Tres muertes trágicas, por Federico Prieto Celi

456

El 24 de agosto de 1954, el cuatro veces presidente populista de Brasil, Getúlio Vargas, se suicidó en extrañas circunstancias, dejando un testamento político que se iniciaba con estas palabras “No me acusan, me insultan; no me combaten, difaman de mí; y no me dan el derecho a defenderme. Necesitan apagar mi voz e impedir mi acción, para que no continúe defendiendo, como siempre defendí, al pueblo y principalmente a los humildes”.

El 11 de septiembre de 1973 el presidente de Chile Salvador Allende, se suicidó después de haber fracasado en la política socialista, dejando al país esencialmente empobrecido, al comprobar que el ejército se había levantado contra su gobierno, rompiendo la tradición democrática de la nación. El prolongado gobierno de Pinochet dejó al país con una de las mejores economías de América Latina. La imagen de Allende ha sido subliminada y la de Pinochet denigrada.

Hoy, 17 de abril de 2019, el dos veces presidente del Perú, Alan García Pérez, presidente del partido aprista, que supo rectificar sustancialmente en su segundo gobierno los errores del primero, ha conmocionado a todos los peruanos, lamentando profundamente su decisión de quitarse la vida esta mañana, en su casa, cuando autoridades judiciales tocaron a la puerta e ingresaron a su domicilio.

Toda la población ha expresado un sentimiento de dolor y ha trasmitido a la familia las condolencias por el fallecimiento del ilustre peruano. Muchos han apuntado las razones que lo han llevado a ese fin. Quizás quien lo haya dicho tan pronto se supo la noticia de manera más clara ha sido el congresista Héctor Becerril.

Para el Apra es el momento para que Jorge del Castillo y Mauricio Mulder dejen de pelearse y asuman unidos la restructuración del viejo partido.

Para el presidente Martín Vizcarra es el momento de olvidarse de su popularidad personal, que irá en descenso, y pensar en ejercer el principio de autoridad, para poner a cada cual en su lugar, evitar los excesos y omisiones que estamos viendo, y desarrollar el Perú.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.