Encuentran plagio en tesis doctoral de César Acuña

300

César Acuña Peralta, ex gobernador regional de La Libertad y actual candidato a la presidencia de la República por el partido Alianza Para el Progreso (APP) -cuyo discurso político está imbuido de la importancia de la educación para cambiar el país y propuestas como destinar el 6% del PBI para mejorar el nivel educativo– habría incurrido en plagio nada más y nada menos que en su tesis doctoral presentada a la Universidad Complutense de Madrid en 2009.

LEA TAMBIÉN: César Acuña promete destinar el 6% del PBI en Educación, pero… ¿es posible?

Según denunció a través de Twitter la antropóloga peruana Sandra Rodríguez, que revisó el documento redactado por Acuña Peralta, el candidato segundo en las encuestas de intención de voto (Ipsos y CPI) cometió plagio, por lo menos, tres veces al escribir información de otros documentos en su tesis sin citar adecuadamente las fuentes consultadas.

Primer plagio

En este primer tuit, por ejemplo se muestra un extracto del resumen del doctorado de Acuña titulado «Competencia docente y rendimiento académico del estudiante de la universidad privada en el Perú» en el que se lee:

“La enseñanza universitaria debe estar enfocada a que los alumnos adquieran una progresiva autonomía en su formación y se desenvuelvan en el ámbito científico y profesional de su especialidad. Esto implica que los profesores universitarios deben integrar coherentemente el proceso de enseñanza-aprendizaje y la investigación; todo ello sin perder de vista que la elaboración del conocimiento se lleva a cabo de forma compartida y activa, tanto por los profesores como por los alumnos”

No obstante, en un texto publicado por la revista electrónica ‘Interuniversitaria de Formación del Profesorado’ elaborada en 1999 se puede leer exactamente lo mismo.

Acuña01

Segundo plagio

En este segundo tuit, Rodríguez publica una fotografía de otro fragmento de la tesis de Acuña que sostiene:

“El rendimiento del alumno debería ser entendido a partir de sus procesos de evaluación, sin embargo, la simple medición y/o evaluación de éste no provee, por sí misma, todas las pautas necesarias para la acción destinada al mejoramiento de la calidad educativa”.

Sin embargo, un artículo publicado en 2003 en la revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación denominado «El rendimiento académico: concepto, investigación y desarrollo» escrito por Rubén Edel Navarro, señala -de nuevo- exactamente lo mismo.

“Si partimos de la definición de Jiménez (2000) la cual postula que el rendimiento escolar es un “nivel de conocimientos demostrado en un área o materia comparado con la norma de edad y nivel académico ”, encontramos que el rendimiento del alumno debería ser entendido a partir de sus procesos de evaluación, sin embargo la simple medición y/o evaluación de los rendimientos alcanzados por los alumnos no provee por sí misma todas las pautas necesarias para la acción destinada al mejoramiento de la calidad educativa”.

Tercer plagio

Por si no fuera suficiente, la antropóloga halló una tercera prueba de plagio en la tesis del ‘doctor’ Acuña en la que – denunció- se escribió exactamente lo mismo que en un texto publicado en 1997; o sea, doce años antes que el candidato presidencial presentara su tesis.

En la segunda página de la tesis de Acuña se lee:

“En la investigación sobre eficacia escolar se ha suscitado, desde hace años, un gran interés por el desarrollo de modelos teóricos que permitan buscar explicaciones coherentes de los distintos productos educativos, a fin de identificar, las causas de la eficacia escolar. Aunque han surgido numerosos modelos, pocos han sido objeto de estudio empírico. En este intento, las técnicas de análisis causal, pueden permitir una aproximación idónea para este objetivo. No obstante, es obvia la necesidad previa de elaboración del modelo teórico que permita discernir, desde la teoría, las variables que son causa y las que son efecto”.

No obstante, en un pedazo del texto «Desarrollo y situación actual de los estudios de eficacia escolar» escrito por María José Fernández Díaz y Arturo Gonzáles Galán en 1997 también se lee:

Acuña02