13 de mayo: Centenario de las apariciones de Fátima, por Federico Prieto

1.264

Uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX en relación con la mano de la providencia ordinaria en la historia del mundo fue la aparición de la Virgen María a tres pastorcitos el 13 de mayo y los meses siguientes hasta el 13 de octubre. Precisamente, al cumplirse un siglo de la primera aparición el Papa Francisco canonizará a Jacinta y Francisco, dos de los tres pastorcitos. Eran hermanos y murieron pronto, como la Virgen María les había dicho, asegurándoles que irían al cielo. En cambio la prima de esos dos niños, Lucía permaneció en la tierra 92 años y fue protagonista de muchos sucesos importantes en la historia del mundo.

El primer mensaje fue esencialmente religioso: la Virgen María pidió a los tres pastorcitos que rezaran el rosario e hicieran penitencias por la conversión de los pecadores, la paz del mundo y la conversión de Rusia. Les habló igualmente del término de la primera guerra mundial, de la guerra civil española y de la segunda guerra mundial, que podía haberse evitado si los pecadores se convertían. Les pidió que recen por el Papa –un hombre vestido de blanco- porque sufriría mucho; tuvieron una visión en la que era asesinado, junto con obispos y sacerdotes. Por último, les habló de la conversión de Rusia, que el papa con todos los obispos del mundo debía consagrar al Inmaculado Corazón de María, cosa que recién hizo Juan Pablo II en 1984..

Hemos visto cumplirse las profecías de Fátima, incluido el intento de asesinato de Juan Pablo II y la caída del Muro de Bertín con el desmoronamiento de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. La Virgen les había dicho a los pastorcitos que Rusia extendería sus errores por todo el mundo; también lo hemos visto. Todo el siglo XX ha estado marcado por las profecías de Fátima. No olvidemos que la revolución rusa tuvo lugar en 1917, mientras que Lucía hablaba con la Virgen María.

Los hombres tenemos piel de elefante. No sentimos la mano de Dios en la historia. Nos parece que eran unos niñitos jugando con rezar el rosario, mientras que los grandes estadistas gobernaban el mundo y dirigían las guerras. Pero todo lo que ha ocurrido en el siglo XX, de una u otra manera, está compendiado en el mensaje de Fátima. La vida de la Iglesia también está ahí: desde la formidable actuación del papa polaco hasta la crisis de abandono de la vocación de muchos sacerdotes y religiosos en la segunda mitad del siglo pasado.

Las apariciones de los ángeles, las mociones interiores –palabras de Jesucristo- que sentía Lucía en el fondo de su corazón y las palabras de una Señora vestida de sol, como la describió la primera vez –Santa María- son importantes en la historia pastoral de la Iglesia católica, son signos como los llamaría el Apóstol Juan, milagros reales que traspasan el ritmo del tiempo y del espacio, para recordarnos que Dios es Todopoderoso y que se preocupa de cada uno de nosotros, aunque no le hagamos mucho caso. Mi recomendación es leer cualquiera de los libros sobre el mensaje de Fátima, incluyendo la interpretación auténtica que el entonces cardenal Joseph Ratzinger hizo el año 2000 del famoso tercer secreto.

Puede leer el contenido de ese documento aquí: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20000626_message-fatima_sp.html

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.