Carta al Presidente Kuczynski, por Saul Hidalgo

358

 

Señor presidente:
Hoy en día, donde el futuro de la educación está en juego. Los intereses personales, empresariales y políticos de nuestros padres de la patria cobran más notoriedad con la interpelación que hicieron al ministro Saavedra. A base de orgullosa necedad por parte de la mayoría parlamentaria Fujiaprista, pudimos apreciar la bajeza, la asquerosidad y los infundios con las preguntas formuladas al ministro.  Saavedra, que sostuvo las reformas educativas que se han venido aplicando en nuestro país en estos últimos tres años, un aliado e impulsor de la ley universitaria, que se jugó por el bienestar económico de nuestros maestros aplicando un proceso de meritocracia e incremento de sueldos por resultados en el magisterio, un ministro que buscó convertir al director en un ‘gerente’ de colegio, que el profesor se sienta revalorizado y darle la posibilidad de crecer, que el Perú fue el país que más avanzó en América Latina en el informe Pisa 2015. Pues al mejor ministro de educación que hemos tenido, que ha agarrado al toro por las astas, es a él a quien se quiso censurar.

Triste realidad parlamentaria

Lo ocurrido en el día de la interpelación en el congreso fue lamentable. Pero más lamentable es haberlos elegido; pues, como tenemos entendido, nuestros congresistas no han llegado al parlamento por obra y gracia del espíritu santo. Han sido elegidos por el pueblo, así que lamentarse sobre ellos es complicado, no tiene lugar, es lamentarse sobre uno y sus elecciones.

Voto de confianza

Ese malestar que expreso en estas líneas, luego de las posiciones y argumentos infundados utilizados por la bancada Fujiaprista, y luego de ver los mensajes de la bancada fujimorista con Keiko. Yo analizo y me pregunto ¿Cabe tanto rencor en haber perdido las elecciones? ¿Realmente anhelan más la ambición política e intereses personales que nuestra juventud? ¿No les da pena ver a padres de familia gastando dinero que no tienen e invirtiéndolo en universidades de medio pelo que funcionan al costado de un hostal o arriba de un chifa?

Creo que el mensaje debió ser claro frente a esta situación. La decisión tomada por el gobierno se respeta y se analizara al milímetro, pero personalmente creo que debió pedirse el voto de confianza.

Se venía a venir

Lo inexplicable es que el grupo parlamentario encabezado por el congresista Galarreta -más conocido como “A mí no me rompen la mano” (pues veo que sólo quedó como speech de su campaña política)- en menos de diez minutos se mostró a la prensa acabado el pleno, sin evaluar ni analizar mínimamente las respuestas del ministro, a anunciar la censura. La vena autoritaria la llevan hasta orgullosos. Esto evidencia que lo que quieren es hacer un ejercicio de Poder.

Señor presidente, se le ruega no entrar en la pelea del fujimorismo, que su  gobierno y la cartera de educación no caigan en el error de entrar al pulseo. La única manera de responder políticamente es hablándole a la gente y en particular al magisterio y los trabajadores. El cinismo de quienes se jactan de estar preocupados por la educación están haciendo, deshaciendo y burlándose del pueblo, del ministro; pero especialmente de usted, pues su posición es tibia y hasta peco en catalogar de fría. En el último debate, cuando pidió a la ciudadanía unir fuerzas para cerrarle el paso al regreso de la dictadura, todos nos unimos para poder hacer un bloque y que usted llegará al sillón presidencial. Ahora nosotros le pedimos en bloque que no deje que ese grupo político se burle del país; pues nosotros los jóvenes no nos catalogamos como el futuro del país, nosotros somos el presente de nuestro país.