Sorteo, por Nathan Sztrancman

318

 

Un día un chico me dijo que podía predecir de manera infalible el resultado de cada partido de la Copa de Europa. Cogí un lapicero y papel y me puse a escuchar, y entonces me empezó a contar como el Barça iba a ser campeón aquel año. Yo iba disputándole la teoría por mis carencias matemáticas y mi condición de madridista, que es tan grande que el día que eliminaron al Barcelona de del torneo le llamé antes de que Messi vuelva al vestuario.

Hay una sabiduría tangible en el pretender que se sabe algo de antemano; revelar que tú conocías esa canción antes que la radio, incluso antes que la banda misma, o que a ese jugador tú lo has descubierto, como si tu hayas ido a sus partidos en el colegio a seguir su trayectoria. Lo cierto es que no queremos que se nos note la inadecuación social, que no es ni la peor de todas, pero el resultado es más vergonzoso.

La verdad es que ni en Latinoamérica ni en Europa se puede saber quién va a ganar la Champions League cada año, pero al parecer sí se sabe quien gana los sorteos. El azar no existe, porque cuando el Real Madrid entra al bombo, hay unas brujas en la cima de una montaña que más que predecir cosas de Macbeth predicen cosas del Santiago Bernabéu. La suerte siempre es blanca, y es que el rival más asequible en cualquier ronda de Copa de Europa no es el que peor juegue, sino el que le toque al Madrid. De ahí el escándalo cuando hay una eliminación prematura; la comunidad reacciona frente a la tragedia con eso del jugando contra ellos, cualquiera pasa de ronda. Pues sí, sobretodo si uno es diez vece Campeón de Europa.

¿Puede haber una explicación fiable de por qué al Madrid le ha tocado el Wolfsburgo en el sorteo de la Copa de Europa? No, porque es un sorteo, que no una reunión de las Cinco Familias. Pero de ahí se parte por decir que todo está arreglado, que siempre el más fácil, que a JFK lo mata el chofer y que Hitler anda vivo en Argentina. Porque hasta que al Madrid no le toque el Barça o el Bayern en cuartos de final (2/7) siempre va a haber tongo. Como Vito Corleone diciendo que Michael va a volver, y que si muere en un accidente, le da un infarto o le cae un rayo, creerá que ha sido un asesinato. Y si al Madrid le toca el PSG en grupos, el Manchester United en octavos el Atlético en cuartos, el Bayern en semifinales, y Dios mismo en la final, todos serán equipos pequeños o fáciles.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.