A seguir luchando, por Juan Manuel Saldaña

2.178

Los fracasos de la selección en sus intentos por clasificar al mundial de fútbol parecen interminables. Casi tres décadas y media han pasado desde que la selección jugó su último mundial en España. Antes Perú había clasificado a México ’70 y Argentina ’78. Tres participaciones casi consecutivas habían excedido de confianza al hincha, que consideraba como un simple tropiezo la pérdida de la clasificación para México ’86, casualmente por un gol que Gareca nos anotó en los últimos minutos para decretar un empate en Buenos Aires frente a los argentinos y que por añadidura nos dejaría fuera del mundial. Desde ese “simple tropiezo”, vinieron, para ser exacto, 7 fracasos más. Ese pasado glorioso y la pasión por un deporte como el fútbol van a mantener por siempre la esperanza para cualquier hincha de ver a su selección nuevamente en la máxima cita futbolística. Sin embargo, la percepción del hincha y del periodista está dividida: hay quienes sostienen que en la federación debe haber un proceso y una reforma desde menores para ver resultados a largo plazo, y por otro lado la mayor parte de la hinchada y del periodismo deportivo apoya a la presente selección, con una visión mucho más positiva.

Naturalmente, los jugadores también son positivos pese a los resultados adversos en esta primera rueda de las eliminatorias. El entrenador Gareca, así como los referentes Paolo Guerrero y Christian Cueva, no se muestran resignados y han declarado que el equipo va pelear hasta el final. Para clasificar, la selección debe ganar obligatoriamente la mayoría de partidos fuera de casa que se le vienen (y obviamente los partidos de local). Si nos fijamos en las estadísticas, esta empresa resulta complicadísima, casi imposible, porque no ganamos de visita desde hace tres eliminatorias. Pero el compromiso y la disciplina que ostentan los jugadores y el entrenador son dos características nuevas que ilusionan al hincha. ¿Será esto suficiente? Difícil. Pero, a mi parecer, esas han sido dos virtudes importantes que le han permitido a selecciones no muy destacadas como Paraguay, Ecuador o Colombia la clasificación a los últimos mundiales.

Por otro lado, pienso que Gareca tiene material para preparar un equipo que realmente compita dignamente en esta segunda rueda de las eliminatorias. Tapia viene con continuidad en una liga importante como la holandesa, Guerrero y Cueva son determinantes para sus equipos brasileños, Ruidíaz y Gallese compiten con frecuencia en la Liga Mx, y los seleccionados del medio local han demostrado que pueden estar a la altura del nivel que demanda la eliminatoria. Con estos jugadores, Gareca debería crear un equipo con un estilo de juego constante, ya no solo apelando al talento y a la calidad de Cueva y Guerrero.

En los últimos partidos, Perú ha sufrido mucho con la pelota detenida: los córners y tiros libres de equipos rivales han devenido en situaciones inquietantes para la defensa nacional. Este es precisamente el aspecto que Gareca debe tomar muy en cuenta para el partido en Asunción, porque históricamente Paraguay ha sido un equipo destacado por su capacidad de juego aéreo. Por ello, si queremos ganar en Asunción, debemos hacer un partido impecable en defensa, sobre todo cuidándonos de los balones detenidos. Además, en cuanto a la ofensiva, el entrenador debe saber que, contra un equipo tan bueno como Paraguay en el juego aéreo, va resultar imposible anotar si lo intentamos con centros al área; Perú, más bien, debe aprovechar su capacidad de construir ocasiones de gol jugando el balón a ras de piso. En ello estaría la clave para hacerle daño a Paraguay. Se nos viene otra final, a seguir luchando.