72 aniversario de la DUDH: avances y retrocesos, por Fernando Valverde

"El 2020 quedará marcado en muchos de nosotros por lo que nos tocó vivir en medio de la pandemia con un efecto devastador en nuestras vidas".

796

La Declaración Universal de los Derechos Humanos cumple 72 años de vigencia. Una declaración surgida bajo el contexto de la finalización de la segunda guerra mundial, marcado por los horrores del nazismo y del fascismo y del cual permitió incorporar en la comunidad internacional, derechos humanos universales a ser protegidos no sólo por las naciones sino también por el ordenamiento jurídico internacional. La fecha de su aniversario (aprobada un 10 de diciembre de 1948) es la oportunidad para realizar algunas reflexiones acerca de los avances y los retrocesos en su concreción. 

Con la Declaración, se dio un gran paso en el proceso de internacionalización a favor del ser humano en el reconocimiento de la dignidad como la base y esencia de los derechos humanos. Y más allá de las discusiones jurídicas, éticas, políticas, económicas sobre su carácter universal o no, lo cierto es que se ha desarrollado un mayor compromiso por parte de los Estados en ratificarlos como un ideal común de lo que representa para los pueblos en el mundo entero. 

Las Naciones Unidas ha venido promoviendo todo un conjunto de normas denominado: “corpus iuris internacional”, conocido como la Carta Internacional de los Derechos Humanos, la cual está conformada por diversos instrumentos internacionales desde el Pacto Internacional de Derechos Civiles Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (adoptada las dos en1966), así como las diversas convenciones internacionales que fueron aprobándose con el tiempo, extendiéndose la protección de derechos de los grupos más vulnerables como son las mujeres, los niños, los trabajadores migrantes y las personas con discapacidad. Además, todos los países las han incorporado en sus respectivos ordenamientos jurídicos.

Desde su expansión supranacional y a través de la Declaración Universal se han logrado salvar vidas, socorrido víctimas, brindar ayuda humanitaria a muchas poblaciones devastadas por conflictos armados, por desastres y crisis sanitaria, ha prevalecido la justicia frente a la impunidad, la dignidad y la igualdad de las personas. 

El 2020 quedará marcado en muchos de nosotros por lo que nos tocó vivir en medio de la pandemia con un efecto devastador en nuestras vidas. Según reporte de la Organización Mundial de Salud alrededor de 68,7 millones casos infectados y más de 1,5 millones de fallecidos en el mundo y aún no sabemos cuándo terminara. Al inicio, los gobiernos tomaron acciones inmediatas con la finalidad de mitigar la propagación del contagio hacia la población, entre las medidas dictadas se decretaron estados de emergencia, estados de alarma, restringiéndose derechos y las libertades fundamentales de las personas, el aislamiento social, el cierre de fronteras y la suspensión de las actividades económicas y educativas, entre otras. Frente a esta crisis mundial las Naciones Unidas en el ámbito del sistema universal de protección de derechos humanos aprobaron diversas declaraciones, resoluciones y orientaciones para los Estados tendientes a salvaguardar los derechos fundamentales de las personas, especialmente de los más vulnerables. Empero, no ayudo mucho por el impacto económico que causó en los países por el empleo, los ingresos, educación, salud y el abastecimiento de alimentos para millones de personas. Igual hubo retrocesos en revertir la pobreza, el desarrollo y en la garantía de los derechos en favor de las mujeres y de los menores de edad.

La COVID-19 nos hizo reflexionar en torno a la protección de los derechos humanos universales y como es que los Estados no lograron alcanzar a tener una acción rápida que pudiera garantizar la atención sanitaria universal, todo lo cual agravó aún más la crisis en diferentes países. Ahora son tiempos de derechos en solidaridad para los que más lo necesitan. Con la vacuna que se viene produciendo esperamos su aprobación y distribución pronta y a favor de la población más vulnerable por las condiciones que vienen padeciendo por los efectos del contagio. Otro retroceso que marcó este año fue la muerte del afroamericano George Floyd (46), a manos de la policía de los Estados Unidos. Estas acciones brutales cometidas por parte de efectivos policiales, reveló que aún todavía persiste la discriminación racial contra las personas afroamericanas.

Todavía nos falta seguir buscando un mundo mejor, más justo e igual para todos, es largo el camino a seguir. Creemos en la defensa de los derechos humanos plasmados en diversos instrumentos internacionales el cual debemos seguir difundiendo con mayor énfasis en todos los niveles en donde se dé la vulneración de derechos. Es responsabilidad de todos defenderlos y protegerlos. 

Cada uno de nosotros debemos velar y promover por el respeto efectivos de los derechos humanos de todos y todas en los diferentes espacios donde nos desenvolvemos y a rechazar todo cuanto se oponga a su ejercicio frente a la arbitrariedad y el abuso de poder.

Termino el presente artículo recordando al exsecretario general de la ONU y premio Nobel de la Paz Kofi Annan:

«Los derechos humanos son sus derechos. Tómenlos. Defiéndanlos. Promuévanlos. Entiéndanlos e insistan en ellos. Nútranlos y enriquézcanlos… Son lo mejor de nosotros. Denles vida».

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.