¿Y ahora pues?, por Tatiana Cuadros Basis

0 288

Adivinen quien va a ganar las elecciones….

No hay que ser muy místico o vidente para darse cuenta que el ganador de éstas elecciones municipales será quién llegue al sistema límbico de la población. Es decir, quien sepa utilizar las emociones a su favor. El que utilice los miedos más profundos humanos para manipularlos y hacerles frente “combatiéndolos” haciendo la apariencia de conquistador. Esto no significa que todos que tengan el mismo discurso ganará, tiene que haber una distinción algo que llegué a la sangre, que llegue al cerebro más primitivo y diga “éste candidato es el líder de la manada y por lo tanto yo DEBO votar por él”. No se trata del discurso elaborado, ni las promesas, sino del lenguaje no verbal. Esa es la comunicación que se ha transmitido de generación en generación y es la que ingresa sin filtros a nuestro cerebro reptiliano, al que nos protege de los errores.

El problema es que hoy en día, los candidatos son entrenados en sus comportamientos y confunden a la población y nos hacen sentir que son líderes reales y pensar que sus discursos son sinceros. Sin embargo, es más de lo mismo, más corrupción, más entrenamiento para el engaño para la “criollada”. Por eso, estimado lector, es fundamental que lea más allá de las palabras.

A continuación le brindaré algunos tips para distinguir la verdad del entrenamiento discordante:

  1. La entonación debe ser coherente con el discurso.
  2. El movimiento de las manos debe ser hacía afuera cuando hablen del pueblo pues es para el pueblo, no hacía adentro, pues solo estarían hablando de sus propios beneficios.
  3. Deben mirar a los ojos de sus interlocutores en todo momento.
  4. Si requieren de un papel para recordar su discurso, es que ellos mismos no se lo creen y otros manejan sus campañas.
  5. Mostrar los dientes no es una sonrisa, para que sea real, los ojos también tienen que sonreír.
  6. Si hablan con las manos, las deben mostrar, para manifestar transparencia.
  7. Hablar mal de otros candidatos, habla de sus pocos recursos, pues no tienen forma de defender sus propios partidos.
  8. Un candidato que abraza a otra persona, pero su cabeza se aleja es que realmente siente rechazo por quien abraza. Es decir, solo lo realiza por compromiso. ¿Entonces, su amor por el pueblo es real?
  9. Un candidato que es altamente formal o informal habla mucho de su carácter forzado para cualquiera de los casos. Ninguno de los dos casos es natural, poco confiable.
  10. Si son amables con las personas “del pueblo” pero con sus equipos se nota una disparidad entonces realmente no son como se están mostrando.
  11. Hay muchas más pero ésta última considero muy importante, la forma de dar la mano debe ser siempre con ligera fuerza, sea para hombre o para mujer, eso dice mucho de su carácter y se puede observar en los videos.

Espero que estos consejos los puedan ayudar a tomar una buena decisión éste domingo ya que necesitamos personajes correctos no corruptos en la política de nuestro país.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.