¿Abogados cómplices?, por Eduardo Herrera Velarde

439

Gran revuelo ha causado en el gremio abogadil la inclusión de un colega (varios en realidad) en una investigación ante la Fiscalía. Supongo que la gran mayoría de los ilustres opinantes no ha tomado contacto con la carpeta fiscal (expediente) que contiene la indagación. Yo tampoco lo he hecho, por lo que me es imposible hablar con detalle -y suficiencia- acerca del caso. Lo que sí puedo advertir es una diferencia de conceptos, a mi juicio sustancial, para no crear alarma ni mártires en donde no los hay.

Efectivamente, no se debe incluir a un abogado en un proceso de investigación por su sola condición de defensa de un imputado. Es decir, por alegar, por ofrecer pruebas, inventándole un caso o por -incluso- obstruir el decurso de la investigación jugado “al límite” -con ética comprometida- con recursos siempre dentro de lo que el sistema permite. No puede incluirse a un abogado por conferenciar con testigos; en la práctica habitual coordinar con testigos, y hasta prepararlos cuando son testigos beneficiosos, es válido.

Es distinto, no obstante, incluir a un abogado cuando se convierte en cómplice del delito, falsear o, por ejemplo -y no digo que necesariamente este sea el caso- en presionar a un testigo para variar su posición y hacer que lo diga lo que conviene a la defensa. Es distinto también cuando el abogado se convierte en “ingeniero jurídico” y ayuda a construir estructuras para facilitar un lavado (y ojo que no hablo de litigantes acá).

Es una sutil diferencia la que convierte, no guste o no, en una alternativa válida para incluir a un abogado. No hay llanto, ni rasgadura de vestimentas que valga. Tengamos entonces cuidado en la opinión porque como reza el refrán “para hablar y comer pescado, hay que tener mucho cuidado”.

En lo que sí no hay ambages es en la posición del “gremio” institucional (tómese nota del entrecomillado). Entonces pregunto a todos quienes nos dedicamos a esta noble -y liberal- profesión ¿para qué sirve el Colegio de Abogados de Lima? Lo sostengo y lo ampliaré pronto: como está -hace muchos años-para nada.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.