[OPINIÓN] Un futuro hostil

147

Cada persona enfrenta diversas situaciones a lo largo de su vida donde se prueban sus capacidades individuales así como su interacción grupal, perdemos y ganamos, en fin, muchas cosas que pueden suceder con el correr de los años, muchas de estas situaciones están amparadas por derechos sólidos que nos ayudan a solucionarlas, textos donde nuestra libertad, imágenes y oportunidades están estipuladas.

¿A qué voy con esto? En que a diferencia de los animales, nosotros tenemos (así sean a veces poco respetados) derechos, y podemos exigir que estos se cumplan conforme se presenten situaciones donde estos sean vulnerados…. Los animales no.

Los animales no están en igualdad de derechos, eso es evidente y también correcto, un animal no debería poder comprar una casa o servir de testigo en un juicio, perros, vacas, gatos cualquiera,  son objetos de derecho y no sujetos de derecho, condición según la cual debe respetarse su integridad, trato digno además de muerte digna, en el Perú decimos que amamos a los animales pero mientras algunos corren a las plazas de toros a culpar una minoría, el engendro del maltrato animal vive más cerca, con mayor poder, mayor presencia, vive en estas calles grises donde no miramos al perro callejero, donde somos de la vista gorda ante casos de abandono, donde dejamos que amigos y familiares maltraten; donde el estado se preocupa más por ver un partido de fútbol antes que velar por la mejora en la salud mental de nuestra sociedad.

Se ven diariamente en las noticias casos donde las vicuñas son asesinadas, el asesinato de un cóndor ocurre como cualquier cosa, un puma es masacrado a diestra y siniestra, perritos decapitados, vendedores de perritos en el Jirón Ayacucho, todos comparten un componente en común, personas con un pobre sentido de la responsabilidad y el respeto, familias enteras van a lugares hediondos a comprar un nuevo “cachorro”, personas de buenos estratos económicos piden prendas de animales como tigrillos.

¿Soluciones a largo plazo? Afrontar la realidad, transformarnos en una sociedad participativa, algo más que simplemente comentar contra un hecho mediante redes sociales , donar, enfrentar los casos de abandonos, forzar al estado a erigirse sobre aquellos irresponsables, todo esto con un cambio de leyes importante que no termine en la coyuntura actual donde no se sabe que se debe hacer en diversas situaciones.

Si se logra, evitaremos un futuro hostil.