¿Te enseño a ser más productivo?, por Tatiana Cuadros

0 68

Muchas veces te percatas que la jornada laboral ha terminado sin que hayas podido avanzar lo suficiente, y retornas a casa frustrado, solo para empezar el día siguiente, con el mismo desgano, otra jornada laboral.

El desorden y la falta de organización generan un bajo rendimiento, pues se pierde tiempo buscando lo que se necesita para desempeñarse adecuadamente. Por cierto, el orden no solo es físico sino mental, y ambos se logran como consecuencia del ordenamiento de las cosas.

En tal sentido, en Japón se concibió la idea de las “5S”, cuyo principio esencial se fundamenta en los siguientes conceptos:

• Clasificación (Seiri)
• Orden (Seiton)
• Limpieza (Seiso)
• Estandarización (Seiketsu)
• Disciplina (Sheitsuke)

Seguir estas premisas permite que tu cerebro se centre más en las situaciones importantes que en las urgentes; si no, vas a estar más arreglando que produciendo. Esto, consecuentemente, te ahorrará tiempo para discernir sobre lo que realmente importa.

Se aconseja tener todas las cosas en su lugar y, obviamente, el área personal de trabajo limpia. Pero para que todo se mantenga así debe existir la clasificación, pues así otros sabrán la ubicación de los elementos y no se perderá tiempo buscándolos. Recuerda además que el mantenimiento va de la mano con la disciplina: ¿Cómo vas a tener el lugar como lo organizaste, si no posees la disciplina para hacerlo?

Personalmente, agregaría un concepto adicional: la convicción. Si no estás convencido de lo que haces, no te interesará y, por tanto, no lo lograrás. Es por eso que hay que convencerse que estos cinco elementos llevarán a una mejor productividad.

Deshazte de cosas, léase papeles, artículos de escritorio, y demás, que no utilizas hace más de dos años. Limpia esos espacios y clasifica siempre, para mantener la armonía en el recinto.

El mundo laboral es feroz y quien posea más herramientas que permitan rentabilidad para la empresa será el más reconocido y mejor evaluado cuando se otorgue algún bono, por ejemplo.

Espero que este consejo te haya servido y que lo pongas en práctica desde ya. No postergues tu productividad ni tu propia prosperidad, pues mientras más productivo seas, verás llegar más abundancia a tu vida.

Que una de tus metas sea despertarte siempre con un nuevo sentido de urgencia, que decante en un mejor desempeño a fin de aumentar el tiempo que pases con quienes quieres.

¿Agendamos un cita? Ingresa aquí.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.