¿Realmente son un circo las investigaciones del Congreso?, por Eduardo Herrera

195

Hay que tomarse muy en serio el papel de entretener a las personas. Hacer reír a otro es una cosa seria.

La frase del Presidente que sustentó la negativa a recibir a la comisión denominada “Lava Jato” del Congreso ha ofendido a los padres de la patria; no a todos, por cierto. Talvez el calificativo sea exagerado, partiendo porque a mí –particularmente– no me causan ninguna risa.

La alusión sin embargo va tomada de la mano de la estridencia y la inoperancia que suele sustentar la vida de estas comisiones. Desde ese aspecto, le concedo mucha razón al mandatario. Hay que decir, dicho sea de paso, que no es el primero en esta época que ha comparado al legislativo con un espectáculo semejante. Pero solo con el Presidente se arañaron.

En fin, más allá de las discriminaciones, estuve echando memoria la vez pasada y no recuerdo ninguna comisión que, por sí misma, haya generado un elemento valioso, un caso relevante, una responsabilidad oculta, nada. No han generado nada y, sesiones más, sesiones menos, casi todos los informes de comisiones investigadoras han servido para una sola cosa: engrosar el expediente judicial (si es que se generó algún proceso).

Dejando de lado las discusiones interminables acerca de qué es y cómo se delimita la responsabilidad política, la gran mayoría de comisiones -no digo todas porque no creo en los absolutos– no sabe qué va a investigar. No hay estrategia que tenga en claro un punto neurálgico: qué y cómo vamos a probar; esto se limita a tener una hipótesis que hay validar o no.

Por su naturaleza, los hechos relacionados a corrupción (la estatal, la punible por ahora), tienen un estándar muy elevado de probanza, dado que es muy difícil acreditar si alguien sobornó o no a otro. Entonces, en palabras muy simples, hay que cuidar las balas pues corremos el riesgo de –verdaderamente– crear espectáculos sin ninguna finalidad, perdiendo el tiempo y los recursos, además de generar conclusiones que –en muchos casos– son más falsas que cachetada de payaso.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.