¿Qué nos dejó la ley pulpín?

989

¿Qué nos dejó la ley pulpín? Un profesor universitario alguna vez me dijo que la democracia es imperfecta, pero que existe la tendencia de un gobierno a ser democrático y respetuoso del Estado de Derecho mediante el núcleo de diversos componentes como la independencia de poderes; las elecciones periódicas, libres y justas; y el respeto irrestricto de los Derechos Humanos.

Hace algunos días el Presidente de la República, Ollanta Humala derogó la Ley del Régimen Laboral Juvenil que a todas luces transgredía los derechos laborales de miles de jóvenes peruanos entre 18 a 24 años de edad que ingresaban al mercado laboral formal. Dicha ley, también conocida como “Ley Pulpín” tenía la intención de que existiese una mayor demanda e inclusión por parte de los empleadores hacia los jóvenes; sin embargo, el costo a pagar era enorme, ya que existía la reducción y en muchos casos la eliminación de una serie de beneficios del régimen general como el pago de la compensación por el tiempo de servicios (CTS), la gratificación o aguinaldo y el periodo vacacional (que pasaba de 30 a 15 días).

Tal y como hemos podido apreciar en el párrafo anterior, esta ley era más perjuiciosa que beneficiosa, vulneraba los Derechos Sociales que se derivan directamente de los Derechos Humanos y que en el pasado se defendieron con absoluto temple y tenacidad, pero el Gobierno encontró, de forma tardía, el tino para la derogación de la ley. No existe mérito alguno para el Gabinete Jara en esta cuestión, ha sido una derrota clara y contundente del oficialismo que se pudo haber ahorrado si hubiese sabido manejar mejor el tema, tuvieron la oportunidad de dar un paso al costado pero insistieron. La oposición se sintió equivocadamente ganadora. El triunfo tiene nombre propio y es de miles de jóvenes que fueron a levantar su voz de protesta durante las más de cinco marchas convocadas dando una lección a la política peruana.

Estos hechos son una mancha en el portafolio del gobierno nacionalista y serán recordados cuando se hable de #Juventud, #Trabajo y #Política. Ha tenido repercusiones inmediatas: la renuncia de Sergio Tejada, la división de la bancada, el rechazo del viaje del Presidente a Costa Rica, ha demostrado la carencia de visión hacia la realidad nacional, pero sobre todo ha dejado un antecedente que cuando decenas de personas con fundamentos, civilizadas (disciplinadas y respetuosas) y tomando de partida la defensa de los derechos humanos se juntan, pueden lograr cambios positivos en la agenda nacional. Estamos aproximadamente a un año del próximo proceso electoral y la tasa de la población juvenil va en aumento (según el INEI), nuestra participación tendrá relevancia siempre y cuando pensemos en el pasado mirando hacia el futuro. Ya hemos dejado huella.