Adriana Tudela: “El discurso de la derecha ha estado ausente en la política peruana mucho tiempo”

La candidata al Congreso con el número 5 por Avanza País conversó con Lucidez sobre los resultados de las encuestas más recientes, sobre sus propuestas legislativas y también sobre las críticas de sus adversarios.

1.505

El domingo se publicaron las encuestas de El Comercio-Ipsos y del Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Ambas revelan un incremento en el respaldo hacia Hernando de Soto y lo colocan a un paso de la segunda vuelta electoral ¿Cómo han tomado estos resultados desde Avanza País?

Bueno, con mucho optimismo. Es algo que nosotros estábamos esperando, porque creemos que la propuesta de Hernando de Soto y Avanza País es una propuesta que, efectivamente, ha venido calando en la población sostenidamente. Y es una propuesta que pretende unificar al país y que propone generar más riqueza y más oportunidades para todos. Entonces, nosotros estábamos esperando esta subida en las encuestas, y lo vemos con muchísimo optimismo.

A propósito de las encuestas, el sondeo de Datum publicado en Perú21 el jueves pasado te posiciona como la tercera candidata de Avanza País por Lima más mencionada para voto preferencial, ¿Crees que tu mensaje ha calado en el electorado limeño?

Yo creo que las encuestas indican que, efectivamente, mi discurso ha generado bastante simpatía o afinidad en varias personas. Y creo que es un discurso de derecha, que ha estado ausente en la política peruana durante muchísimo tiempo, y creo que es por eso que ha tenido tanta cogida.

De hecho, en el simulacro de votación de Datum, Avanza País obtiene 3 curules en el parlamento por Lima. Y, justamente, siendo tu la tercera candidata más mencionada en cuanto a voto preferencial, estarías virtualmente alcanzando una curul.

Ojalá. Eso esperamos.

Los sondeos también coinciden en que existe una gran posibilidad de que el próximo Congreso tenga una composición muy fragmentada, ¿Desde Avanza País ya tienen contempladas posibles alianzas parlamentarias con otras agrupaciones políticas?

No, no las tenemos contempladas en este momento, y creo que hablar sobre futuras alianzas sería adelantarnos a los hechos, porque todavía no sabemos cuál va a ser el resultado de la elección. Creemos que toda alianza va a ser en la medida en que existan acuerdos programáticos, acuerdos en cuanto a lo que hay que impulsar.

Pero, ¿no crees que existe cierta afinidad con otras agrupaciones que tienen también un discurso que se suele catalogar como “de derecha”, como Fuerza Popular o Renovación Popular?

Eso tendremos que verlo una vez que sepamos cuál es el resultado de la elección. No nos podemos adelantar a los hechos. Y, como te digo, van a haber acuerdos y consensos en la medida en que existan coincidencias en que lo que tenemos que impulsar es el libre mercado, la libre competencia y la inversión privada; así como en la salida de esta crisis económica y sanitaria lo más rápido posible.

Rafael López Aliaga y sus allegados han tildado de “blanda” la postura de Hernando de Soto respecto a la constructora brasileña Odebrecht, ¿Qué les responderías?

No es una postura blanda, sino que es una postura no populista. Rafael López Aliaga está proponiendo expulsar a Odebrecht personalmente -si es que llegase a la presidencia- y eso es algo que no tiene lugar en un estado de derecho. En un estado de derecho las responsabilidades penales y civiles se determinan en el Poder Judicial, y eso es lo que ha señalado Hernando de Soto, que nosotros tenemos que respetar el estado de derecho, seguir las vías que corresponden y, evidentemente, tener una mano muy dura respecto a la corrupción, pero esa mano dura tiene que venir de dentro del estado de derecho. No podemos romper las leyes, ni pasar por encima de nuestra Constitución.

López Aliaga ha llegado, incluso, a sugerir que existe un vínculo entre De Soto y Odebrecht, en razón de su cercanía a Miguel Vega Alvear, expresidente de la Cámara Binacional de Comercio e Integración Perú-Brasil (CAPEBRAS) y, en palabras de Hernando, posible primer ministro en un eventual gobierno suyo, ¿Qué opinas al respecto?

Creo que es totalmente falso decir que hay un vínculo con Odebrecht de parte de Hernando de Soto y, hasta donde yo tengo entendido, a Miguel Vega no se le ha hecho ningún tipo de acusación en ese sentido. Entonces, no veo que haya ningún fundamento para hacer esa afirmación.

Por otro lado, desde la izquierda se suele relacionar a De Soto con el fujimorismo. Esto, por haber sido asesor del expresidente Alberto Fujimori y por haber apoyado a su hija, Keiko Fujimori, en las elecciones de 2011 y 2016. Hoy tanto Hernando como Keiko son aspirantes a la presidencia ¿Qué diferencias median entre ambas candidaturas?

Bueno, Hernando de Soto plantea una serie de medidas que buscan reunificar al país, porque para nosotros -y para Hernando en particular- el problema de la informalidad no es solo un problema económico, como lo ven otros partidos, sino que revela en el fondo una enorme fractura social también, porque lo que implica es que tenemos dos grupos de peruanos que viven sus vidas bajo dos tipos de reglas distintas. Y eso es algo que nosotros tenemos que eliminar. Nosotros tenemos que reunificar al país para que haya verdaderamente igualdad ante la ley, y para que todos podamos competir en una economía con igualdad de condiciones. Y eso es algo que nos distingue de las demás propuestas políticas.

¿Y qué los distingue de López Aliaga y de Renovación Popular?

Nos distingue que nosotros creemos en una economía de mercado y en la libre competencia. Nosotros no creemos en el mercantilismo, y creo que la propuesta de López Aliaga es una propuesta mercantilista. Y no solo mercantilista, sino también intervencionista, él cree en el control de precios y en el control de las tasas de interés, y eso es algo con lo que nosotros estamos totalmente en desacuerdo.

Conversemos, ahora, sobre tus propuestas legislativas. Una de tus propuestas más representativas es el denominado “2×1 regulatorio”, ¿Podrías explicarnos mejor en qué consiste?

Sí, el “2×1 regulatorio” es una medida que, de hecho, ha sido aplicada en los Estados Unidos y que lo que busca es, poco a poco, ir simplificando y depurando a nuestro sistema legislativo. En el Perú tenemos un problema de hiperregulación. Al día de hoy hay más de medio millón de normas vigentes y más de treinta mil leyes vigentes. Al día, el peruano puede vivir entre treinta o cuarenta normas y, de hecho, a nivel regional somos el tercer país con mayor carga regulatoria, solo después de Venezuela y de Brasil.

Esto representa un problema no solo para el ciudadano que enfrenta una serie de obstáculos legales a la hora de emprender o de sacar adelante cualquier proyecto, sino que también implica un impedimento para el propio Estado a la hora de tomar decisiones, y esto es algo que hemos podido ver durante la pandemia. El Estado no ha sido capaz de tomar decisiones por más simples que estas sean, no ha podido ni comprar mascarillas, ni comprar pruebas moleculares, ni comprar camas UCI, y esto se ha debido a que tenemos un sistema regulatorio muy complicado y demasiado pesado.

Entonces, con esta medida del “2×1 regulatorio”, lo que busco es que por cada nueva ley, norma o regulación que se emita desde el Estado, el propio Estado se vea en la obligación de hacer una evaluación del impacto o de los efectos que están teniendo las leyes o las normas que ya están vigentes, con la finalidad de poder eliminar dos que no estén teniendo el efecto deseado, junto con la norma que se está emitiendo. Y así, poco a poco, ir depurando y simplificando nuestro sistema regulatorio para que sea más amigable para el ciudadano, y para que el propio Estado pueda tomar decisiones de manera más fácil.

Sin embargo, en el 2016 Pedro Olaechea llegó al Congreso con una propuesta bastante similar. Considerando que tu trabajaste junto a Olaechea en el pasado periodo parlamentario ¿Por qué retomar esta iniciativa?

Porque creo que es una iniciativa totalmente necesaria. Y creo que lo que hizo Pedro Olaechea durante su gestión fue liderar a la Comisión Especial Encargada del Ordenamiento Legislativo (CEMOL) del Congreso de la República, que es una comisión que existe -si no me equivoco- desde el año 2000 en adelante, y que se dedicó a recomendar la derogación de leyes que ya habían entrado en desuso o que habían sido implícitamente derogadas por otras normas.

Lo que yo estoy planteando es un poco distinto a la labor que hizo Pedro Olaechea a la cabeza de la CEMOL. Sin embargo, creo que esta comisión, que ya existe al interior del Congreso, debería también asumir esta función del “2×1 regulatorio”, con la finalidad de que con cada nuevo dictamen que se emita, el dictamen pase por esta comisión y esta recomiende al Pleno la derogación de dos normas.

En tu agenda también encontramos la reforma política, a través de propuestas como el voto voluntario y la renovación del Congreso por mitades ¿Crees que este tipo de reformas podrían contribuir a disminuir el clima de inestabilidad política por el que atravesó el país el último quinquenio?

Definitivamente. Creo que la renovación del Congreso a mitad de periodo no solamente va a generar una relación de representación más cercana y mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades frente a los ciudadanos, sino que también va a servir de válvula de escape, pues va a ser la ciudadanía la que va a decidir si es que quiere un Congreso que sea de oposición o favorable al oficialismo. Esa decisión la tiene que tomar la ciudadanía y no el presidente de la República, como lo hizo Martín Vizcarra cerrando el Congreso.

De hecho, la renovación del Congreso por mitades podría entenderse como algo incompatible con la posibilidad de que el parlamento sea disuelto por el presidente de la República, ¿no crees?

Exactamente. De hecho, si es que nosotros logramos aprobar esta reforma política de la renovación del Congreso a mitad del periodo, ya no habría necesidad de que el presidente de la República disuelva el Congreso.

También sobre la renovación del Congreso por mitades, ¿Consideras que una reforma de este tipo hace necesaria la restitución de la posibilidad de reelección de los congresistas? Después de todo, ambas instituciones van de la mano en otros regímenes presidencialistas, como el estadounidense.

Sí, yo estoy de acuerdo con la reelección parlamentaria. Y considero que el hecho de haberla eliminado nos ha hecho muchísimo daño. Espero que esa decisión pueda ser revertida en el futuro, pues creo que si eliminamos la reelección parlamentaria en el fondo le estamos quitando a la ciudadanía la posibilidad de elegir a sus autoridades.

Considero que las decisiones respecto a quienes integran o no integran el Congreso tienen que ser tomadas por la ciudadanía. En ese sentido, no podemos limitar el derecho a elegir que tienen los ciudadanos.

Pero, además, creo que [la eliminación de la reelección parlamentaria] genera malos incentivos. Si nosotros queremos tener partidos políticos fuertes y sólidos, tenemos que darles la posibilidad de tener cuadros políticos, y estos deben tener la posibilidad de hacer una carrera política en el Congreso. Entonces, tener partidos políticos sólidos es totalmente incompatible con prohibir la reelección parlamentaria.

En caso tu seas elegida congresista, ¿abogarías activamente por la restitución de la posibilidad de que los parlamentarios sean reelectos?

Bueno, eso no forma parte de mis propuestas bandera, pero es algo que yo definitivamente apoyaría si surge el debate.

Asimismo, tanto el voto voluntario como la renovación por mitades del parlamento requerirían reformas de la Constitución. La Constitución nos dice que estas reformas se pueden aprobar por referéndum o por una doble votación en el Congreso ¿Cuál de estas vías contemplas para la aprobación de tus propuestas?

En realidad, la Constitución lo que señala es que la vía principal es la aprobación, por mayoría calificada, en el Pleno del Congreso, y luego a través de referéndum. Digamos que esa es la vía principal. La alterna es la aprobación en dos legislaturas consecutivas por parte del Congreso. Yo considero que [mis propuestas] se deberían someter a referéndum.

Creo que esta idea de que la vía principal de aprobación de las reformas constitucionales es a través de su votación en dos legislaturas consecutivas no es del todo correcta. Considero que la Constitución se pone en el escenario principal, que consiste en que las reformas constitucionales se aprueban en el Congreso y luego por referéndum y, en su defecto, es que se aplica la regla de la aprobación en dos legislaturas.

Ya que hablamos de la Constitución, hace poco señalaste en un debate contra la candidata al parlamento de Perú Libre, Zaira Arias, que “las constituciones no son una lista de deseos”, ¿Podrías explicarnos mejor que quisiste decir con ello?

Más bien fue una crítica a esta concepción que suele tener la izquierda de que hay que reconocer o incluir en la Constitución una serie de derechos, y que esto basta para que se conviertan en una realidad. Yo creo que eso no es así. La Constitución que tenemos hoy ya reconoce una serie de derechos, e incluso siendo estos reconocidos por la Constitución, lamentablemente no se aplican. El estado es incapaz de brindar servicios básicos como salud, seguridad y educación. Entonces mi crítica va a hacia la izquierda, que cree que, mágicamente, porque nosotros incluyamos algo en la Constitución, se va a convertir en una realidad.

El país se encuentra atravesando por los efectos de la peor recesión económica en su historia reciente. Desde ciertos partidos políticos se aboga por salir de la crisis a través de incrementos en la recaudación tributaria y en el gasto público, ¿Desde Avanza País contemplan también esas opciones o, más bien, apuestan por una propuesta de austeridad?

Apostamos por una propuesta de austeridad fiscal, por promover la inversión privada y generar más empleo.

De acuerdo a las cifras consignadas por el SINADEF, la pandemia causada por el coronavirus ha provocado que, en promedio, más de mil peruanos pierdan la vida cada día en los meses de febrero y marzo, ¿Cómo piensan afrontar la crisis sanitaria?

Nosotros hemos señalado claramente que creemos que el Estado tiene que apoyarse en el sector privado para avanzar lo más rápido posible en el proceso de vacunación. Lamentablemente, si seguimos con esta idea fija de que el Estado debe tener el monopolio de las vacunas eso simplemente no va a suceder. De hecho, Bloomberg ha sacado hace unos días una nota en la cual señaló que, si seguimos con este ritmo de vacunación, el Perú se va a demorar ocho años en vacunar a toda la población, y eso es simplemente inviable.

Por eso, nosotros creemos que el Estado debe apoyarse en el sector privado tanto a nivel logístico, como permitiendo -cuando sea posible- que tanto las empresas privadas como las comunidades o juntas vecinales puedan también importar vacunas, para poder aplicárselas y avanzar así, rápidamente, con el proceso de inmunización.

Sin embargo, de momento, una de las críticas que se plantea a la participación del sector privado en la adquisición de las vacunas es que los grandes laboratorios todavía no se dan abasto en cuanto a la producción de las mismas. Entonces, el hecho de que el sector privado intervenga no quiere decir que se van a comenzar a producir más vacunas…

Creer que la oferta va a ser fija siempre no es exacto, es una falacia. La oferta, en este momento, podrá ser limitada, pero cada vez más laboratorios están produciendo vacunas, y los que ya la producen al día de hoy van a aumentar su producción, porque hay muchísima demanda. Entonces, que en este momento preciso haya una oferta escasa, no quiere decir que esto siempre sea así, y no quiere decir que se tenga que cerrar la puerta a que el sector privado pueda importar vacunas cuando la oferta aumente. En ese sentido, no hay ningún motivo para que el Estado le niegue esta posibilidad al sector privado, y se rehúse a ir sentando las bases regulatorias necesarias para que, cuando sea posible, los privados también puedan importar vacunas.

En su programa del sábado, el cómico Andrés Hurtado señaló que, mientras realizabas actividades de campaña, le negaste una fotografía a dos ciudadanos que se acercaron a solicitártela. Asimismo, Hurtado exhortó a su audiencia a no votar por ti, ¿Qué sucedió ese día? ¿Qué le responderías a Andrés Hurtado?

Bueno, yo ya he aclarado lo ocurrido a través de mis redes sociales. Lo que ocurrió fue que él [Andrés Hurtado] me pidió tomarme una foto cuando me crucé con él en la calle mientras repartía volantes. Yo, amablemente, decliné de tomarme la foto con él y eso se lo tomó muy mal y señaló lo que señaló en su programa, lo cual es falso, evidentemente. Yo ya aclaré lo sucedido, y la verdad es que no tengo nada más que decir sobre el tema.

Quisiera ahora mencionarte algunos nombres, la idea es que me respondas con lo primero que se te viene a la mente al escucharlos. Hernando de Soto.

Experiencia.

Verónika Mendoza.

Pasado.

Yonhy Lescano.

Populismo.

Rafael López Aliaga.

Mercantilista.

Keiko Fujimori.

Falta de liderazgo.

Finalmente, quisiera saber cómo te defines ideológicamente.

He señalado en distintas ocasiones que me defino como alguien de derecha. Yo creo que el Estado debe tener funciones limitadas y ejercer sus funciones dentro de ciertos límites, porque esa es la única garantía de que nuestros derechos y nuestras libertades ciudadanas sean respetadas. Y creo que los derechos que tenemos los ciudadanos, como la vida, la libertad y la propiedad, son derechos inalienables y que no pueden ser atropellados por el poder político.

¿De derecha liberal?

Creo que tengo algunas posturas que podrían encajar más en lo liberal y algunas otras que podrían encajar mejor en lo conservador. Por eso prefiero hablar de derecha.