Tu lugar

251

«¿Qué está usted filmando? A mí no me filma”, fueron las palabras del cobarde español que golpeó a una trabajadora del hogar en el distrito de Miraflores; pocas cosas quedan a la imaginación con esta respuesta; bravo, señor de iniciales ALBC, no me dan las mínimas ganas de decir tu nombre, no sólo por cometer una pusilánime agresión contra una mujer, sino por cometer un delito en un país que a lo mejor te ha dado lo que no pudiste buscar en tu origen.

¿Cuál es el deber del extranjero? Así sea una breve visita, opciones laborales, un matrimonio, cualquiera que sea la razón, nuestro deber fuera de nuestra tierra es comportarnos de manera ejemplar acorde a las normas del país de destino, en el Perú existen muchas leyes, si se cumplen o no, no nos corresponde a nosotros romperlas, si se predica con el ejemplo siendo de fuera, se promueve el desarrollo de una sociedad que puede o no, ser más desordenada en comparación con alguna foránea

Es necesario comprender las oportunidades ofrecidas, el cálido trato o, en último caso, una pasión que pudo realizarse como suficiente argumento para dar la mejor imagen posible, dure el tiempo que se dure.

Lo hecho por el mal español contra Gladys Chuquirunano no debe volver a suceder, hay que tener mayor seriedad a la hora de castigar este tipo de conductas, ¿si hubiera sido al revés? imagínese si un colombiano o peruano golpeara a una empleada española en España, la prensa ibérica machacaría al individuo, cuestionarían la permisividad de migraciones ante la eliminación de la visa Schengen y probablemente sería sancionado con dureza; justamente eso es lo necesario, castigar de manera ejemplar, porque a este paso cualquiera verá al Perú, en mayor medida, como un lugar para violentar los derechos, hacer turismo sexual infantil, quebrantar todo orden y no lo verán como un país milenario diferente y diverso.

Es de las pocas veces que escribo con vergüenza: a un país que me ha dado tanto no se lo puede tratar así,  extranjero recuerda mantener TU LUGAR.