[OPINIÓN] Ubicaina para la Familia Presidencial

177

Desde ya hace más de una mes escuchamos como se expanden comentarios negativos hacia la Comisión que investiga los supuestos actos de corrupción del señor Belaúnde Lossio, pero sobre todo enfocados a la presidenta de la Comisión, Marisol Pérez Tello. Mentiras y leguleyas que empezaron con la entrevista que brindó el Presidente de la República a Jaime de Althaus, donde tildó a Pérez Tello de mentirosa. Luego, la primera dama asistió a la Comisión en una sesión reservada y al terminar arremetió contra la Presidenta de la Comisión, enfatizando que no tenía calidad moral para presidir la comisión y que se vende como la defensora de los derechos de las mujeres. ¿Pero esas falacias que tratan de deslegitimar a Marisol se ajustan a la realidad?

Era inicios del semestre 2011 en la facultad de Derecho de la San Martín, yo era alumno y me matriculé con Marisol Pérez Tello en la clase de Derechos Humanos. Era época electoral, ella postulaba al Congreso y a la Vicepresidencia con PPK. ¿Ustedes creen que alguna vez nos habló de política o dejo entrever que deberíamos votar o no por alguien, considerando el contexto en el que ella se estaba desenvolviendo? Nunca, ni unos segundos. Cada clase que dictaba lo hacía con apasionamiento y con destreza, no existía forma de perder cada jueves la clase de Humanos. Así empecé a conocer a Marisol, la conocía como una excelente catedrática y profesional, pero faltaba conocerla más a detalle. Desde esa clase han pasado más de cuatro años, he conocido la calidad de persona que es María Soledad Pérez Tello. Mujer consecuente y decidida con su trabajo, no escatimando el luchar por los derechos de esos peruanos olvidados por el Estado, muchos de ellos sin documento de identificación, una lucha que en el Perú no te da ningún tipo de rédito político ni mucho menos espacio en la prensa, en resumen no te da votos. Pero así es Marisol, le interesa ganarse el corazón de los peruanos, no el de la prensa. No existe persona más idónea que conozca la realidad profunda del Perú, que ella. Su vocación de servicio así lo demuestra.

El peruano le gusta un compañero mediocre, con lagunas mentales, de fácil movilidad ofreciéndole algo más que lo habitual: de amplia manipulación. Esos peruanos le gustan a la familia Humala Heredia. Hubieran disfrutado que la comisión sea presidida por un Congresista sin decisión, sin pensamiento y con cero capacidad de análisis, que por cierto existen decenas, hasta para elegir. Un congresista tímido para ser presionado y cohibido desde el despacho presidencial, pero no les ligó, se toparon con Pérez Tello. No es vez primera que Marisol tiene un papel expectante en un caso que implique al Gobierno, ya es conocido que fue la encarga de sustentar el informe de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales contra Omar Chehade.

Estoy seguro que existen voces más indicadas para definir y suscribir lo que menciono. Marisol es conocida aquí y afuera por ser una defensora de los Derechos Humanos a carta cabal – mi estimada Primera dama-, por tener un discurso con fundamentos que se ajuste a la verdad – mi estimado señor Presidente-. No desvíen el tema, tomen doble dosis de ubicaina, no la harán dudar, sabe y ama lo que hace, y tal como lo redacté en un post en mi Facebook:

Si hay alguien quien merezca respeto en el Congreso es Marisol Pérez Tello”