¿Por qué anhelamos?, por Tatiana Cuadros

0 290

En primer lugar, recordemos que un principio básico es nuestra necesidad de poseer. Si no disponías de comida, morías. Si no contabas con tierras, no tendrías alimento.

El cerebro humano está en constante búsqueda por miedo a perder lo que se posee o para acumular más, en caso venga el período de “invierno” y se tenga que utilizar más recursos para sobrevivir.

Todo esto es primario y automático, pero ¿qué pasa cuando evolucionamos y nuestro neocórtex se vuelve más funcional? Convertimos lo que queremos en “necesidades”, aunque no sean reales, pues nuestro cerebro las identifica como si fueran de supervivencia dejando de lado lo racional, que nos dice que efectivamente es solo un televisor, por ejemplo.

Somos constantemente bombardeados con contenido publicitario que afecta justamente el aspecto límbico o de las emociones, que incluso es más antiguo que el racional. ¿Y qué hacemos? ¿Compramos? O, más elaborado aún, ¿lo convertimos en meta?

Hemos aprendido a postergar la gratificación inmediata porque no siempre se puede obtener lo que deseamos. Pero si lo tenemos en nuestra lista de deseos, emocionalmente es importante para nuestro desarrollo, sea cual fuere.

Puedes estar pensando que los objetivos son completamente racionales, pero no. Su composición o expresión pueden serlo, pero lo que está detrás es completamente emocional pues nuestro mundo se compone de emociones.

Por ejemplo, queremos el celular o la TV más avanzados y con la mejor tecnología. ¿Por qué? Porque nos aterra estar desconectados y sin comunicación digital. ¿Viste? Es una decisión completamente emocional.

Otro factor importante es: ¿A quién le compramos? Podemos comparar precios en varios sitios, pero terminaremos comprando a quien hizo empatía con nosotros y ahí viene otra necesidad resuelta: el ser aceptado.

No importa cuál sea tu motivación, lo crucial es que seas consciente de tu necesidad real. Así sabrás si el ímpetu es solo emocional o poco racional. Por tanto, tu vida no se convertirá en solo pasivos.

Debes ser muy astuto y no confundir objetivos reales y plausibles con referentes solo al ego, pues gastarás energía y dinero en solo satisfacerlos, y no lograrás metas más esenciales para tu desarrollo personal y profesional.

Sigue soñando con lo que quieras obtener, pero permite ingresar a la racionalidad para modular los anhelos que siempre surgirán en cualquier etapa de tu vida.

¿Quieres alcanzar todas tus metas?

Agenda tu cita aquí.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.