Ironías, por Christian Muñoz

206

“Mientras el peligro dura, no tenemos contra nosotros más que a nuestros adversarios, y triunfamos de ellos. Pero después de la victoria comenzamos a habérnoslas con nosotros mismos, con nuestra desidia, con nuestro orgullo, con la imprudente seguridad que da la victoria, y sucumbimos”.
Alexis de Tocqueville


Acto Primero. Vladimir Cerrón es elegido Presidente Regional de Junín el año 2010 de la mano del partido Perú Libre -hoy Perú Libertario-. Cerrón era famoso por ser un médico formado en Cuba, isla de la cual volvería empalagado con ideas de izquierda radical y dispuesto a hacer una vida política en el Perú en sintonía. Así pues, Cerrón predicaría durante toda su carrera política las vetustas ideas del socialismo ya experimentado por nuestro país el siglo pasado, y su partido sería la concretización de ese discurso al ensalzar a Mariátegui y al marxismo latinoamericano en pos de una “liberación nacional” del sistema neoliberal, del que por cierto culpa a Alberto Fujimori por darle inicio. El año pasado el ex presidente regional postularía a la presidencia de la república, siendo una de sus propuestas clave la lucha anticorrupción, para la cual planteaba el cambio de nuestra constitución individualista hacia una más solidaria.

Curiosidades: Cerrón ejemplifica el modelo de “liberación nacional” que tanto añora en la dictadura venezolana, a la que aún hoy parece admirar. Por otro lado, ya desde hace varios años que Cerrón viene siendo investigado por tener vínculos con Martín Belaunde Lossio -el ex asesor de los Humala- a través de la firma Antalsis, a la que Cerrón habría favorecido en licitaciones de obras en su calidad de Presidente Regional de Junín. Tal parece que el ex gobernador cedió a la irresistible fuerza corruptora de la Constitución Individualista que parecía despreciar. Ironías.

Acto Segundo. Gregorio Santos llega simultáneamente a la presidencia regional de Cajamarca de la mano del Movimiento de Afirmación Social -MAS-. De inmediato comienza su virulenta lucha antiminera mediante una aberración jurídica: con una ordenanza regional declara intangibles las cabeceras de cuenca en todo Cajamarca, pese a que la constitución señala que los recursos naturales son patrimonio nacional. Como Cerrón, Santos también viajó a Cuba en los noventa y es también un convencido seguidor de las enseñanzas del Amauta -al que por cierto nombraría en el debate presidencial pasado- y del marxismo. Así también, al igual que Cerrón criticaría el modelo de desarrollo instaurado en el gobierno de Fujimori bajo la Constitución del 93, tildándolo de “extranjerizante”. Hoy puesto en libertad luego de hacer campaña presidencial desde Piedras Gordas, continúa con sus procesos desde la comodidad de su gobernanza regional.

Curiosidades: Santos postularía a la presidencia el año pasado con “Democracia Directa”, ¿Qué tan democrático puede ser un candidato que tiene en un altar a individuos como Fidel Castro y Hugo Chávez? Por otro lado, en 2013 se difundirían unos audios que mostrarían que Santos lideraba toda una organización criminal en la que se especula daba licitaciones a cambio de cuantiosas sumas de dinero a empresarios como Wilson Vallejos Díaz. Esto le valió un largo periodo de prisión preventiva que recién terminaría el año pasado. Hoy tiene también acusaciones de haber recibido coimas por parte de la ya famosa Odebrecht. Santos, como Cerrón, parece haber cedido también ante su némesis: el capital extranjero, específicamente el de origen carioca. Más ironías.

Acto Tercero. Verónika Mendoza saltaría a la fama política un año después que Cerrón y Santos, cuando fue elegida como congresista por Cusco el 2011. Sin embargo, ya desde poco después de la campaña nacionalista del 2006 venía trabajando muy cercanamente con Nadine Heredia. Luego de que las artimañas de esta última saltaran a la luz con la publicación de sus ya conocidas libretas, Mendoza negaría firmemente en más de una ocasión haber realizado escrito alguno en aquellas, así como también el haber participado en las cuentas del partido. Por lo demás, el discurso de Mendoza no se alejaba en demasía del de Santos y Cerrón: desprecio por la Constitución del 93 y el modelo que representaba, aunque con algunos añadidos propios de una izquierda limeña algo más soft como las consignas feministas y -lo principal- una férrea defensa de la democracia y los derechos humanos.

Curiosidades: Respecto a las libretas de Nadine -y ya como candidata presidencial- el año pasado Mendoza se negaría a someterse a pruebas grafotécnicas que demuestren su categórica postura, para finalmente entibiarla señalando que “no lo niega y pudo haberse dado”. Por otro lado, en cuanto a Venezuela, Mendoza ha recurrido a toda clase de recursos retóricos para evitar condenar al régimen tiránico de Maduro, pero con suma facilidad ha llamado “golpista” a su oposición, algo verdaderamente sintomático si consideramos que el registro de migraciones ya probó que Mendoza viajó en más de una ocasión al país llanero mientras pertenecía aún el círculo íntimo de Heredia. Todo parece indicar que Mendoza repite el irónico patrón, pues habría cedido ante la antítesis de su discurso: el autoritarismo y el atropello de los derechos humanos que representa el gobierno de la “revolución” bolivariana.

Colofón. Durante su campaña en el 2011, Humala señaló que sería una vergüenza internacional permitir que alguien como Alberto Fujimori nos gobierne desde la Diroes, pues se trataba de un asesino y un ladrón. Hoy, para variar irónicamente, el propio Humala enfrenta serias acusaciones por asesinatos -Madre Mía- y robos -Odebrecht-.

A todos los señalados parece unirlos un sentimiento de desprecio hacia Alberto Fujimori y el modelo de desarrollo que se instauró durante su gobierno. No obstante, este lleva ya -con justa razón- más de 10 años preso y no hay nada que nos haga pensar que esto vaya a cambiar en un futuro cercano. Así pues, los referidos personajes parecen haberse dormido en sus laureles hasta terminar perdiendo de vista su propio accionar, que fue marcando cada vez una mayor distancia con los principios y la ideología que decían sostener. Esta es nuestra izquierda farisea.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.