¿Aguantaremos?, por Sebastián Vinelli

2.050

Los nombres que presidirán las comisiones parlamentarias para el período 2019-2020 han reavivado la indignación entre la ciudadanía porque uno se pregunta: ¿Cuánto más resistiremos? ¿Aguantaremos?

Colocar a la pastora evangélica Tamar Arimborgo a la cabeza del grupo de trabajo de Educación es, por sus desatinadas frases, una afrenta a la inteligencia y un duro golpe al progreso en la implementación de medidas para tener a una sociedad que respete los derechos de las minorías y luche contra la violencia de género.

Recordemos que la congresista de Fuerza Popular calificó al Ministerio de Educación como “Sodoma y Gomorra”; manifestó irresponsablemente en un debate en el hemiciclo del Palacio Legislativo que el enfoque de género causa “sida y cáncer”; vociferó en su tan informativa intervención congresal que “la función biológica del sexo y de su anatomía orgánica es la reproducción y no el placer”; es decir, a sus 43 años, y sin hijos, asumiremos que es virgen.

En la Comisión de Constitución, el partido de Keiko Fujimori optó por reelegir a Rosa Bartra en la presidencia y dejar a un lado a su colega Miguel Torres, quien quizá pudo tener un papel más acertado pero que de todas formas veo difícil de concretar debido a que la bancada naranja no soltó el manejo del grupo por la simple razón de que hay intereses de por medio, o sea, por el bien del país nada. La continuidad de la mencionada legisladora es un claro mensaje al Gobierno de Martín Vizcarra.

Siguiendo esa línea, estará en sus manos el proyecto de ley anunciado por el jefe de Estado que plantea, hoy más acertada que nunca tras conocer la conformación de las comisiones, el adelanto general de elecciones. Ya pasaron más de 15 días y el Congreso no ha puesto la reforma constitucional en agenda pese a la urgencia con la que se remitió la propuesta. Es más, ¡ni se comenta!

No hay duda de que los congresistas no quieren abandonar sus curules, sea por temas de billetera o a fin de mantener la protección que ostentan ante las investigaciones por casos de corrupción del Ministerio Público. Entramos a un nuevo período de tensión, pues a la mayoría parlamentaria ni se le pasa por la cabeza el cese de sus funciones en el 2020. Por ello, se inició la semana con la idea de una vacancia presidencial a raíz de aquel audio donde solo se muestra a un mandatario negociar con el objetivo de evitar otra desgracia que muchos -y desde diferentes sectores- quisieron propiciar: intentar sacar nuevamente un proyecto a balazos.

Finalmente, en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, que estuvo vergonzosamente presidida por el congresista César Segura, se hace un recambio no significativo ya que lo reemplazará el también fujimorista Mario Mantilla, incluido en una investigación preliminar de la Fiscalía de la Nación por el presunto delito de peculado.

¿Este es el mensaje de trabajo conjunto, cordial y de sumar esfuerzos que levantó el titular del Parlamento Pedro Olaechea? ¿A la lideresa del partido no se le ocurrió aconsejar a sus legisladores, renovar a los ya ‘quemados’ y dar una nueva imagen de diálogo por el bienestar de la nación? ¿Tamar Arimborgo promoverá una iniciativa para que en los colegios se enseñe que es suficiente dos minutos para que el marido insemine a la mujer, porque lo demás es vicio, perversión y socialismo?

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.