El sueño chino, por Saúl Hidalgo

391

China es ya un fenómeno, este curioso país es la mayor potencia comercial del mundo, tiene un liderazgo en el mercado mundial de cientos de productos y cuenta con las mayores reservas de divisas de todo el planeta, ni siquiera las petro monarquías del golfo pérsico pueden competir con este gigante. Varios analistas afirman que muy pronto China superará a los Estados Unidos como la primera potencia económica. Sin embargo, no debemos olvidar que el PBI no lo es todo y que el poder económico (el poder de verdad) tiene una relación muy estrecha con el poder empresarial, en ese aspecto China aún está muy lejos de Estados Unidos.

La economía china ha tenido un crecimiento paulatino, ascendente e impresionante en las últimas tres décadas, la clave son los siguientes conceptos:

La gran conquista china

En el 2016, se cumplió el 50 aniversario de la revolución cultural, una terrorífica campaña con la que Mao Tse Tung quizó purificar la revolución y terminar con las facciones más aperturistas y pro capitalistas tanto del partido comunista como de la sociedad china. Por tanto, las cosas han cambiado en demasía, dado que hoy China es el segundo país con más empresas multinacionales, sólo por detrás de Estados Unidos. Los empresarios chinos tienen como predilección desarrollar su inversión en países en vía de desarrollo, cuanto más riesgoso es el país, más dispuestos están los chinos a invertir su dinero. Así también, las empresas chinas están empezando a competir de igual a igual, por ejemplo, en el 2006 sólo había una empresa china entre las cien marcas más prestigiosas del mundo, en el 2019 ya son 16 empresas. Antes tener un celular chino era sinónimo de que no te iba a durar mucho el equipo, pero ahora hay una marca de celular que domina el 10% de todos los beneficios de la industria a nivel mundial, su nombre es HUAWEI. Otro ejemplo, es LENOVO una multinacional china que hace unos años compró la división de portátiles de la IBM, hoy es la mayor empresa de ordenadores de todo el mundo, incluso abastece de equipos al propio Pentágono.

China la fábrica del mundo

Así es como se le denomina a China, país que ha conseguido convertirse en toda una potencia y sacar a cientos de millones de personas de la pobreza gracias a una premisa, fabricar de todo a bajo costo (juguetes, electrodomésticos, ropa, etc.) cuando entramos a una tienda podemos encontrar cientos de diferentes productos, pero con un denominador común, todos están fabricados en esas impresionantes zonas industriales que están repartidas en todo China. Por un lado, para que este país pueda reclamar de verdad el puesto de primera potencia económica del mundo, sus empresas tendrán que empezar a producir cosas mucho más complejas, tendrán que dejar de competir en costos y embarcarse en la búsqueda del valor añadido, la producción avanzada de cosas, bienes de capital, aviones, equipos médicos, etc. Por otro lado, todos estos sectores están dominados por las grandes multinacionales con sede en Estados Unidos, Europa o Japón. Es verdad, muchos productos de vanguardia se producen en China por ejemplo los IPhone, pero tienen un proceso, ya que la aportación china se limita prácticamente al ensamblado, es decir las empresas compran o producen en otros países las piezas más complejas y luego la compran en China. Cada año China importa más de doscientos mil millones de dólares en semi conductores que son una parte esencial de la fabricación para equipos móviles, esto es mucho más lo que gasta el país en petróleo, eso si en los últimos años las empresas chinas han hecho varios avances, hoy una cuarta parte de todas las exportaciones corresponde a bienes de capital como máquinas o productos de alta tecnología.

China y el internet

China está tomando la delantera con el internet, puesto que en China el internet está totalmente controlado y censurado por el gobierno chino, con lo que se llama el gran cortafuegos que bloquea por ejemplo Facebook, Google, etc. En China lo normal es hacer todo en aplicaciones, por ejemplo, los chinos rara vez pagan con tarjetas, pero es muy habitual pagar con el celular a través de la aplicación WeChat, una excelente aplicación que es todo en uno (Facebook, Visa, Google, Twitter etc.). Otro ejemplo es Alibaba, una empresa de comercio electrónico que factura cada año más de cuatrocientos cincuenta mil millones de dólares mucho más que Amazon e Ebay juntas, sólo en China tiene cuatrocientos millones de clientes.

Finalmente, las empresas chinas aún están muy por detrás tecnológicamente y además están endeudadas. Los niveles de deuda corporativa en China son demasiado altos y llevará tiempo bajarlos a proporciones más manejables. En añadidura, no olvidemos que China es una dictadura, ello conlleva a que el gobierno tiene un excesivo peso en las decisiones empresariales y el gobierno es como todo órgano político arbitrario e impredecible. Sin embargo, no olvidemos lo que Napoleón Bonaparte dijo “El día que China despierte, el mundo temblará”.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.