La semana pasada se difundió el último video del reconocido cantante colombiano, Carlos Vives, “Mañana”. Dicho video tiene como finalidad generar una sustancial exposición mediática para el artista y su nuevo éxito musical, pero también realzar las bondades de Lima para fomentar el turismo en nuestra capital. Ello, con el apoyo de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú).

Ahora, si bien el clip ha generado comentarios diversos en las redes sociales, positivos y negativos, lo concreto es que Promperú apostó por promocionar las zonas más recorridas de Lima, con el objetivo de presentar una propuesta más atractiva a la comunidad internacional de la principal ciudad del Perú.

Hasta ahí ningún problema. Sin embargo, lo que ha causado más revuelo ha sido que haya trascendido el costo de producción del material promocional pagado a Sony Latin Music. 1 millón de dólares, ciertamente puede parecer un monto alto, más aún si se le compara con otras inversiones que ha realizado antes Promperú, pero recordemos que su misión es justamente promover estrategias para tener mayores ingresos en el sector turismo y ello solamente se puede obtener invirtiendo.

Según la directora de Comunicaciones e Imagen País en Promperú, Isabella Falco, el dinero invertido no debería llamar la atención, primero porque los demás países de la región y del mundo destinan cifras más altas en estos videos promocionales y, segundo, porque la campaña que dirige involucra otro artista anglosajón de renombre (todavía no puede adelantar nombre), el mismo que hará lo propio que Carlos Vives. La diferencia es que ahora en Cusco y sus puntos más importantes.

Por lo anterior, tenemos que tener en cuenta que no debería sorprendernos lo invertido, menos si es que entendemos que la realidad es más compleja de lo que aparenta. Al respecto, Pedro Suárez-Vértiz, señaló en su última columna en Somos:  “Los artistas de ligas comerciales mayores como Vives, Sanz, Shakira o JL Guerra, gastan mínimo 5 millones de dólares en lanzar el primer single de un nuevo disco, pero si no hay éxito, absolutamente todo el gasto es descontado al artista. Es así como Michael Jackson terminó en la bancarrota debiéndole 200 millones de dólares a Sony Music”.

Siguiendo con lo anterior, podemos dejar de lado el argumento infundado sobre la existencia de un supuesto indebido aprovechamiento del artista y/o la productora internacional, además de una deficiente gestión de Promperú. Lo que finalmente nos dará certeza si fue una buena iniciativa de dicha institución serán los resultados en materia de turismo, nada más que eso.

De otro lado, se cuestionó que solamente se mostraran distritos como Miraflores, Chorrillos, San Isidro, Barranco o el Centro Histórico de nuestra ciudad. Es claro que Lima es mucho más que los espacios expuestos en el video; no obstante, no olvidemos que si bien tenemos pobreza e inseguridad, si queremos que más turistas vengan al Perú se debe promocionar las zonas y lugares más atractivos, frecuentados por los visitantes. Sería contradictorio, además de perjudicial enfocarnos en lo negativo y no en lo que nos enorgullece.  

Los números determinarán el éxito de la apuesta de “Mañana” y el siguiente material audiovisual de la campaña. Personalmente, espero que se generen mayores ingresos en turismo con dicho videoclip y los que vengan. Afortunadamente hasta el momento el nuevo hit del cantante cafetero tiene cerca de 3 millones de vistas.

El video es de notable calidad en lo que se refiere a producción, antes de comentar negativamente empecemos a averiguar más en detalle. Los invito a verlo: https://www.youtube.com/watch?v=OGDc0qJgUbQ para que saquen sus propias conclusiones.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.