¿Adiós?

1.559

Los números hablan por sí solos. Terminada la campaña, la Alianza Popular -esa unión que se fraguó en las portadas de diarios y que acaparó los flashes de gran parte de medios de comunicación del país en una coalición que parecía encaminada a la felicidad– se estrelló contra las ánforas de la ONPE y, con el conteo de votos casi completado, apenas registra un 5.84% de los votos con los que se pudo si quiera -y eso que el JNE ayudó ‘de taquito’superar la valla electoral.

LEA TAMBIÉN: Beingolea sobre resultados de Alianza Popular: Población rechazó coalición entre Apra y PPC

Fue el peor resultado en las cuatro elecciones en las que participó el dos veces presidente Alan García Pérez al que ni la alianza con Vamos Perú ni su oratoria deifica salvaron de la debacle. Ayer, el congresista pepecista Javier Beingolea afirmó que los resultados demuestran que la alianza no sirvió, mientras que hoy, desde el lado aprista, confirmaron que el dúo García-Flores vuelve a sus orígenes.

Omar Quesada, secretario general institucional del Partido Aprista Peruano (PAP) explicó que “la alianza que firmamos era, como se inscribio en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), una alianza electoral. Eventualmente, hubiera sido una alianza política y de gobierno, pero siendo  los resultados como estan, cada partido recobra su identidad”.

LEA TAMBIÉN: Del Castillo: Alan García se retira de la dirigencia del partido

Así también, Quesada destacó la labor realizada en los últimos meses de campaña tanto de la aspirante a la vicepresidencia, Lourdes Flores Nano, así como del líder de Vamos Perú, Juan Sotomayor. Al ser consultado sobre el partido político al que apoyarán en la segunda vuelta electoral, Quesada aseveró que eso “es una decisión le corresponde tomar a la dirrección nacional del partido”, y afirmó que todavía “no hay prisa para tomar ninguna decisión”.