Fujinostálgicos, por Christian Muñoz

398

El pasado 05 de abril se cumplieron 25 años de uno de los episodios más controvertidos de nuestra historia republicana: el autogolpe del presidente Fujimori. Por medio de este se disolvió el congreso y se intervinieron muchos otros organismos estatales -como el Tribunal de Garantías Constitucionales, por ejemplo-. Como es sabido, este momento suele evocar la más variopinta gama de emociones entre los peruanos, dado que las principales fuerzas políticas del país, hoy por hoy, son precisamente el Fujimorismo y el Antifujimorismo.

Entre los defensores del golpe se suele señalar un gran número de razones que -dicen- justificarían la medida. Dos son las principales. Primero, que el golpe ayudó a estabilizar la caótica economía que Fujimori había heredado de su predecesor, Alan García. Segundo, que el golpe habría contribuido a la captura de Abimael Guzmán y, en consecuencia, a derrotar a la horda de asesinos que este lideraba -Sendero Luminoso-. Ambas tesis resultan, a la luz de los hechos, ampliamente criticables.

Sobre lo primero hay que recordar que Fujimori tuvo tres ministros de economía durante su primer mandato: Juan Carlos Hurtado Miller (Del 28 de Julio de 1990 al 15 de Febrero de 1991), Carlos Bologna (Del de 15 de Febrero de 1991 al 09 de Enero de 1993) y Jorge Camet (Del 09 de Enero de 1993 hasta el final del mandato). Sobre estos, señala el economista Carlos Parodi Trece: “A riesgo de ser demasiado simplificador, puede decirse que Hurtado Miller se encargó de la estabilización, Boloña de las reformas estructurales y Camet y los siguientes del crecimiento”(1). De estos, los dos primeros son los que más importan, pues ostentaron la cartera de economía -y, por consiguiente, la reforma económica- antes del autogolpe del 05 de Abril de 1992.

Hurtado Miller, encargando de estabilizar la economía antes de aplicar las reformas estructurales, anunció su programa el 08 de Agosto de 1990. Este episodio fue conocido como “Fujishock”, dado que planteaba un Shock económico pese a que Fujimori había insistido durante la campaña en que este no se aplicaría, en contraposición a su oponente Mario Vargas Llosa. La finalidad del “Fujishock” era clara: disminuir radicalmente la inflación(2), objetivo que efectivamente se alcanzaría, puesto que esta se reduciría de un abrumador 7649% en 1990 a 139% en 1991. Todo antes del golpe.

Con el terreno allanado y la economía en recuperación, Bologna asumiría la labor de reestructurar esta última radicalmente: el rol protagónico pasaría del estado al mercado. Para lograrlo, Bologna se valió de 117 decretos legislativos, gracias a las facultades que el congreso -el mismo que Fujimori cerraría meses después- le había delegado al ejecutivo. Parodi Trece resume las principales reformas: Inicio de la flexibilización laboral (La ley de Fomento al Empleo, por ejemplo, data de Noviembre de 1991), inicio del proceso de reforma del Estado (en Setiembre de 1991 se creó el COPRI, organismo encargado de la privatización de empresas públicas), profundización de la liberalización comercial, medidas de promoción de la inversión privada y extranjera, liberalización financiera, etcétera(3). Con estas medidas se consolidaría el viraje peruano hacia el libre mercado, siendo que la mayoría se dio, nuevamente, antes del cierre del congreso -e incluso con ayuda de este, gracias a la delegación de facultades legislativas-.

Por otro lado, sobre la captura de Abimael Guzmán y la consecuente caída de Sendero también hay algunas cosas que decir. Abimael Guzmán sería capturado pocos meses después del golpe, el 12 de Setiembre de 1992, y poco antes de las elecciones del constituyente democrático que redactaría la nueva constitución. Como era de esperarse, la captura de Guzmán terminaría legitimando al golpe de Fujimori, puesto que hizo pasar por la cabeza de muchos peruanos que gracias a la “mano dura” del presidente se había logrado tal hazaña.

Si bien es cierto que la captura de Guzmán marca el inicio de la derrota de Sendero Luminoso, no es cierto que esta se haya logrado gracias al golpe. Como todos sabemos, la captura de Guzmán fue llevada a cabo gracias a una unidad de inteligencia policial denominada GEIN, dependiente de la DINCOTE. Esta había sido creada el 05 de Marzo de 1990, es decir, antes de la entrada al poder de Fujimori -en Julio de ese año- y venía operando con éxito, pues desde su primera operación se había venido desmantelando el aparato de Sendero Luminoso (en Junio de 1990, por ejemplo, se desarticuló el “Departamento de Apoyo Organizativo” -DAO- y el “Grupo de Apoyo Partidario” -GAP-, vitales en la estructura senderista).

Pues bien, el propio jefe de la DINCOTE, Ketin Vidal, contaría años después que Fujimori no estaba enterado de la labor de inteligencia que había venido realizando el GEIN y, por ende, tampoco sabía de la captura de Guzmán. “Fue un secreto por necesidad”, señalaría. De hecho, buena parte de la prensa nacional afirmó que el día de la captura el presidente se encontraba pescando en la selva, sin tener idea de la denominada “captura del siglo”(4). Lo cierto es que el no haber estado enterados del proceso de captura de Guzmán pareció haberle molestado mucho a Montesinos y Fujimori, quienes, según el propio Vidal, ordenarían la baja del jefe del GEIN, Benedicto Jiménez(5).

Fujimori entonces no creó el GEIN ni mucho menos estuvo enterado de las operaciones que este realizaba. Operaciones que, como Marco Miyashiro -otro de los miembros del grupo- señaló, se hicieron con múltiples limitaciones(6). Simplemente se apoderaría del mérito para legitimar un golpe que, a todas luces, no se hizo con la intención de derrotar a los grupos terroristas.

Resulta entonces risible que hoy en día nostálgicos Fujimoristas y autodenominados “liberales pragmáticos” añoren el trágico episodio que a nuestra democracia le tocó vivir aquel 05 de Abril arguyendo que no había otra forma de sanar a nuestro agonizante país. La realidad nos enseña hoy que dicha recuperación había comenzado antes del autoritario episodio, y continuaría a pesar de este.

(1)             Carlos Parodi Trece, Perú 1960-2000. Políticas económicas y sociales en entornos cambiantes (Lima: Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico, 2013), 259.

(2)             Parodi Trece, Perú 1960-2000. Políticas económicas y sociales en entornos cambiantes, 262.

(3)             Parodi Trece, Perú 1960-2000. Políticas económicas y sociales en entornos cambiantes, 276-278.

(4)             http://elcomercio.pe/politica/gobierno/abimael-guzman-20-anos-captura-fujimori-no-sabia-operacion-victoria-al-enterarse-brindo-champan-noticia-1468639

(5)             http://larepublica.pe/14-09-2012/fujimori-y-montesinos-no-perdonaron-que-no-les-avisaran-de-la-captura-de-abimael

(6)             http://larepublica.pe/12-09-2002/general-pnp-marco-miyashiro-rompe-su-silencio-la-captura-del-siglo