Antorcha Olímpica es recibida por una protesta en su llegada a Río

789

La Antorcha Olímpica llegó a Río de Janeiro por el barco, habiendo culminado una gira de tres meses por ciudades brasileñas.

El alcalde de Río, Eduardo Paes, llevó la antorcha en sus primeras vueltas a través del centro de la ciudad. Sin embargo, se enfrentó con una protesta al llegar al norte de la ciudad. El relevo de la antorcha fue desafiado por cientos de manifestantes enojados por el alto costo de la organización de los Juegos.

La caótica escena fue controlada por la policía antidisturbios. Sus agentes utilizaron gases lacrimógenos y gas pimienta para dispersar a la multitud. Familias que habían asistido a ver el recorrido de la Antorcha se vieron obligadas a huir.