“Academia” rompió el Cristal

540

Tras el gran triunfo de la semana pasada logrado en El Cilindro de Avellaneda, Sporting Cristal volvía al Estadio Nacional para enfrentar al rival contra el que logró la hazaña de la fase de grupos, Racing Club de Avellaneda. Como antecedente quedaba el brillante  planteamiento del DT celeste Daniel Ahmed con el que neutralizó la fuerza ofensiva de “La Academia” y al mismo tiempo logró vulnerar la retaguardia de su rival. Por su parte, Racing venía a Lima con sed de revancha y recuperaba a su jugador más desequilibrante,  Diego “El Príncipe” Milito.

El “Turco” planteó, desde el once inicial, un partido en el cual pueda contrarrestar el poderío de la delantera del equipo argentino, con tanto Bou como Milito siendo los máximos referentes, y al mismo tiempo dominar la pelota en el medio del campo de manera que se puedan elaborar jugadas de peligro a partir de los pies de la figura Carlos Lobatón, para apelar a la destreza goleadora de tanto Blanco como Irven Beybe Ávila.

El equipo “cervecero” plantó en el gramado un 3-4-1-2, repitiendo la línea de 3 en defensa que tan bien se desempeñó en Argentina conformada por Ballón, Revoredo y Martínez, de izquierda a derecha ordenadamente, para que con el juego recio de estos acompañados de sus buenos cierres anulen las acciones de peligro que pueda generar Racing. La línea de volantes buscaba aprovechar la velocidad de sus laterales-volantes para que estos desdoblen, lleguen a la raya de fondo y sirvan un centro venenoso a la cabeza de los puntas. Mientras tanto, los volantes centrales Calcaterra junto al imprescindible Cazulo eran los llamados a iniciar la presión para recuperar rápido el balón de manera que puedan encontrar a “Loba” con el fin de que este, que adoptó una posición de “10” jugando libre como nexo entre volantes y delanteros, coloque balones precisos con veneno para que los delanteros de área puedan definir. Para definir todas las jugadas de peligro Ahmed planteó a un “9” más oportunista como Blanco junto a uno capaz de crear jugadas de riesgo por sí mismo como Ávila.

En lo que significó el partido tal cual, Racing salió con todo para buscar recuperar los 3 puntos perdidos en su estadio y de esta manera tuvo más oportunidades de gol durante el primer tiempo. El equipo de Ahmed logró concretar la idea de juego que se buscaba, sobre todo cuando el balón llegó a Lobatón y este estuvo muy cerca de asociarse con los delanteros. Es así como Diego Penny se volvió la figura de los primeros 45 minutos, salvando su arco hasta en 3 oportunidades claras de gol. El equipo de Cocca se fue al descanso con la sensación de ser superior en lo que a juego respecta al local durante el primer tiempo y con la tranquilidad de que el marcador estando empatado se pudiese abrir en cualquier momento.

Al arranque de la segunda mitad, Sporting Cristal salió decidido a buscar abrir el marcador y llevarse los tres puntos en Lima, lo cual se vio reflejado en una mejoría de los laterales-volantes quienes comenzaron un ataque más incisivo por las bandas, en un mejor control del balón por parte de los volantes de recuperación y una mejor distribución por parte de todos los medios centrales. Es así como llegaron los minutos más peligrosos del cuadro peruano, en los cuales Saja vio su arco amenazado en más de una oportunidad. De manera catastrófica, cuando parecía que la apertura del marcador se veía más cercana a Cristal que a Racing, una garrafal falla de precisión de Renzo Revoredo hizo que el mismo tuviese que parar con falta dentro del área al recién ingresado “Discoteca” Núñez, quien fue en mi opinión determinante para que Racing pudiese inclinar la balanza a su favor, en lo que significó un penal que fuera posteriormente ejecutado con certeza por Milito. Tras la ventaja, Ahmed lanzó a todo su equipo al ataque, a excepción de Cazulo, Revoredo y Penny, para poder buscar un empate que le sirviera para sumar e igualmente que Racing no se despegue. De esta manera, con Cristal atacando, llegó una buena recuperación por parte de la volante de “La Academia” que recaló en los pies del propio Núñez, quien puso un pase cruzado inteligente que cayó en los pies de Videla que definió con un sutil sombrerito que Penny no pudo contrarrestar. Con esto, el partido quedó sentenciado y los 3 puntos se fueron para Argentina.

En conclusión, Sporting Cristal le faltó la letalidad que si tuvo en Argentina y perdió tras un error infantil del único que no podía equivocarse en defensa, del líbero, de ese que tiene que comandar la defensa y ser el más sobrio, de Renzo Revoredo.