¿El Perú necesita un Presidente liberal?

382

Ya calentado el ambiente electoral, muchos se han atrevido a pensar que el nuevo presidente será un outsider, lo que la gente no dice, que tendencia ideológica  debería tener este para asegurar un buen gobierno para los peruanos.

Hagamos un poco de historia, instalado el gobierno provisional encabezado por el General Ramón Castilla, tras la derrota a José Rufino Echenique, acusado de corrupción. Se realizó la reunión de la Asamblea Constituyente y las elecciones convocadas por este, eligiendo a los representantes de la Convención Nacional, instalado el 14 de julio de 1855. Reafirmado en el poder a Castilla.

Iniciándose así el debate de reforma constitucional entre la mayoría liberal encabezaba José Gálvez Egúsquiza (héroe de Dos de Mayo 1866) y la minoría conservadora de Castilla. Tras grandes debates, el 19 de octubre de 1856 lograron que Castilla promulgue  la primera constitución liberal, reemplazando a la anterior conservadora de 1839.

Esta constitución de 1856, abolió la pena de muerte, limitó las atribuciones del Poder Ejecutivo, estableciendo la vacancia de la Presidencia de la República, creó el Consejo de Ministros, creó la figura del Fiscal de la Nación, estableció el carácter gratuito de la educación primaria entre otros, finalmente los liberales, no lograron imponer la libertad de cultos, y el Estado continuó protegiendo a la religión católica.

Esta Constitución, no satisfizo a la oligarquía militar y otros  líderes de la época, desatándose en Arequipa la revolución conservadora del general Manuel Ignacio de Vivanco (1856-58). Terminada esta guerra civil, Castilla, quien era de carácter autoritario convocó en 1860 a un nuevo asamblea “constituyente”, procediendo a hacer una reforma constitucional inmediata, instaurando una nueva Carta Magna la de 1860, de carácter moderado y la que más larga vida ha tenido.

Señores lectores, debo decir que estas reformas liberales priman hoy en nuestra vida diaria, ahora tampoco digo que esta corriente sea la mejor, también tenemos en nuestra historia gobernantes pragmáticos como Manuel Odría y Alberto Fujimori, presidentes muy recordados por tener un gobierno popular y de inclusión social. Personalmente a mi me gustaría un presidente socialista pero no veo un cuadro pensante y desprendido hasta hoy.

En épocas electorales aparecen pseudo socialistas “comunistas, nacionalistas, que la verdad como formación ideológica no son nada, solo simples oportunistas como Toledo, Ollanta y Alan García quien ha terminado destruyendo el legado revolucionario primigenio del APRA y el pensamiento de Haya de La Torre, estos individuos, siempre nos han engañado satanizando a la derecha o cualquier otro pensamiento liberal o capitalista, teniendo como principal víctima a  Lourdes Flores Nano, para mi ella nunca mintió al país, sus detractores entraron a la presidencia con el discurso anti derecha, para luego una vez juramentados al cargo, su gobierno sea de ultra derecha, como la de Ollanta.

Basta de hipocresías, frente al fracaso de gobierno de estos pseudos representantes del pueblo “socialistas”  el pueblo peruano debería poner a prueba un gobierno  abiertamente liberal  o de “derecha”, dejando de lado a los “políticos tradicionales” arriba mencionados y descartando de plano cualquier emergente Felipillo como Ollanta, u otros que en antaño quemaban llantas o de manera irresponsable tiraban piedras destruyendo la propiedad privada o del Estado, muchos de estos han lucrado con la necesidad del pueblo logrando hacerse de empresas educativas que les han ayudado a mazar mucho dinero u otros que han usados sus cargos de elección popular para enriquecerse y hoy quieren ser presidentes, No puede ser señores. Es hora que nuestra patria tenga como presidente, a un hombre formado, primero ideológicamente (Socialista o liberal), segundo con experiencia “Know-How” (sepa tomar decisiones) y tercero tenga emoción social (que ponga en práctica una verdadera inclusión a los pobres). Ahora nos preguntamos, ¿quién es este candidato y dónde está?