De primera dama a Presidenta

102

Hace aproximadamente dos semanas escribí un artículo sobre cómo se desarrollaron las elecciones en México, en las cuales se eligieron más de 2 000 autoridades a nivel nacional, y destaqué el rol activo que estaba teniendo el expresidente, Felipe Calderón Hinojosa.

Felipe Calderón se estaba manteniendo al margen de los primeros años de Peña Nieto, se desconectó de las redes sociales y de enfrascamientos políticos con la prensa local. Empezó a trabajar en documentos que sustenten su posición en una problemática mundial como lo es y seguirá siendo el Medio Ambiente y la contaminación en la que estamos en vueltos, recordemos que él es Presidente de la Comisión Global sobre la Economía y el Clima de la Fundación Desarrollo Humano Sostenible A.C. Presentó su trabajo “Mejor crecimiento, Mejor clima” recientemente al Papa Francisco, a la Ministra del Medio Ambiente de España, al Presidente de Turquía, entre otras personalidades y a los diversos invitados en cada una de sus conferencias. Desde que se apartó de  la Presidencia de México un 30 de noviembre de 2012, dejó de residir en México para trasladarse a laborar a Estados Unidos como profesor, y así de cierta manera se han ido desarrollando sus años, ocupados netamente académicos y profesionales.

Y fue hace unas semanas que volvió al ruedo, acompañado de su fiel seguidora y esposa, Margarita Zavala. No sorprende que una figura como un expresidente regrese a la política, porque al fin al cabo el medio en el que se desenvuelve, quiera o no, termina siendo político. Lo que ha tomado por sorpresa a más de uno es el repentino anuncio de postulación a la Presidencia de Margarita Zavala (1), a una semana de terminada las elecciones.

Margarita no es nueva en política, fue diputada local y federal en su momento, sin embargo mayores espacios políticos y reflectores ocupó durante la Presidencia de su esposo, pasivo que tendrá que asumir. No la tendrá fácil, reconoce que el Partido Acción Nacional (PAN) ha perdido solidez y formación, destacando que los recientes resultados son los peores de los últimos 25 años, alejándose el PAN del sentir de la ciudadanía; una contienda interna, donde los “Calderonistas” son pocos dificultando su elección, un Gustavo Madero con posición siempre expectante, a pesar de mencionar enfáticamente que no buscará la Presidencia en el 2018 (pero seamos conscientes ¿a qué Presidente de un Partido Político no le gustaría tentar la más alta magistratura de su país?) y, por último, el machismo expandido en todo territorio mexicano. La candidatura de Josefina Vásquez Mota (2012) significó la primera vez que el PAN presentaba a una mujer al cargo de Presidenta, tuvo una votación interesante rodeando más del 25%, no obstante para un México donde la elección general se gana en primera vuelta no es suficiente. Durante ese año, se vivió una fuerte, negativa y enquistada campaña en contra de Vásquez Mota, cuestionando su dureza y capacidad por el hecho de ser mujer, así lo demuestra el diagnóstico del Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las mujeres 2013-2018.

Aún falta para la carrera presidencial, no creo que esta candidatura se acerque a lo que en su momento fue la Presidencia de los Kirchner. En el matrimonio Calderón cada uno vale por su propio peso, además del respaldo de un partido institucional como lo es el PAN.