[OPINIÓN] Cambiemos Argentina

355

El domingo pasado se realizaron las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), donde más de 32 millones de argentinos eligieron a los candidatos a Presidente de la Nación, Legisladores Nacionales, Gobernadores, legisladores Provinciales y Autoridades Municipales. En dichas elecciones el único precandidato del Kirchnerismo, Daniel Scioli, se impuso por algo más del 5% a la Alianza Cambiemos que representa el exdirigente boquense, Mauricio Macri.

Si bien es cierto, el oficialista y gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Scioli, es el más aventajado hasta ahora sobre otras fuerzas políticas, ello no significa que los más de 6 millones de votos obtenidos por Cambiemos no tengan ninguna relevancia social. Esta justa electoral que vivieron los ciudadanos argentinos es tan solo un calentamiento a las elecciones de octubre próximo, donde se contará con la certeza de quién será el sucesor de Cristina Fernández de Kirchner, que dejará el poder luego de dos mandatos consecutivos.

El reto que tiene cada uno de los candidatos, ya sea desde el oficialismo, la oposición o los disidentes del Kichnerismo es activar la economía argentina. La Nación Argentina cuenta con una tasa de desempleo de 7,5%, con esta cifra se ubica en el tercer lugar de la región, tan solo detrás de Colombia y Venezuela. Sin embargo, los principales fuerzas que lideran el balotaje, Frente para la Victoria y Cambiemos, mantienen directrices de cambio, a pesar de que el primero se cubre del manto de la Familia Presidencia (recordemos que Daniel Scioli fue Vicepresidente de la Nación). Son conscientes que el tema de mayor preocupación para los ciudadanos es la política económica, por ello uno habla de transformación graduales y progresivas, otro enfatiza en cambios constantes, rápidos y cercanos. El panorama de proyección económica no es definido a detalle por ninguno, prefieren trabajar en generalidades, ganando adherentes de todos los sectores.

Después de los primeros resultados, Mauricio Macri declaró que su objetivo es ganar en primera vuelta, cuestión difícil por los resultados obtenidos en las primarias, donde ninguno supera más del 45% o no existe diferencia de más del 10% entre cada uno. La nación Argentina se ha visto envuelta es más de un escándalo en la última década: la escaza o nula transparencia de las instituciones, corrupción de diversas escalas y poca independencia de los poderes públicos. La sensación que representa Macri es de experiencia en la banca privada y la gestión pública como diputado y Jefe de Gobierno; además, de saber llegar a la gente a través de propuestas ciudadanas. En el otro lado de la acera, cuando escucha a Scioli, diera la sorpresa que no sabe transmitir ideas ni sentimientos, a diferencia de la Presidenta Fernández, que sabe acercarse con apasionamiento a los sectores más populares.

Ninguno parte con una ventaja. Reto grande y esforzado de Mauricio Macri por llegar más allá de la Capital, trasladar sus propuestas a esas provincias que hoy en día le son esquivas. No obstante, Sciolli deberá reencontrarse con el peronismo puro y vigente que aún lo observa como un hombre que no calza a la imagen y semejanza de los Kichner, tendrán hasta el 25 de octubre para sumar un mayor respaldo a su propuesta.