Altos funcionarios de Graña y Montero presentan su renuncia a la constructora

1.257

Anoche, la plana mayor de Graña y Montero presentó su renuncia en una sesión de directorio convocada por el presidente de la empresa, José Graña Miró Quesada.

Dejarán la constructora Graña Miró Quesada; Mario Alvarado Pflucker, gerente general corporativo, y Hernando Graña Acuña, miembro del Directorio.

«Esta decisión la tomaron en el contexto de la terminación del contrato del Gasoducto Sur Peruano, las falsas imputaciones realizadas por el ex representante de Odebrecht y la caída de la acción, priorizando el futuro de Graña y Montero y sus más de 30 mil colaboradores, con el objetivo además de demostrar que lo que hoy se atribuye a la empresa es falso», afirma el hecho de importancia enviado por la empresa a la Superintendencia del Mercado de Valores.

«En sesión se reconoció el gesto de los tres ejecutivos quienes han puesto por delante el desarrollo de la empresa y sus colaboradores y accionistas sobre sus propios intereses, por lo que el Directorio en pleno expresó su reconocimiento y gratitud», señala un comunicado de la empresa.

Luis Díaz Olivero asumirá el cago de gerente general corporativo desde el 2 de marzo, día en que se harán efectivas las renuncias.
Además, se recompondrá el comité de apoyo gerencial del directorio, presidido por Federico Cúneo. Lo compondrán los directores independientes Mark Hoffman, Hugo Santa María y Pedro Pablo Errázuriz.

«A lo largo de sus 83 años, Graña y Montero ha demostrado, a través de sus acciones, ser una empresa honesta, íntegra y transparente. La conducta inaceptable que se le pretende imputar es completamente ajena a sus valores empresariales», comunicó la constructora.

Vínculos con Odebrecht
Graña y Montero, ICCGSA y JJC Contratistas Generales forman parte del consorcio Conirsa junto con la constructora brasileña Odebrecht. Este consorcio ganó la licitación para construir los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur en el 2005.
Cuando fue cuestionado al respecto, Jorge Barata, exrepresentante de Odebrecht en el Perú, aseguró que estas empresas conocían el acuerdo para pagar millonarias coimas al expresidente Toledo para que el consorcio adjudique los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica.
Sin embargo, el jueves 2 de febrero, el gerente general de Graña y Montero, Mario Alvarado Pflucker, aseguró ante la Comisión Lava Jato del Congreso que la firma a la que representa no tuvo conocimiento de los sobornos que Odebrecht entregó en el Perú.

Asimismo, RPP informa que según un testigo protegido, Nadine Heredia coordinó con Barata para que el consorcio Conirsa gane la licitación del Gasoducto Sur Peruano, una obra valorizada en más de 7,000 millones de dólares.